La defensa por una sanidad «pública y de calidad» rompe expectativas, inunda las calles de Valladolid y lanza un órdago a la Junta

Las reclamaciones de León se han hecho visibles en la manifestación de Valladolid. /
Las reclamaciones de León se han hecho visibles en la manifestación de Valladolid.

Bajo el lema 'Nos duele la Sanidad' y convocados por 16 plataformas, los que apoyan la movilización proceden de las nueve provincias, desde donde han llegado unos 50 autobuses

LEONOTICIAS

Miles de personas - 6.500 según la Policía Nacional y cerca de 50.000, según los organizadores- se concentraron este sábado en Valladolid en la manifestación convocada por 16 plataformas en defensa de la sanidad pública de toda Castilla y León, en la que además de reclamar la dimisión del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y de pedir el fin de los recortes, denunciaron lo que consideran un deterioro progresivo del sistema sanitario.

La reacción del consejero

Una protesta en la que se han hecho escuchar las reclamaciones de la provincia de León, no sólo con la presencia de una nutrida representación política sino con la participación de numerosos leoneses, que han denunciado la falta de Pediatría en León, las abultadas listas de espera en el Hospital del Bierzo o la reclamación histórica de un centro de salud para Villaquilambre.

Los organizadores, que mostraron su satisfacción por la respuesta popular, anunciaron que la próxima semana solicitarán una reunión conjunta con todos los grupos políticos de las Cortes de Castilla y León, incluidos el PP y Ciudadanos, los únicos partidos que no se sumaron a la protesta, para sentar las bases de lo que debe ser un cambio en la sanidad pública de la Comunidad.

En este sentido, el portavoz de las plataformas, el médico Luis Ocampo, explicó que el objetivo es intentar consensuar un documento base con las modificaciones necesarias para que el sistema sanitario público de la Comunidad cumpla su función asistencial y también se convierta en un generador de puestos de trabajo cualificados. Después, la propuesta será presentada tanto al consejero de Sanidad como al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, “pero no para negociar, sólo para trasladarles las peticiones de la sociedad y de sus representantes”, apuntó

Ocampo, que resaltó que se trata de una de las movilizaciones más masivas celebradas en Valladolid en los últimos años, argumentó que lo importante es que miles de personas han dejado claro que la situación de la sanidad pública en la Comunidad no puede continuar así. “No puede ser que se tarden siete días en dar una cita en Atención Primaria y que tengamos una listas de espera interminables para consultas de especialistas o pruebas diagnósticas. El deterioro es constante”, aseveró.

Manifestación por una sanidad pública y de calidad en Valladolid. / Miriam Chacón

Al mismo tiempo, también reclamó que se recupere la “machacada” investigación y se mejoren las condiciones laborales de los especialistas, ya que la “precariedad que se ofrece aquí obliga a los profesionales a marcharse a otros países”.

La concentración arrancó pasado el mediodía desde la plaza Mayor con una pancarta portada por representantes de las plataformas en la que se podía leer 'Nos duele la Sanidad', a la que siguieron las distintas plataformas locales con sus reivindicaciones, entre las que se encontraban el fin de la reforma del Clínico (Valladolid), los nuevo hospitales de Aranda de Duero (Burgos) y Benavente (Zamora), la gestión publica cien por cien del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), la construcción de hospitales en el Valle del Tiétar (Ávila) y Guardo (Palencia) y la mejora del hospital de El Bierzo, entre otras.

Después de las plataformas en defensa de la sanidad pública, la comitiva estuvo formada por representantes de los sindicatos y de los partidos políticos. La cabecera de la manifestación llegó a las puertas de la Consejería de Sanidad sobre las 13 horas, mientras a esta hora todavía había grupos que no habían salido de la plaza Mayor.

Manifiesto

A la misma puerta de la Consejería de Sanidad se dio lectura a un manifiesto de diez puntos en que además de acabar con los recortes y recuperar el empleo perdido en los últimos años, se reclamó la reducción de las listas de espera mediante la contratación de personal nuevo y no por medio de convenio con la sanidad privada. También se pidió un modelo totalmente público, revertir la situación del HUBU y abandonar el proceso de implantación de las Unidades de Gestión Clínica.

El nombramiento de gerentes en función de su valía profesional y no por criterios políticos, acercar la atención especializada y hospitalaria a los núcleos rurales e implementar programas de prevención y promoción de la salud, fueron otras de las reclamaciones contempladas en el manifiesto, en el que también se denunció que la sanidad pública, a pesar de ser uno de los pilares del estado del bienestar y una conquista social “que culminó con el mejor sistema de salud que ha conocido nuestro país”, en los últimos años "ha sufrido un grave deterioro que pone en peligro su continuidad".

Jornada histórica

Todos los representantes políticos y sindicales que participaron en la protesta se pronunciaron de forma similar, a la vez que coincidieron en señalar que Castilla y León estaba viviendo una jornada histórica en defensa de la sanidad pública.

El secretario general del Partido Socialista de Castilla y León, Luis Tudanca, aseguró que se trata de una manifestación sin precedentes ante la grave situación de la sanidad pública en Castilla y León que ha provocado la falta de compromiso del Partido Popular, al que pidió que rectifique y deje de “hacer negocio con la sanidad”.

En términos similares se pronunció Óscar Puente, alcalde de Valladolid, que argumentó que por una cuestión ideológica y por primar el beneficio de la empresa privada, no se puede poner en riesgo un servicio esencial como la sanidad pública.

Para el coordinador regional de Izquierda Unida, José Sarrión, el PP debe escuchar las reivindicaciones de las plataformas, “ya que sin una sanidad pública de calidad, que ha sido una de las conquistas más importante de la clase trabajadora, no hay futuro”. Sarrión también destacó que gracias al esfuerzo y a la sobrecarga de trabajo de los profesionales el deterioro de la sanidad ha sido menor.

Por su parte, el secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, aseguró que las calles de Valladolid se llenaron hoy de la “dignidad de miles de personas que reclaman por el mantenimiento de un servicio esencial y por el fin de los recortes”.

Mientras tanto, el secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, también insistió en la necesidad de revertir la situación y apuntó que si una sanidad de calidad en el medio rural es imposible combatir la despoblación. La manifestación también estuvo apoyada por CCOO.

Contenido Patrocinado

Fotos