La Comunidad participa en un proyecto europeo que estudia el uso de robots para mejorar el aprendizaje en las aulas

Fernando Rey, consejero de Educación./Chacón
Fernando Rey, consejero de Educación. / Chacón

Fernando Rey visitó a los responsables de una iniciativa en la que la Junta invierte más de 133.000 euros

ICAL

La Consejería de Educación participa en el proyecto europeo ‘Gestión afectiva y aprendizaje a través de átomos inteligentes e interacciones inteligentes' (MaTHiSiS), una iniciativa que cuenta con socios de España, Francia, Italia, Grecia, Reino Unido, Lituania, Alemania y Bélgica y que desarrolla el uso de inteligencia artificial -robots- en el aula para mejorar el aprendizaje de todos los alumnos, en especial de aquellos con necesidades educativas especiales.

El consejero de Educación, Fernando Rey, visitó esta mañana a los integrantes de la iniciativa europea, en la que la Junta, a través del Servicio de Equidad, Igualdad y Orientación Educativa de la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa; el equipo de atención al alumnado con trastornos de conducta de Valladolid y el Centro de Recursos para la Equidad Educativa (Creecyl), participa con un presupuesto de 133.800 euros.

El nuevo método de aprendizaje será capaz de interactuar simultáneamente, a través de diferentes plataformas -como robots, dispositivos móviles o tablets, pizarras interactivas y ordenadores- con más de un estudiante. Desde un punto de vista tecnológico, según se explica desde la Junta, el proyecto MaTHiSiS hace uso de tecnologías punta, que van desde robots especializados y dispositivos móviles hasta pizarras interactivas y las lleva a un mayor grado de integración. La plataforma MaTHiSiS estará formada por un ‘almacén de aprendizaje’ que estará en la ‘nube’ y se basará en un sistema de apoyo de decisiones que irá acumulando conocimiento y que creará una dinámica que se adapte al alumnado.

Con el fin de garantizar un uso más amplio de MaTHiSiS, se han seleccionado cinco casos que cubren un amplio espectro de usuarios. La Consejería de Educación está involucrada en tres de los cinco casos y realizará pilotajes con alumnado con Trastorno del Espectro Autista, con plurideficiencias y en el resto de estudiantes en escuela ordinaria, con toda la diversidad que ello implica. Las otras materias sobre las que trabajarán otros socios del consorcio son orientación vocacional y aprendizaje en entornos industriales.

De esta forma, en los meses de mayo y junio de 2017, se realizaron los primeros pilotajes en el Centro de Educación Especial (CEE) ‘Nº 1’ de Valladolid, en el aula de tratamiento del Equipo de Conducta de Valladolid y en los colegios de Educación Infantil y Primaria ‘Miguel de Cervantes’ y ‘Gonzalo de Berceo’, ambos en Valladolid.

Los principales objetivos que se ha marcado este proyecto, según se destaca desde la Consejería de Educación, son personalizar un sistema de aprendizaje con el fin de atender a la gran diversidad de alumnado, con especial interés en los alumnos con discapacidad; establecer esquemas revolucionarios de aprendizaje no lineal a través de ‘átomos inteligentes de aprendizaje’, que residen en una multitud de dispositivos que interactúan; enseñanza a distancia/aprendizaje continuo; aprendizaje adaptado y personalizado a través de la utilización de gráficos de aprendizaje; análisis automático del aprendizaje ya que cada unidad tendrá diferentes modos de capturar el estado de ánimo y las habilidades del alumno; tecnología de cognición/realidad aumentada; desarrollar nuevas metodologías a través del aprendizaje para la vida y el aprendizaje basado en el juego, utilizando diferentes plataformas -robots, pizarras digitales, tablets, móviles…- en función del entorno de aprendizaje al que se dirijan; educación independiente del tiempo y lugar y apoyo al alumno, al tutor y a los padres.

Fotos