Maza aboga por dar más competencias a los fiscales en busca de una mayor agilidad en la justicia

José Manuel Maza, a la izquierda de la imagen, junto a José Luis Concepción.
José Manuel Maza, a la izquierda de la imagen, junto a José Luis Concepción. / Santi Otero-EFE
  • El Fiscal General del Estado reitera su propuesta de modificación de la estructura de la instrucción judicial

El Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, ha insistido hoy durante la celebración de una jornada en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León en su propuesta de modificación de la estructura de la instrucción judicial con el objetivo final de ganar en «agilidad» de los procesos. No en vano, la lentitud es a juicio de Maza «el principal problema de la justicia en España». Un problema que, en determinados casos, «va pudriendo a las instituciones», que no son capaces de «airear» su actuación en procesos siempre tan mediáticos como los vinculados a la corrupción, por ejemplo.

En este sentido, Maza considera que una modificación de las competencias del Ministerio Fiscal para permitir que fueran los propios fiscales los que tomen la iniciativa en la fase previa en lugar de los jueces instructores permitiría agilizar todos los procedimientos. Se trata de una propuesta que ya se ha puesto sobre la mesa en varias ocasiones y que ya ha sido objeto de sendas iniciativas legislativas que, por unas razones u otras, no ha terminado de fructificar. Pero acabará llegando, según Maza, si no es en esta legislatura, será en la siguiente. O en la siguiente, pero llegará.

Eso sí, no será fácil. No en vano, se trata de modificar uno de los pilares de la estructura organizativa de la justicia española y eso no se hace en dos días, tal y como ha sucedido ya en otros países de nuestro entorno. En este sentido, Maza asegura ser consciente de los problemas de «gestión» de personal y la posible falta de recursos económicos, si bien, considera que ambos aspectos «no son problemas insalvables».

Paralelamente, el Fiscal General del Estado, que apenas lleva cuatro meses en el cargo, también ha insistido hoy en la idoneidad de ganar en «autonomía». Cierto es que el Ministerio Fiscal ya actúa con mucha «más independencia» de lo que se presupone en numerosas ocasiones, pero Maza aboga por ir un paso más allá.

Una victoria sobre ETA sin hacer aspavientos

Maza elogió en Burgos que España haya sido capaz de «acabar con la lacra del terrorismo sin aspavientos» y por medio de la legalidad, algo que «no ocurre en otros países». El fiscal general del Estado, que protagonizó un desayuno de trabajo en el que explicó las líneas maestras de lo que va a ser su mandato, poco más de cien días después de su toma de posesión, insistió en que su misión va a ser llevar a buen puerto el proyecto para que sean los fiscales y no los jueces de instrucción quienes lideren la investigación de los delitos.

En presencia del presidente del TSJ y de los representantes de la judicatura de Castilla y León, Maza señaló que «gracias a los esfuerzos de los fiscales las causas penales hoy están más limpias y bastante controladas», en relación a la ley que reduce los tiempos de la instrucción de los procedimientos. En este sentido, señaló que de las 1,5 millones de causas penales abiertas en España, solo en 50.000 de ellas los fiscales han solicitado prórroga por ser asuntos de gran complejidad.

El responsable de la Fiscalía General del Estado insistió en la necesidad de que el Parlamento llegue a un acuerdo para cambiar la Ley de Enjuiciamiento y que sean los fiscales quienes sustituyan a los jueces de instrucción. «Ahora, el fiscal viaja en un autobús que no conduce, pero si llega tarde, la culpa es suya», remachó respecto de los plazos de la instrucción. Es esencial, subrayó, el cambio de sistema, en sintonía con el resto del mundo, para hacer frente a delitos complejos que no existían en el siglo XIX.