Castilla y León tardó 1,3 días más en pagar a las empresas en el último trimestre del año y es la octava Comunidad más dinámica

Castilla y León tardó 1,3 días más en pagar a las empresas en el último trimestre del año y es la octava Comunidad más dinámica

Así lo recoge el ‘Estudio sobre Comportamiento de Pagos de las Empresas Españolas’, publicado por Informa D&B

ICAL

Castilla y León incrementó en 1,3 días el tiempo de pago a las empresas según los plazos establecidos, y en el último trimestre del año se situó en los 11,3 días, frente a los diez del trimestre anterior y 1,2 puntos por debajo de la media nacional, que fue de 11,52 días. Con este dato, según recoge el 'Estudio sobre Comportamiento de Pagos de las Empresas Españolas' publicado por Informa D&B, Castilla y León pasa a ser la octava Comunidad más ágil en esta materia, por detrás de Navarra -es la más dinámica con una demora de 8.07 días-, País Vasco, La Rioja, Aragón, Cantabria, Cataluña y Baleares.

En el lado contrario, solo Ceuta registró en los últimos tres meses del año un Retraso Medio de Pagos (RMP) superior a 20 días. Detrás, los mayores retrasos se sitúan en Canarias (18,68 días), Extremadura (16,24 días), Melilla (16,13 días) y Castilla-La Mancha (15,94 días). Con estos datos se pone fin a la tendencia bajista registrada en los últimos trimestres, con un aumento a nivel nacional de 1,37 días frente al trimestre anterior.

En cuanto al comportamiento de pago, Castilla y León realizó hasta el 59,91 por ciento de los pagos de manera puntual, frente al 33,4 por ciento de casos en los que el retraso llegó hasta los 30 días. En el 2,95 por ciento de los casos la demora fue superior a los 120 días y en el 1,65 por ciento de las situaciones se posicionó entre 31 y 60 días, según los datos publicados por este mismo estudio.

Por sectores, el de administración fue el que registró el mayor RPM durante el último trimestre del año y el único que superó los 20 días de media a nivel nacional, con 20,30 días, seguido de otros servicios, con una media de 17,58 días. Por el contrario, el estudio recoge que los sectores que pagaron por debajo de la media fueron el de la industria (10,17 días), el comercio (10,91 días), las comunicaciones (11,35 días), la sanidad (12,24 días) y la educación (12,36 días).

El incremento en el retraso fue generalizado en todos los sectores, aunque los mayores crecimientos tuvieron lugar en la construcción y actividades inmobiliarias, con un aumento de 3,21 días, y el sector de la agricultura, con 3,03 días más que el trimestre anterior. Respecto con el mismo periodo del año pasado, la evolución del RPM tampoco es homogénea, y algunos sectores aumentaron, como es el caso de las industrias extractivas (1,31 días más) y las actividades inmobiliarias (1,26 días más), mientras que la administración (4,56 días menos) y la sanidad (3,98 días) registraron las mayores disminuciones.

El aumento del RPM se apreció en casi todas las categorías de empresas durante el cuarto trimestre del año, salvo en las grandes. En general, fueron las microempresas (61.23 por ciento de los pagos) y las pequeñas empresas (54,23 por ciento) las que pagaron con mayor puntualidad que las de mayor tamaño, ya que las medianas se retrasaron en los pagos y abonaron sus facturas con puntualidad en el 32,94 por ciento de los casos, y las grandes en el 13,63 por ciento de las situaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos