Encabo aboga por fiscalizar el cumplimiento de sus recomendaciones como «un paso más» dentro del informe de seguimiento

El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Jesús Encabo, presenta en las Cortes el Informe de Seguimiento de las Recomendaciones, ejercicio 2016 y el Informe Anual sobre las Cuentas del Sector Público Local de Castilla y León, ejercicio 2015. /Ical
El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Jesús Encabo, presenta en las Cortes el Informe de Seguimiento de las Recomendaciones, ejercicio 2016 y el Informe Anual sobre las Cuentas del Sector Público Local de Castilla y León, ejercicio 2015. / Ical

Todos los grupos de la oposición critican a la Junta por sus incumplimientos año tras año de las medidas planteadas por el órgano fiscalizador

El Norte
EL NORTEValladolid

El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Jesús Encabo, apostó hoy por avanzar «un paso más» en el seguimiento del cumplimiento de sus recomendaciones y fiscalizar algunas de las aceptadas para la comprobación ulterior de su aplicación, ya que en la actualidad el informe sobre su asunción se basa en las manifestaciones expresadas por las administraciones a las que van dirigidas, según publica Ical.

Más noticias

Encabo, que compareció en las Cortes regionales para presentar el informe de seguimiento de recomendaciones del órgano fiscalizador de la Comunidad del ejercicio 2016, recordó que este documento no es un ejercicio de fiscalización, aunque abogó por la verificación de las medidas que asumen las diferentes administraciones.

Una actuación que, dijo, se está extendiendo en otros órganos de control, sobre medidas «muy concretas» y con un destinatario específico. Encabo defendió el trabajo de seguimiento como una «herramienta de transparencia» dirigida a los grupos para mejorar el control parlamentario y reseñó la «notable« evolución del informe, que hoy es «más solvente, de más categoría y contrastado».

Con todo, recordó que los datos de seguimiento de 2016, reflejan que el grado de cumplimiento de sus recomendaciones es «insuficiente» cuando permiten mejorar la gestión pública y avanzar en la transparencia. El texto, repasó, refleja que de las 179 recomendaciones del Consejo de Cuentas fueron asumidas de forma íntegra o parcial 76, es decir, el 42% de las analizadas, un dato que mejora en ocho puntos el porcentaje del año anterior.

En concreto, indicó, que el grado de asunción se situó en el 20% por parte de la Administración institucional; en el 22% por la Junta; en el 41% por la universidad; en el 63% por las diputaciones y el Consejo Comarcal del Bierzo; y en el 65% por los municipios. La Junta redujo el grado de cumplimiento en seis décimas, desde el 22,6% del año anterior.

En este contexto, todos los grupos de la oposición criticaron duramente al Gobierno regional por sus incumplimientos año tras año de las medidas planteadas por el órgano fiscalizador, mientras que el PP defendió, en palabras del procurador Salvador Cruz, que «ha habido una mejora sustancial en el seguimiento de las recomendaciones».

El procurador del PSOE Juan Luis Cepa denunció que «como todos los años la gran incumplidora» de las recomendaciones del Consejo de Cuentas es la Junta y afirmó que al Gobierno regional «no le interesa, no le dan importancia y en muchos casos ni contestan». «Siempre igual, año tras año se hace poco caso a las recomendaciones de los entes fiscalizadores», lamentó, para asegurar que es «la tónica general» también en las Cortes, donde se aceptan muy pocas medidas dirigidas a la Junta.

El portavoz de Podemos en la Comisión, Félix Díez, criticó que «no hay voluntad política por parte de la Junta en cumplir o seguir» las recomendaciones del Consejo de Cuentas. Una situación, dijo, que es «especialmente preocupante» en una autonomía como Castilla y León donde «hay graves problemas de control del dinero público», lo que se refleja, recordó, en los procesos judiciales en los que están inmersos numeroso cargos políticos.

Díez reprochó al Ejecutivo que «no se toma en serio» el trabajo del Consejo de Cuentas y expresó su tristeza por ni siquiera se contesta a sus recomendaciones, lo que supone «desperdiciar un trabajo que constituye una recopilación ingente de datos». Asimismo, constató que la Comisión sólo aceptó las recomendaciones que no iban a la Junta, por lo que pidió que se acepte la totalidad de las peticiones del Consejo.

El procurador de Ciudadanos Manuel Mitadiel afirmó que los datos de seguimiento de las recomendaciones del Consejo de Cuentas trasladan una «sensación de prepotencia» por parte de la Junta, para la que las propuestas son «solo molestias» y ni se digna a contestar a buena parte de ellas. «Les toca las narices y ni contestan», puso sobre la mesa, para pedir al Ejecutivo regional que entienda el «espíritu» de lo que se recomienda, para controlar el gasto público.

El procurador de IU, José Sarrión, criticó el «incumplimiento histórico» de la Junta de las recomendaciones del Consejo de Cuentas y destacó que es «preocupante» que la Comunidad se dote de órganos de fiscalizaciones para hacer caso omiso a sus informes. Una situación, dijo, que «debe suscitar un importante debate político».

Por último, Salvador Cruz destacó que el menor porcentaje de seguimiento de las recomendaciones por parte de la Junta responde a que maneja «criterios distintos» y arremetió contra la oposición porque rechazó, dijo, reformas legislativas presentadas por la Junta para cumplir con medidas plateadas por el Consejo. «Aquí vale todo y se hace política a golpe de encuesta», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos