Castilla y León mantiene una deuda de 11.378 millones de euros, el 20,1 por ciento respecto al PIB

Gráfico
Deuda de las comunidades autónomas.

El endeudamiento de la Comunidad es el que menos ha crecido en lo que va de año, el 0,55 % frente al 3,22 % de aumento de la media nacional

ICAL Valladolid

Castilla y León cerró el segundo trimestre de 2017 con una deuda viva de 11.378 millones de euros, lo que equivale al 20,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que sitúa a la autonomía como la octava más saneada del país. Así lo señalan los datos que publicó el Banco de España. Esta ratio es cinco puntos inferior al promedio del resto, diferencial que se ha ampliado tres décimas respecto al periodo enero-marzo.

De hecho, el endeudamiento de la Comunidad es el que menos ha crecido en lo que va de año, el 0,55% frente al 3,22% que aumentó la media nacional. Castilla y León en cuanto a su deuda en relación al PIB, se sitúa por detrás de Madrid, País Vasco, Canarias, Galicia, Navarra, La Rioja y Asturias. Esta buena posición, la misma que en el primer trimestre del año, «refleja el uso adecuado de esta fórmula de financiación», según se indicó desde de la Junta.

Así, el peso de la deuda de la Comunidad sobre los 285.907 millones de euros que acumulan en total las autonomías cada vez es menor. A 30 de junio de este año, el pasivo de Castilla y León ascendía a 11.378 millones de euros, el 3,98 % del total, porcentaje que se ha rebajado seis décimas respecto a marzo.

En cantidad correspondiente a la Comunidad se incluyen los créditos formalizados en 2015 con cargo al Fondo de Facilidad Financiera (FFF), por importe de 2.053 millones de euros; las llamadas operaciones de 'factoring' sin recurso, es decir, la cesión de algunos créditos comerciales con la Administración a entidades financieras, que suponen 186 millones; la deuda vinculada a proyectos de colaboración público-privada, por 295 millones de euros, y los préstamos reintegrables que concede la Junta a las empresas, que añaden otros 292 millones.

La composición de la cartera de deuda de Castilla y León revela la importancia creciente de las emisiones frente a los préstamos, y sitúa a la Comunidad como entidad activa en los mercados a la hora de ampliar su base inversora. Así, el endeudamiento contraído por la primera vía se acerca a un tercio del total, en concreto el 31%, mientras que las operaciones crediticias tradicionales suponen el 69%.

Menos deuda de las empresas públicas

De los 11.378 millones de deuda viva de Castilla y León, que es la cifra que se tiene en cuenta a efectos del Procedimiento de Déficit Excesivo, el 96,2% corresponde a la Administración; el 3% a las universidades y entes públicos de derecho privado y únicamente el 0,8% es responsabilidad de las empresas públicas.

La metodología del Sistema Europeo de Cuentas (SEC) excluye los créditos contratados por las sociedades públicas que realizan actividades de mercado. En el caso de la Comunidad, su deuda ascendía a 176 millones de euros en el segundo trimestre de 2017, tres millones menos que entre enero y marzo y el 0,3 por ciento del PIB autonómico, una décima inferior a la ratio del conjunto de comunidades.

El resultado de sumar la deuda que computa el Sistema Europeo de Cuentas (11.378 millones de euros) y la que no (176 millones) eran 11.554 millones hasta junio, una cantidad equivalente al 20,4% del PIB, el octavo porcentaje más bajo entre las autonomías. Es además 5,1 puntos inferior a la media, ya que el endeudamiento global del sector público autonómico representaba en la misma fecha el 255% de su Producto Interior Bruto y alcanzaba los 290.218 millones.

Por último, que al cierre del segundo trimestre Castilla y León había cubierto el 53 % de las necesidades anuales del endeudamiento estimadas para 2017 a través de tres emisiones de deuda y ocho préstamos bilaterales, por un importe global de 811 millones de euros. Para la cobertura de la deuda del segundo semestre la Comunidad ha solicitado la adhesión al compartimento de Facilidad Financiera, al que da acceso el cumplimiento de las tres reglas fiscales en el ejercicio 2016 -déficit, deuda y regla de gasto-. Como consecuencia de ello, se ha firmado ya un primer préstamo de 162,5 millones de euros en julio para cubrir las necesidades del tercer trimestre de este año.

El préstamo correspondiente a la cuantía del cuarto trimestre se suscribirá en las próximas semanas, una vez que la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha adjudicado a la Comunidad 449,6 millones de euros de ese fondo.

Fotos