Castilla y León modera la pérdida de jóvenes hasta 1.836 en 2016, aunque se marcharon casi 14.000 en el último lustro

Castilla y León modera la pérdida de jóvenes hasta 1.836 en 2016, aunque se marcharon casi 14.000 en el último lustro

La tasa de paro del colectivo de entre 16 y 29 años duplicaba la media en 2016, hasta el 29,48%

ICAL

Castilla y León perdió 13.806 jóvenes menores de 30 años en el lustro que va de 2012 a 2016, según se constata en el informe La Juventud en Cifras 2016 de la Dirección General de Estadística de la Junta. Los datos reflejan un saldo negativo con otras autonomías de 18.098 jóvenes, frente a uno positivo con países extranjeros de 4.292.

Con todo, el último año de análisis, 2016, las cifras reflejan la salida hacia otros territorios de España de 326 menores de 15 años y 3.475 de entre 15 y 29; frente a la llegada de otros países de 710 del primer grupo, y 1.255 del segundo. Estos datos arrojan un saldo negativo de 1.836, el mejor de los cinco años de estudio. Y es que en 2012 el saldo fue negativo en 2.184; en 2013, en 3.778; en 2014, en 2.865; y en 2015, en 3.143.

El documento analiza múltiples aspectos sobre el colectivo y precisa en relación a su situación laboral, que los menores de 25 años presentaban una ganancia media anual en 2015 de 10.685,78 euros; una cifra que pasaba a los 17.231,94 euros para el grupo entre los 25 y los 34 años, ambas cantidades muy por debajo de la media de 21.296,1 para el conjunto de trabajadores de la Comunidad.

El estudio estadístico constata asimismo que el colectivo de jóvenes de entre 16 y 29 años de Castilla y León, cerró 2016, con una tasa de paro que se situó en el 29,48 por ciento, frente al 13,6 por ciento para los mayores de esa edad, con un índice medio para la Comunidad del 15,82 por ciento.

Asimismo, en relación a la tasa de empleo, el colectivo de entre 16 y 29 años, registró una porcentaje en 2016, del 37,23 por ciento; cuando los mayores de esa horquilla alcanzaron el 47,94 por ciento; y la tasa media para la Comunidad, fue del 46,38 por ciento.

Por lo que respecta a la tasa de actividad, se situaba para este colectivo en el 52,8 por ciento, por debajo del 55,49 por ciento de los mayores de 29 años, y una media para el conjunto de trabajadores de la Comunidad del 55,1 por ciento.

El estudio laboral sobre los jóvenes expone asimismo la enorme precariedad que sufrió este colectivo en 2016, cuando se contabilizaron 310.844 para trabajadores de entre 16 y 29 años, de los que el 93,3 por ciento (290.064), fueron de carácter temporal. Asimismo, cabe destacar que de los contratos temporales que se suscribieron para el colectivo, sólo el 55,7 por ciento fue a tiempo completo, y el reto, a tiempo parcial.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, el documento constata que en 2016, había en Castilla y León 78.210 cotizantes en el régimen general de menores de 29 años, 2.584 con entre 16 y 19 años; 24.329 con entre 20 y 24; y 51.297, con entre 25 y 29. Estos datos contrastan con los datos en el régimen de trabajadores autónomos, es decir, el de los emprendedores, que contabilizaba 344 de entre 16 y 19 años; 3.033 de entre 20 y 24; y 8.320 de entre 25 y 29.

El documento recoge asimismo la situación familiar del colectivo, y precisa que el 19,86 por ciento con entre 16 y 29 años, tiene pareja, con hijos; y el 26,67 por ciento; y el 33,98 por ciento vive en un hogar unipersonal.

Cabe destacar asimismo el grado de educación de un colectivo integrado por 303.408, con 97.225 con primera eta de educación secundaria y similar; 69.874, con secundaria con orientación general; 32.131, con secundaria con orientación profesional; 77.495, con superiores; 24,116 con primaria; 1.641 con primarios incompletos; y 999 analfabetos.

Contenido Patrocinado

Fotos