Los presidentes de los TSJ quieren que se reabra el debate sobre los partidos judiciales

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá (2d), junto al presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros (2iz), al presidente del TSJR, Ignacio Espinosa (iz) y al vocal del Consejo General del Poder Judicial, Juan Manuel Fernández (d).
El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá (2d), junto al presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros (2iz), al presidente del TSJR, Ignacio Espinosa (iz) y al vocal del Consejo General del Poder Judicial, Juan Manuel Fernández (d). / Raquel Manzanares-Efe
  • En el encuentro celebrado en Logroño, los magistrados territoriales reclaman un plan nacional de justicia electrónica y modernización tecnológica, y una revisión del mapa judicial

Los 17 presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia, en su reunión anual celebrada en Logroño, en la sede del TSJ de La Rioja, han acordado reclamar un plan nacional de justicia electrónica y modernización tecnológica, y proponer una revisión de la distribución territorial de los partidos judiciales.

Consideran necesario «reformar la estructura organizativa judicial hacia una colegiación de los órganos jurisdiccionales unipersonales con el fin de mejorar la distribución del trabajo y compartir recursos e información, reduciendo así los costes», según indican en un comunicado conjunto.

Para los magistrados de los tribunales autonómicos, hay que reabrir el debate sobre la actual distribución territorial de órganos judiciales, para ajustarla a una realidad en la que la proximidad física de los juzgados a los ciudadanos ya no sea el criterio fundamental de planificación.

Por otro lado, y aunque de entrada reiteran su compromiso con el objetivo de la implantación de los más modernos métodos de organización e instrumentos para la gestión procesal en todos los órganos judiciales, reclaman un plan nacional de digitalización de la justicia que involucre a todas las administraciones competentes y consiga una planificación más coordinada en los procesos de implantación de la justicia digital, «para evitar las asimetrías detectadas en los Tribunales Superiores de Justicia».

Expediente electrónico

Hacen también hincapié en el diseño del expediente judicial electrónico, para que contemple las necesidades específicas de los jueces y no solo los de las oficinas judiciales. Según su opinión,la implantación de las nuevas tecnologías en la Administración de Justicia exige un replanteamiento drástico de la legislación procesal, que debe regular el proceso –tal y como ordena la Ley 18/2011- tomando como premisa que éste se desarrolla en un entorno electrónico. Por ello exigen la dotación de herramientas tecnológicas adecuadas en todos los órganos judiciales.