Castilla y León es la comunidad con menos rupturas matrimoniales

Pareja enfadada/Ice Tea Imágenes
Pareja enfadada / Ice Tea Imágenes

Por cada 10.000 habitantes 5,15 demandan la disolución de su matrimonio

EL NORTE

Castilla y León es la comunidad autónoma que menos demandas de disolución matrimonial registra en relación a su población, en concreto una media de 5,15 por cada 10.000 habitantes en el segundo trimestre del año, mientras que la media nacional es de 6,44.

Así se desprende de los datos que hoy ha hecho públicos el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que indica que Canarias (7,4) y la Comunidad Valenciana (7,39) son los territorios donde mayor número de demandas por habitante se registraron, aunque Asturias (6,99), Cataluña (6,89), Andalucía (6,77), Islas Baleares (6,75), Cantabria (6,67) y Murcia (6,55) también superaron la media española.

En el otro extremo, Castilla y León (5,15) es la Comunidad Autónoma que menos demandas de disolución matrimonial registra en relación con su población.

En el conjunto del país, el número de demandas de disolución matrimonial -separaciones y divorcios- ha descendido un 10,3 por ciento en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo de 2016.

Aunque el descenso se observa en todas las formas de disolución, la mayor reducción interanual se dio en las separaciones no consensuadas, que con las 440 presentadas han registrado un 14,6 por ciento menos que en el mismo período del año pasado.

Mientras tanto, las separaciones de mutuo acuerdo cayeron un 12,1 por ciento al pasar de 1.061 a 933.

Los 17.095 divorcios consensuados fueron un 9,3 por ciento menos que los presentados entre el 1 de abril y el 30 de junio de 2016; mientras que las 11.520 demandas contenciosas representan un descenso del 9,3 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

En este trimestre se presentaron además 36 demandas de nulidad matrimonial, frente a las 46 que hubo en el mismo periodo de 2016.

Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial del trimestre con la población a 1 de enero de 2017, la media nacional de demandas de disolución por cada diez mil habitantes fue de 6,44.

La estadística también revela que todos los procedimientos de modificación de medidas, matrimoniales y no matrimoniales, presentaron descensos en el segundo trimestre de 2017.

Así, se iniciaron 2.804 procedimientos de modificación de medidas matrimoniales consensuadas, un 7,5 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior; y 9.391 de modificación de medidas no consensuadas, con un descenso del 4,2 por ciento.

En cuanto a los procedimientos de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, se presentaron 5.094 demandas consensuadas, un 5,4 por ciento menos que en el mismo periodo de 2016; y 7.441 demandas no consensuadas, un 6,3 por ciento menos.

Fotos