Castilla y León empieza a aplicar el test que sustituye a la amniocentesis

Entrada principal del Hospital Río Hortega./J. Galván
Entrada principal del Hospital Río Hortega. / J. Galván

El Consejo de Gobierno autoriza la compra de material para analizar el ADN en sangre en el Hospital Universitario Río Hortega

S. ESCRIBANO

El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado un gasto de 1,56 millones para compra reactivos y un secuenciador masivo que permita detectar anomalías cromosómicas prenatales mediante un test de aneuploidías en sangre. La adquisición es para el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid.

La consejera portavoz de la Junta, Milagros Marcos, ha destacado que esta prueba elimina los riesgos para el feto y la madre gestante que tiene la amniocentesis, procedimiento más invasivo puesto que se obtiene el material genético al extraerlo mediante pinchazo en el útero materno y requiere cuidados posteriores como reposo.

El diagnóstico prenatal comienza en la actualidad con un cribado de las madres durante el primer trimestre del embarazo en el que se estudio el riesgo de que el bebe nazca con síndrome de Down o de Edwards. Según ese resultado se decide aconsejar o no a los padres la realización de una amniocentesis.

La partida económica aprobada por la Junta de Castilla y León dotará al laboratorio de genética del Río Hortega de los medios necesarios para estudiar el ADN fetal mediante el test de nueva aplicación. El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, informó el lunes, en las Cortes, de la incorporación de esta prueba a la cartera de servicios del centro hospitalario de Valladolid.

Fotos