Educación e Igualdad elabora un protocolo para combatir la violencia de género en las aulas y el ámbito familiar

Alicia García y Fernando Rey presentan la Guía de actuación para la detección de la violencia de género en el ámbito educativo./Rubén Cacho
Alicia García y Fernando Rey presentan la Guía de actuación para la detección de la violencia de género en el ámbito educativo. / Rubén Cacho

La Junta busca la «implicación» del profesorado para detectar casos de violencia de género entre alumnos o en el ámbito familiar y ofrecerá formación especializada a los docentes y mejorarán la coordinación entre profesionales a través de un sistema informático

LEONOTICIAS

Las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y Educación presentaron en Valladolid una guía para buscar la “implicación” del profesorado de la Comunidad a la hora de detectar posibles casos de violencia de género de una alumna, ya sea entre sus compañeros, fuera del centro o bien en el ámbito familiar.

El objetivo es dotar de conocimientos y mecanismos necesarios en la lucha contra los maltratos puesto que el documento establece la información y los indicadores sobre violencia de género y las pautas sobre cómo intervenir ante la sospecha de este tipo de casos.

Para ello, se ofrecerá formación especializada a los docentes y se mejorará la coordinación entre profesionales de Educación y Servicios Sociales, que podrán compartir la información dentro de un sistema informático.

Además, en base al contenido de esta guía, ambas consejerías trabajan en un protocolo de actuación para que los centros detecten los posibles casos de violencia de género y conozcan las pautas a seguir, que se pondrá en marcha a lo largo de este curso educativo. Es un modelo que ya existe para las posibles negligencias y maltratos en el ámbito familiar. La consejera Alicia García reconoció que esta iniciativa supone un nuevo paso en el compromiso de la Junta con los jóvenes en la prevención de la violencia de género. Apuntó que es una medida “novedosa y pionera” que se enmarca en el modelo de atención integral 'Objetivo violencia cero', con el objetivo de “erradicar de raíz” los maltratos.

La guía hace hincapié en detectar los posibles casos de violencia de género, sobre todo, entre las alumnas de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional (FP), tanto de centros públicos como privados. El material, que se colgará en la página web de la Junta, recoge que una vez que se detecte o se sospeche de una situación de cualquier tipo de maltrato de una alumna, el centro educativo se dirigirá al CEAS que asignará a la menor un coordinador de caso que le atenderá de forma personalizada. Este profesional, al igual que ocurre con las mujeres adultas, será el encargado de realizar, de forma individualizada, la valoración del riesgo de la víctima y dará a conocer las prestaciones disponibles. El documento también marca los “pasos a seguir” con el agresor o maltratador, a los que se les ofrecerá participar en programas de ayuda psicológica como 'Fénix'.

Sensibilizar sobre ciberviolencia

García hizo hincapié en la necesidad de formar y sensibilizar sobre la ciberviolencia de género, también conocida como violencia de género 2.0. No en vano, subrayó que es un tipo de maltrato, ejercida en las redes sociales, repite la violencia tradicional. El consejero Fernando Rey recordó que una encuesta realizada durante el primer trimestre del curso entre alumnos de Tercero y Cuarto de la ESO determinó que el 15 por ciento de los estudiantes de la Comunidad realiza un control de los móviles de sus parejas.

De cara a facilitar la coordinación entre los profesionales del sistema educativo y Familia, se ha diseñado dentro del sistema informático de los Servicios Sociales un módulo compartido de detección y notificación. Además, los docentes dispondrán de un número de teléfono, gestionado por la Fundación Anar, para el asesoramiento, información y orientación en horario escolar en materia de violencia de género con menores. La consejera recordó que este curso se ha procedido al traslado del expediente académico de una universitaria víctima de violencia de género a otro centro de la Comunidad.

Por su parte, el consejero de Educación subrayó que el entorno escolar es un medio “excelente” para educar en la igualdad y lugar contra cualquier tipo de desigualdad que conduzca a la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. En ese sentido, mencionó la formación a la Red de Centros 'Violencia Cero' y a los agentes de igualdad de los institutos, gracias a la “sincronización total” con Familia. También, se refirió a la formación de las familias, a través de las confederaciones de asociaciones de madres y padres, y de los propios alumnos que son los “protagonistas”.

Contenido Patrocinado

Fotos