El deterioro de la carretera de Porto de Sanabria provoca 1.588 protestas al Procurador Común

Tramo de la carretera de Porto de Sanabria./M.M.Montesinos
Tramo de la carretera de Porto de Sanabria. / M.M.Montesinos

El mal estado de la infraestructura y la demanda de su arreglo es una reivindicación histórica de la zona a la Junta

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Porto de Sanabria es el municipio de Castilla y León más alejado de una capital de provincia. Son 175 kilómetros los que separan el pueblo de la capital zamorana. Ubicado en la Alta Sanabria, en el límite con las provincias de León y Ourense, ya no quedan niños y sus vecinos, los portexos, hablan un dialecto del gallego. Son sus habitantes los más alejados de la capital zamorana por la distancia, pero también por una carretera de 28 kilómetros en mal estado, que discurre por la provincia de Zamora, la ZA-102, y por la de Ourense, la OU-124.

El tránsito por esta carretera, que es el acceso al pueblo y la vía que tienen que recorrer los vecinos para enlazar con la N-525 y la A-52, es lento. Tiene baches, curvas y un trazado muy sinuoso y estrecho. En la nevada de Semana Santa, se estropeó el generador de la luz de Porto de Sanabria. El conductor del camión articulado que trasladó el generador nuevo se las vio y se las deseó para llegar al pueblo, que además es el más alto de la provincia, a 1.211 metros de altitud.

El deterioro de la infraestructura y la demanda de su arreglo es una reivindicación histórica de la zona a la Junta. Además, ha disparado las quejas que se presentaron al Procurador del Común de Castilla y León en 2017. De las 3.888 quejas de los castellanos y leoneses, 1.588 se presentaron por este motivo. El deficiente estado de la vía que acaba en Porto de Sanabria ya había dado lugar en 2016 a la presentación de 756 quejas. En el sinuoso trayecto hasta llegar a Porto hay otros pueblos que también sufren el mismo problema: Villanueva de la Sierra, Pías y Barjacoba, en la parte de Castilla y León, y el pueblo gallego de Pradorramisquedo. Por la tortuosa vía, que no se recorre en menos de media hora, circulan martes y viernes los vendedores ambulantes y el panadero cada dos días en invierno y todos los días en verano. Es en esta época del año en la que los habitantes pasan de ser entre los 80 y 100 del duro invierno a cerca de 1.000 personas en el mes de agosto.

También se desplazan por esta carretera, con sus vehículos particulares, el médico y el enfermero que pasan consulta tres días a la semana en el centro de salud de Porto de Sanabria. Son Jesús Andrés y Jesús Méndez, que también tienen encomendada la atención sanitaria de los pueblos zamoranos de Villanueva de la Sierra, Pías y Barjacoba, y del gallego de Pradorramisquedo.

Explica el médico, que atiende a los pacientes de Porto desde hace 12 años, que la carretera está muy mal, tanto, que es la peor que hay en la zona. «El estado es lamentable, averías continuas, cortes por desprendimientos, cuando no es una rama que se cae en medio y tenemos que estar parados, es la nieve y hay que esperar al quitanieves para poder subir arriba. Muy mal», apunta el enfermero Jesús Méndez.

A esto hay que sumar que los pacientes tardan tres cuartos de hora en llegar al centro de salud de Lubián cuando necesitan hacerse analíticas. «Necesita un arreglo y urgente», concluyen los profesionales sanitarios antes de emprender la marcha por la serpenteante vía entre Castilla y León y Galicia.

Del centro de salud de Lubián, de hacerse analíticas, llega uno de los vecinos que residen en invierno en el pueblo de la Alta Sanabria. Pablo Justo recuerda que la carretera la hizo la empresa Moncabril y que su estado nunca ha sido bueno. «Hay mucho bache, mucha curva y es estrecho. Hombre, una autovía tampoco queríamos, pero un arreglo bueno sí».

Guadalupe Carracedo es la alcaldesa de Porto. Señala que el arreglo de la carretera es una demanda de toda la vida y que, en los últimos meses, el asfalto se ha estropeado aún más por la sal y el paso de la quitanieves. «Está muy mal, pero hay que reconocer que es una carretera de montaña. Hay trozos que están mejor y otros que se estrechan mucho», asegura sobre la vía que sirve de entrada y salida al pueblo y que construyó la Hidroeléctrica Moncabril para subir a las centrales y a las presas.

Gustavo Alonso, administrativo del Ayuntamiento, considera que a la carretera le falta, sobre todo, anchura. Esto provoca muchas dificultades cuando se encuentran dos vehículos y más si uno es un camión.

La regidora de Porto ya ha podido ojear el proyecto que tiene previsto ejecutar la Consejería de Fomento con una inversión de casi 3 millones de euros, que se dividen en 2,1 millones para la parte de Castilla y León y 800.000 euros en la parte que discurre por la comunidad de Galicia. «Es poco dinero y todo nos parece que es poco, pero por lo menos que la arreglen. Más vale que gasten algo en ella a que no se arregle nada como en años anteriores», defiende la alcaldesa sobre las críticas de personas de la zona que piden una mayor inversión que permita ensanchar los carriles.

El presupuesto se considera pequeño en la zona porque, en 2011, la Junta cifró la inversión en la carretera en más de 11 millones de euros, pero ese proyecto nunca llegó a ejecutarse. 

Contenido Patrocinado

Fotos