Castilla y León y otras doce autonomías abren un frente en contra del «privilegio» del cupo vasco

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y el asturiano, Javier Fernández, escuchan el discurso de su homólogo de Castilla y León, Juan Vicente Herrera./P. Lorenzana
El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y el asturiano, Javier Fernández, escuchan el discurso de su homólogo de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. / P. Lorenzana

El PNV las acusa de querer vivir «de papá Estado»; Rajoy avisa de que no habrá reforma de la financiación si no tiene el respaldo del PSOE Asturias y otras doce regiones piden una mayor aportación foral a la solidaridad

ÁNDRES SUÁREZ

Unos días después de que el Congreso de los Diputados diese luz verde al nuevo cupo vasco, la queja de las autonomías por los «privilegios» económicos de que disfruta la comunidad foral es casi unánime. Castilla y León, Asturias y otras once autonomías han reclamado al Gobierno central que, aprovechando la reforma del modelo de financiación, garantice que el País Vasco contribuya adecuadamente a la solidaridad interterritorial.

Así se refleja en los escritos que sus dirigentes han remitido al Ministerio de Hacienda con sus análisis y objeciones a la propuesta de revisión del modelo planteada por los expertos. La réplica del PNV, fue fulminante. Quienes protestan, relató su portavoz parlamentario, Aitor Esteban, quieren vivir «de papá Estado».

Con excepción de los dos territorios forales -País Vasco y Navarra- y de Cataluña y Canarias, el resto de comunidades han levantado la voz ante Hacienda en protesta por las ventajas económicas de que, según su criterio, disfrutan vascos y navarros.

Nadie cuestiona el sistema de concierto que les reconoce la Constitución pero sí el cálculo del cupo, de la cantidad que aportan cada año a las arcas estatales. El resultado final, sostienen los dirigentes regionales, cada uno con sus matices, favorece claramente a las autonomías forales frente a las de régimen común.

El criterio de los 'barones' de Castilla y León, Galicia, Valencia o Andalucía no dista demasiado del expresado por el Principado, cuyo análisis sobre la propuesta de reforma de la financiación de los expertos fue adelantado por este periódico la pasada semana.

La clave es evitar «resultados financieros privilegiados» y ello pasa por que «los territorios forales participen en los fondos del sistema de financiación de las comunidades de régimen común a través de aportaciones o mecanismos análogos». Esto es, que colaboren a la solidaridad y el equilibrio interterritorial.

El mensaje va directo al Gobierno de Mariano Rajoy, cuyo sustento parlamentario pasa por el respaldo del PNV, que le da oxígeno apoyando sus presupuestos y con el que acaba de pactar un nuevo cupo favorable, según los críticos, a los intereses vascos. Los nacionalistas han propuesto extender su modelo de concierto al resto de comunidades y ante la negativa de los 'barones' a esa oferta, responden: las autonomías «prefieren evitar responsabilidades, no asumir riesgos y que pague papá Estado».

Más allá del cupo, la reforma del modelo de financiación se antoja muy complicada. Rajoy remarcó la necesidad de pactar el nuevo sistema con el PSOE y deslizó que, sin ese acuerdo, no habrá cambio. El líder socialista, Pedro Sánchez, apremió al Ejecutivo a acelerar el proceso en pos de un nuevo mecanismo que en el reparto de los recursos atienda prioridades de Asturias como, citó, el envejecimiento y el despoblamiento.

De la Fuente y Monasterio

El cupo vasco también aparecerá en la comisión sobre el modelo territorial del Congreso. Ciudadanos citará a Ángel de la Fuente, integrante del comité de expertos para la reforma de la financiación, cuyo informe reclama que las comunidades forales aporten adecuadamente a la solidaridad, y Carlos Monasterio, primer técnico designado por el Principado, que dejó su puesto en protesta por el acuerdo del Gobierno y el PNV.

Contenido Patrocinado

Fotos