El 96% de las empresas de la Comunidad son micropymes y su facturación está por debajo de los 400.000 euros

El 96% de las empresas de la Comunidad son micropymes y su facturación está por debajo de los 400.000 eurosGráfico

Cecale advierte de la necesidad de elevar el tamaño porque la microempresa presenta el menor porcentaje de supervivencia |El 54% de las microempresas carece de asalariados

El 96% de las empresas de Castilla y León son micropymes de menos de diez trabajadores, con un 54% que carece de asalariados, y registran una facturación media inferior a los 400.000 euros, aunque asumen más del 40 por ciento de la ocupación del mercado laboral.

Los datos de facturación empresarial en la industria, los servicios y el comercio del año 2015, facilitados a Ical por la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta, cruzados con el Análisis dinámico del tejido empresarial del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, corroboran una de las debilidades competitivas del tejido productivo autonómico que es preciso corregir.

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) defiende la necesidad de elevar el tamaño de las empresas de la Comunidad, ante el “menor porcentaje de supervivencia entre las microempresas”. La patronal autonómica entiende que la fuerte competencia hace que las empresas deban realizar un mayor esfuerzo innovador y, por tanto, un mayor tamaño empresarial “favorece la capacidad de inversión en este ámbito”.

Asimismo, la organización de empresarios constató que un mayor dimensionamiento de las compañías “favorece su nivel de competitividad, no solamente por una mayor fluidez financiera ante posibles ajustes, sino también por la solvencia financiera que adquieren frente a terceros, posicionándose así con un menor nivel de riesgo”.

Del mismo modo, aseveró que la brecha de productividad también suele favorecer más a las empresas mejor dimensionadas. “Se puede decir, y en general, que las empresas más grandes disponen de más recursos económicos, financieros, tecnológicos y humanos para adaptarse al entorno complejo y rápidamente cambiante y, por tanto, la probabilidad de supervivencia será mayor”.

Mejor en la industria

Los datos elaborados por Ical, indican que el sector industrial presentó una mejor situación de tamaño que los servicios, y sus microempresas, el 87 por ciento del total, registraron una cifra de negocio media en torno a los 400.000 euros.

Una cantidad que se situó en los 5,1 millones para las pequeñas, el 11,4 por ciento del total, con entre diez y 49 empleados. Las medianas empresas, el 1,7 por ciento del total, situaron su facturación media en 51 millones; y las grandes, poco más de 80, hasta los 193 millones.

Estas cifras contrastan con las del sector servicios (sin comercio), con una productividad muy inferior en todos los grupos. Las microempresas del terciario, casi el 97 por ciento, tuvieron una facturación inferior a los 100.000 euros; mientras que las pequeñas (2,8 por ciento) alcanzaron los 1,4 millones; las medianas los 6,8; y las grandes, los 53,9.

Por lo que se refiere al comercio, las microempresas, el 97,5 por ciento del total, facturaron por debajo de los 300.000 euros; una cifra que se situó en los 9,2 millones para las pequeñas, que representaron poco más del dos por ciento del conjunto de actividades del sector. Las medianas y grades empresas comerciales (70) sumaron una facturación media de 133,7 millones.

Estrategias de crecimiento

La patronal autonómica informó de que hay diversas estrategias de crecimiento donde cabe destacar, a nivel organizativo, la puesta en marcha de nuevas actividades que formen un grupo empresarial; así como la diversificación de la actividad “apalancándose en el aumento de las economías de escala”. En este sentido, Cecale defendió que “debe existir un marco regulatorio, fiscal y laboral más favorable a la expansión de las compañías”.

Igualmente, la patronal recalca que las empresas tienen que innovar y, para ello, deben contar con instrumentos de financiación diferenciados en función del riesgo asociado, que “irá vinculado al tipo de innovación, o a su grado de implicación con el score del negocio”.

Por otra parte, y a nivel institucional, Cecale indicó que se deberían reforzar las políticas de apoyo para que las empresas puedan crecer de forma “más ágil y sencilla”, poniendo de forma especial el foco en aquellas medidas que se centran en favorecer una expansión internacional.

Además, apeló a la implementación de medidas orientadas a acelerar proyectos de crecimiento en empresas que tienen mayor potencial por el propio carácter y naturaleza de sus proyectos; así como a atender de forma específica a aquellas compañías inmersas en mercado ya maduros que necesitan formar grupos más consolidados.

Contenido Patrocinado

Fotos