El magistrado Pérez Serna, en su despacho de la Audiencia Provincial de Zamora.
El magistrado Pérez Serna, en su despacho de la Audiencia Provincial de Zamora. / Mariam M. Montesinos

Jesús Pérez Serna: «Los jueces no estamos para poner sentencias, sino para solucionar problemas»

  • El presidente de la Audiencia Provincial de Zamora tiene todo listo para el primer juicio con jurado sobre corrupción en Castilla y León, la denominada 'trama solar', que arranca el próximo lunes 22 de mayo

El magistrado Jesús Pérez Serna (Burgos, 1954) es, en Zamora, uno de los bastiones de la libertad de prensa y la transparencia y lo era ya hace treinta años, cuando ejercía en un estrechísimo despacho en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 donde, además, se ocupaba del Registro Civil. Ahora, en sus dependencias de la zona noble del Palacio de los Momos, sede de la justicia zamorana, ultima los detalles de del juicio de la denominada trama solar, el primer caso de corrupción política que se juzga en Zamora y, muy probablemente, el único que llegará al banquillo este año en Castilla y León.

–Usted ha desarrollado prácticamente toda su carrera como juez en Zamora. Dígame lo mejor y lo peor de la Administración de Justicia en esta provincia, a día de hoy.

–Lo mejor, que hay más jueces y medios, lo peor, que se necesitan muchos más si se quiere prestar una Justicia dentro de los cánones de racionalidad y rapidez. Cuando hablo de medidas hablo de edificios sobre todo, porque el Palacio de los Momos no se adapta a las necesidades actuales. Estamos en pleno inicio del expediente digital...

escándalos relacionados con la Fiscalía General del Estado y el Gobierno, los fiscales están perdiendo credibilidad a chorros y, por extensión, también los jueces, ¿Cuál es su percepción?

–En el trato con la gente se percibe un cierto cansancio, más que desencanto. No obstante, hay que tener en cuenta que hablamos de casos muy concretos, que no significa que los jueces no estemos trabajando con amplia libertad e independencia. Pero la gente oye estas cosas (por la crisis en la Fiscalía Anticorrupción) y se escandaliza y nos meten en el mismo saco, en la Justicia entra todo. La gente tiende a confundir jueces y fiscales y habría que aclarar que son carreras diferentes.

–En pocos días, un jurado popular decidirá sobre la denominada trama solar, en la que estarían implicados excargos de la Junta y empresarios en la concesión de huertos solares. ¿Cree que puede sentar jurisprudencia respecto de otros supuestos casos de corrupción que se investigan actualmente en juzgados de Castilla y León, como la trama eólica y el caso Perla Negra?

–El de la trama solar es un caso que, a nivel de prensa tiene más resonancia que otros, por el tema y las personas implicadas, pero se va a tratar, por nuestra parte, como cualquier otro caso: con rigor y seriedad, y lo que el jurado decida, prevalecerá, desde luego. Aunque el asunto esté en la prensa no hay prejuicio ninguno, y espero que por parte del jurado, tampoco, y se resuelva con arreglo a lo que resulte del juicio. Lo vamos a afrontar con profesionalidad total.

-Están bastante soliviantados los operadores judiciales con la transición digital. En Zamora, ¿como va la implantación?

–Partiendo de que es un proceso sin retorno, tiene sus ventajas pero ciertos inconvenientes que vamos solventando día a día, se cae el sistema...Pero, al ser un sitio pequeños, nos permite resolver los problemas con cierta tranquilidad, sin ponernos muy nerviosos. Pero los inicios son duros siempre, y eso lo tenemos asumido. Habría que acomodar los pasos a la inversión que se está haciendo, primero, dotando de los medios precisos...Pero sobre todo, es tiempo. No podemos pretender que, de entrada, todo funcione maravillosamente.

Realidad social

–De usted es la frase «los jueces no estamos para poner sentencia tras sentencia, sino para resolver problemas; hay que estar en la realidad social».

–No somos fabricantes de sentencias, una tras otra, sino que tenemos que resolver problemas, no crearlos. Desde el momento en que la Justicia es un servicio público, con ese concepto está todo dicho, cómo actuar y en quién hay que pensar. No hay que olvidar que estamos administrando Justicia y hay que estar al tanto de lo que ocurre en la sociedad, y en todos los órdenes, los jueces no podemos estar al margen.

–¿Cree que este ha sido un año perdido desde el punto de vista de las reformas procesales que se necesitan para agilizar la Justicia?

–Mi sensación es que se está legislando muy deprisa y en función del principio de oportunidad, pero si pensamos en leyes con afán de permanencia tienen que ser más pensadas y consensuadas. La reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal es casi urgente. Hay que pensar que una ley de esa naturaleza tiene que ser consensuada y las dificultades para eso, hoy, son obvias. Se legisla parcheando.

–¿Qué opina de la desjudicialización del Registro Civil?

–Los datos del Registro Civil son de naturaleza administrativa, pero entiendo que tienen que estar protegidos. Hasta ahora estaban protegidos, porque estaba encargado a los jueces. Ahora ese tema está en el aire. Pero ¿por qué una cosa que funciona bien hay que modificarla, si hay otras y otro tipo de leyes que sí lo necesitan? Ahora mismo seguimos con una ley que no termina de entrar en vigor y que se va a retrasar. Entre tanto, los Registros siguen a cargo de los jueces. Me parece que, en función de lo que se tiene, están bien donde están. Lo que hace falta son más jueces y más juzgados, que la ratio juez por habitante sea mayor. La dificultad está en el día a día.