Castilla y León reduce sus tasas de sobrepeso, pero no logra contener las de obesidad

Gráfico
Un niño recoge un bollo.

Casi uno de cada cuatro niños supera el peso recomendable, pero la Comunidad es la tercera con menos incidencia de menores obesos

ICAL

Castilla y León ha reducido en los últimos años la prevalencia de personas con sobrepeso, si bien no ha sabido contener las cifras de obesidad. En el primer caso, los datos cayeron a un ritmo del 3,5 por ciento, a mayor velocidad que el conjunto de España, un 2,48 por ciento. Si hace seis años la prevalencia era de 38,43 personas con sobrepeso por cada 100.000, ahora la tasa se encuentra en 37,1 en la Comunidad, algo superior a la media del país donde se considera que 35,74 personas por cada 100.000 tienen sobrepasan el peso recomendado. Frente a esta caída, la prevalencia de personas obesas se disparó en un 11,78 por ciento. En concreto, la tasa evolucionó de 13,84 personas por cada 100.000 a 15,47, algo por debajo de la media nacional, que se cerró con 16,91 personas, un 0,7 menos.

Son datos del último Informe Anual del Sistema Nacional de Salud consultado por Ical que refleja que la Comunidad ocupa el octavo puesto en el ránking de autonomías en prevalencia de sobrepeso, a distancia de Madrid (31,89) y de Aragón (38,19), los dos extremos. A ello se suma que entre la población infantil los datos de sobrepeso están por encima de la media española, en concreto, 2,03 puntos. Así, casi una cuarta parte -el 20,29 por ciento- de los niños que viven en Castilla y León tiene sobrepeso, mientras que en España la cifra se reduce a un 18,26. En este caso, las tasas más elevadas se encuentran en Baleares, donde el dato se dispara al 26,46 por ciento; País Vasco, con un 25,52; y Galicia, con un 23,83. Mientras, los mejores resultados se observan en Cantabria (9,64 ), La Rioja (12,42) y Aragón (13,36).

La buena noticia es que la prevalencia niños obesos se sitúa en 6,14 por cada 100.000 en Castilla y León, lo que significa una tasa más baja que la media del país, que se cerró en 9,56. En este caso, destacan autonomías como Aragón, con la prevalencia más baja, de 2,72, frente a los datos de las que lideran el ranking, que son Canarias (13,94), Murcia (12,61), Gailica (10,81) y Madrid (10,63). Junto a Aragón, las menores prevalencias se registran en Cantabria (2,82), Castilla y León (6,14) y País Vasco (6,97).

En prevalencia de obesidad en adultos, la mayoría de las autonomías vieron bajar sus cifras, algunas de manera considerable. Fue el caso de Extremadura, donde el porcentaje de obesos cayó un 22,37 por ciento, hasta una tasa de 16,8 personas por 100.000, ligeramente por debajo de la media del país; Baleares, con una reducción del 12,33 por ciento, hasta una tasa de 13,23; Murcia, del14,96 por ciento, hasta los 17,28 obsesos, y País Vasco, del 14,88 por ciento, hasta los 12,99.

En la otra cara de la moneda, en el de las que aumentaron las tasas, se encontraron, además de Castilla y León, Aragón (5,94 por ciento hasta los 16,58 por cada 100.000), Canarias (5,65 hasta los 19,25), Cantabria (35,61 por cieno hasta los 15,08), Cataluña (5,40 por ciento hasta los 15,02), Galicia (con un repunte del 7,72 por ciento y la mayor tasa, de 20,66), Madrid (2,17 por ciento y 14,59 afectados), Navarra (5,02 por ciento y 11,7, la tasa más baja).

Fotos