El emprendimiento revive gracias a los servicios en León, que impulsan los empleos asalariados pero elevan su precarización

El emprendimiento revive gracias a los servicios en León, que impulsan los empleos asalariados pero elevan su precarizaciónGráfico

La creación de empresas se estanca en la industria, el sector agrario y la construcción y Cecale advierte de que de reindustrialización requiere del «largo plazo»

ICAL

El sector servicios está tirando de la creación de empresas en Castilla y León que se estanca en la industria y en la actividad primaria y sigue mermando en la construcción. El dinamismo emprendedor también impulsa el empleo asalariado en el sector terciario pero crece la precariedad laboral.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social registró 69.852 empresas cotizantes a finales del mes de septiembre en la Comunidad, lo que supone un exiguo aumento del 0,7 por ciento, con 494 más que en la misma fecha de 2016, cuando en el conjunto nacional crecieron a un ritmo del 1,8 por ciento, hasta 1,31 millones de actividades.

El empleo asalariado de estas empresas alcanzó los 633.410 trabajadores, que representa un mayor dinamismo frente a la creación de empresas, ya que aumentaron un 4,3 por ciento en términos relativos, con 26.393 empleados más en cifras absolutas.

La creación de empresas se concentró en el sector servicios, que cerró septiembre con 49.309 actividades cotizantes, 503 más que un año antes, con un avance porcentual de un punto. Signo positivo también tuvo el sector agrario, con 5.974 empresas en la conclusión del tercer trimestre del año, que suponen ocho más que en 2016. La industria, por su parte, contabilizó una empresa menos, hasta las 6.903; y la construcción retrocedió en 16, hasta 7.666.

El empleo asalariado generado por sectores se concentró en los servicios, que sumaron 21.774 puestos, hasta cerrar el mes de septiembre con 441.990. La industria también generó 2.356 puestos, hasta 126.771; la construcción, 1.480, para un total de 36.915; y la agricultura, 783, para concluir el periodo con 27.734.

Los datos que facilita el departamento de Fátima Báñez, recogidos por Ical, constatan que del total de trabajadores de las empresas, 633.410, la mayoría, 423.807, tenía contratos indefinidos, mientras que 209.603, el 33 por ciento, eran temporales; cuando un año antes representaban el 32,2 por ciento (193.014 temporales de un total de 607.017 asalariados).

Un análisis por sexos, revela que a finales del tercer trimestre del año había en Castilla y León, 301.512 asalariadas, de las que 102.710 tenían un contrato temporal, es decir, el 34 por ciento, cuando un año antes eran el 32,5 por ciento. Asimismo, trabajaban para las empresas cotizantes 331.898 hombres, de los 106.893 eran temporales, el 32,2 por ciento, frente al 31,9 por ciento de 2016.

Cabe destacar también que dentro de los trabajadores temporales, casi un tercio, el 32,7 por ciento, con 106.893, tenían a finales de septiembre un concreto a tiempo parcial, un porcentaje que prácticamente se estanca respecto al año anterior cuando representaban el 33,4 por ciento (65.398 de 195.716).

Medidas de impulso

Fuentes de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) destacaron a Ical que en los últimos años ha resurgido el espíritu emprendedor pero reclamaron medidas específicas diseñadas en función del tamaño de la compañía, del sector y de la fase en el que se encuentre el proyecto empresarial para que sea “más factible no sólo emprender sino alargar la permanencia de la empresa y las posibilidades de crecer, tanto en términos de inversión como de empleo”.

La patronal entiende que es “muy importante” que la economía se asiente en una industria “fuerte, desde el punto de vista estratégico y tecnológico”; que aporte valor añadido diferencial e innovador, que sea “palanca de aceleración de la investigación y desarrollo tecnológico, y que opere a nivel local e internacional, y con visión global”. Bajo estas premisas, asume que se está trabajando, pero este proceso de reindustrialización requiere del “largo plazo, no solo en su planificación sino también en su ejecución”.

Por lo que se refiere a construcción, Cecale constata que es un sector que además de ser tractor de la actividad de otros, es también “importante por su especial capacidad” para crear empleo. Asimismo, defiende que debe impulsar la investigación de nuevos materiales, técnicas y tecnologías, así como la generación de un nuevo modelo de infraestructuras de comunicación y de habitabilidad sostenible, en su apuesta por el ahorro y la eficiencia energética.

Con todo, responsables de Cecale creen que el sector terciario “siempre ha sido significativo”, si bien en la Comunidad “tiene un peso inferior al registrado por la media nacional”. Aseveran que el sector también tiene su importancia estratégica y deben impulsarse medidas para apoyar su innovación, la logística y la internacionalización, porque una parte de sus actividades están vinculadas a la industria y la construcción, y otras más cercanas al ahorro y el consumo, como es el ámbito del comercio, horeca o el turismo.

Provincias

Por provincias, el numero de empresas inscritas en la Seguridad Social se redujo en Zamora (5.585), un uno por ciento; en León (13.045), un 0,2 por ciento; y en Soria (2.973), un 0,1 por ciento. En el extremo opuesto, las empresas cotizantes crecieron en Palencia (5.038), un 1,8 por ciento; en Burgos (11.140), un 1,7 por ciento; en Salamanca (10.495), un 1,4 por ciento; en Valladolid (15.496), un 1,3 por ciento; en Ávila (5.226), un 0,8 por ciento; y en Segovia (5.558), un 0,7 por ciento.

En cuanto al empleo asalariado, en los 12 meses entre septiembre de 2016 y el mismo mes de 2017, solo se contrajo en Palencia (46.030 trabajadores a finales del noveno mes del año en 2017), un 0,5 por ciento. Por el contrario, creció en Burgos (110.278), un 6,7 por ciento; en Segovia (41.897), un 6,6 por ciento; en Soria (27.346), un 6,5 por ciento; en Ávila (33.531), un 4,6 por ciento; en Salamanca (79.765), un 4,5 por ciento; en Valladolid (155.472), un 4,3 por ciento; en León (103.870), un 3,1 por ciento; y en Zamora (35.221), un 2,7 por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos