Clemente pide una respuesta «verdaderamente eficaz» frente a la despoblación en el próximo marco presupuestario de la UE

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, participa en el Seminario 'El papel de las Regiones en la Europa en transición'. En la imagen, junto a Andy Salman (I) y el profesor Ignacio Villaverde. / Eloy Alonso

La presidenta de las Cortes regionales exige la participación de las regiones europeas «de forma directa y cualificada» en la definición de las nuevas cuentas

ICAL

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, destacó este martes en Oviedo, que la UE se enfrenta a grandes retos como la despoblación y el envejecimiento y defendió que este momento, en el que se debaten los presupuestos europeos a partir de 2020, es la ocasión para dar una respuesta "verdaderamente eficaz" a esas inquietudes.

En este sentido, Clemente exigió la creación de “fondos específicos” para políticas de lucha contra la despoblación durante la elaboración de las nuevas perspectivas financieras, que beneficien a regiones como Castilla y León, donde la densidad de población es “muy baja” con tasas muy alejadas de la media de la UE y España. “La UE debe tomar medidas económicas claras y contundentes de estímulo de fijación de población en los pueblos”, sentenció.

Silvia Clemente hizo esta reflexión durante su participación en el Seminario ‘El papel de las regiones en la Europa en transición’, que se celebra en Oviedo para conmemorar el XX Aniversario de la constitución de la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas (CALRE), de la que forma parte el Parlamento de Castilla y León.

Clemente incidió en que para definir ese marco de financiación, deberían participar “de forma directa y cualificada” las regiones europeas para afrontar eficazmente los retos. Al respecto, demandó un "mayor protagonismo" de las regiones en el diseño de las políticas europeas para así conseguir una "mejor respuesta" a las necesidades de los ciudadanos, como las que provocan la despoblación y el envejecimiento. Dar respuesta a las necesidades de los europeos a través de las políticas adaptadas a cada territorio y dotadas de los fondos económicos necesarios es, según la presidenta, "una de las mejores formas de combatir a los euroescépticos".

Problema estructural

La presidenta de las Cortes insistió en que el envejecimiento y la despoblación constituyen “un problema estructural sobre el que hay que tomar medidas cuanto antes” y concretó que “la mitad de los estados miembros de la UE” perdieron habitantes en 2015. Aseveró que la previsión es que la UE solo represente el cinco por ciento de la población mundial de 2060, cuando afinales del siglo XX suponía más de 20 por ciento.

“Hasta la fecha la UE no ha tomado decisiones concretas para combatir la despoblación y atajar el envejecimiento”, denunció Clemente, quien abogó por un rejuvenecimiento que, expuso, no puede llegar solo de la mano del crecimiento vegetativo sino que se debe apoyar en la inmigración.

Silvia Clemente señaló que, en este camino de dar respuesta a los desafíos, Europa dio un paso adelante con la publicación, el pasado mes de marzo, del Libro Blanco sobre el futuro de Europa. Un documento con el que la Comisión Europea inició una reflexión sobre la dimensión social europea, en colaboración con los ciudadanos, los interlocutores sociales, las instituciones europeas y los gobiernos, y que deberá estar listo en un par de años, antes de la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo en 2019.

Teniendo en cuenta este Libro Blanco y el marco de financiación a partir de 2020, la Unión Europea, como explicó Clemente, debería dar un paso adelante y elaborar proyectos y casos prácticos de cómo afrontar los retos a los que se enfrenta, como la despoblación y el envejecimiento poblacional. De esta forma, según Clemente, Europa se constituirá como un proyecto con valores, una marca que se hará visible entre todos los ciudadanos europeos.

La Unión Europea, como destacó la presidenta de las Cortes de Castilla y León, atraviesa en la actualidad un auge de los movimientos euroescépticos. Los ciudadanos, como indicó, no son conscientes de la incidencia positiva en su vida diaria de las políticas que desarrolla la Unión. Clemente reseñó que, según un estudio del eurobarómetro, tan solo uno de cada tres ciudadanos son conscientes del impacto beneficioso de las inversiones de la Unión Europea en las regiones en las que viven.

El futuro de Europa, como afirmó, recae en dar una mayor voz y participación a sus regiones. Una participación que debería de ser, según Clemente, más activa a través del comité de las regiones y la influencia posterior de este en las decisiones que toma la Comisión que deberían de estar en total sintonía con el Comité.

La presidenta de las Cortes regionales también constató que la UE debe aportar soluciones a los retos que plantean los emigrantes o el brexit. Afrontar estos retos es la mejor fórmula para que los ciudadanos, según Silvia Clemente, conozcan y sean plenamente conscientes del valor añadido que Europa les ofrece.

Aniversario CALRE

El Seminario que se celebra en Oviedo pretende avanzar en la unidad de acción de los Parlamentos y contribuir a ampliar el diálogo respecto a los retos que tiene por delante la Unión Europea, así como aportar nuevos puntos de vista que refuercen sus objetivos estratégicos.

La presidenta recordó la evolución que ha tenido, en estos 20 años, la Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas hasta llegar a los 74 parlamentos regionales de 8 Estados miembros que la integran en la actualidad. Lo que supone 200 millones de ciudadanos europeos.

Desde su creación en 1997, la CALRE ha pasado por diferentes períodos, pero el trabajo llevado a cabo para dotar de una mayor presencia a los parlamentos regionales con capacidad legislativa en Europa, ante las instituciones europeas y en otros foros, ha dado sus frutos.

Clemente apuntó que, en este tiempo, los Parlamentos Regionales de Europa ha forjado acuerdos de colaboración con otras instituciones y con otras redes regionales con elevada presencia europea. En especial, como ha destacado, con el Comité de las Regiones y con el Consejo de Europa.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León abogó porque los Parlamentos Regionales de Europa mantengan esta “estrecha relación” con las instituciones europeas para que se tenga en cuenta la opinión de los distintos territorios en la toma de decisiones de toda la Unión.

“Las Cámaras parlamentarias regionales, como representantes directas e inmediatas de los ciudadanos, somos garantes de la legitimidad democrática, a la vez que nos constituimos como interlocutores privilegiados a la hora de velar por el desarrollo equilibrado, sostenible e integrador de los diferentes territorios de la Unión Europea. Al situarnos al nivel más próximo posible a los ciudadanos representamos el órgano más eficaz para la búsqueda de soluciones políticas que atiendan a sus necesidades reales”, concluyó.

Fotos