Los enfermeros recibirán a los pacientes que lleguen con una urgencia al centro de salud y decidirán el tipo de asistencia

Centro de salud.
Centro de salud. / Miriam Chacón

Sacyl comienza a desplegar la gestión enfermera de la demanda, un nuevo modelo que agiliza el sistema y reconoce las competencias de estos profesionales

S. CALLEJA

La Gerencia Regional de Salud ha comenzado a desplegar un nuevo modelo de atención en los centros de salud, la denominada gestión enfermera de la demanda, con el que quiere impulsar las competencias avanzadas en enfermería en el nivel de Atención Primaria. Se trata de una nueva organización del trabajo que permite a los enfermeros recibir a pacientes que precisan atención preferente y no disponen de cita, realizarles una evaluación inicial y decidir sobre el proceso asistencial, los recursos, incluso finalizar la consulta sin tener que derivarlo al médico si así lo consideran oportuno.

El modelo, que ya funciona o se está implantando en 15 centros de salud de Castilla y León, es fruto del acuerdo alcanzado hace ahora algo más de tres años entre la Consejería de Sanidad, el Consejo de Colegios Profesionales de Enfermería y el sindicato Satse. Supone un reconocimiento al papel de estos profesionales y también cierto alivio de la carga asistencial, ya que implica la existencia de una figura en el organigrama del centro para responder a esta demanda que, aunque desde el punto de vista cuantitativo no es muy importante, sí lo es en el de la organización y la prestación.

En concreto, se está poniendo en marcha en los centros de salud Ávila Estación y Ávila Suroeste; en Palencia, en los de La Puebla y Pintor Oliva; en el de San Juan, en Salamanca; y en el Área de Salud Valladolid Este, en los de La Tórtola, Gamazo y San Pablo, y ya está implantado en los de salud Magdalena y Circunvalación. En Valladolid Oeste, se desarrolla en Delicias II, Arturo Eyries, Huerta del Rey y Casa del Barco, y en Zamora, en el Centro de Salud Santa Elena. En el resto de las áreas, explicaron fuentes de Sanidad a Ical, los proyectos se encuentran en fase de revisión y consenso de los protocolos por parte de los equipos.

Protocolos

En principio, se han fijado una serie de protocolos y situaciones de atención preferente en los que la primera persona que actúa es el profesional de enfermería. Pasan por situaciones como dolores de garganta, diarrea, vómitos, dolores dentales, quemaduras y suturas, entre otros. Una vez valorado el caso, el enfermero puede optar por dar algunos consejos al paciente y enviarlo a casa; someterlo a alguna intervención, como una cura, derivarlo a un médico de urgencias o a uno de familia para una consulta posterior.

Bajo este modelo se encuentra la corriente de impulsar y dar mayor protagonismo a la Atención Primaria, la puerta de entrada al sistema, y la voluntad de hacerla más resolutiva, ya que muchos de los problemas sanitarios pueden ser resueltos en este nivel y no necesitan ser derivados al hospital. Además, existen diversos estudios y experiencias consultadas por Ical tanto en Andalucía como en Cataluña sobre la gestión enfermera de la demanda que arrojan la alta resolución de los casos -superan el 80 por ciento- y su importante contribución en educación sanitaria. En Castilla y León, el proyecto se pilotó en un centro de salud del Área Valladolid Este, en el de San Isidro-Pajarillos (La Tórtola), donde se demostró que la enfermera resolvió más del 15 por ciento de las demandas.

Fotos