Camareros y peones industriales, profesiones que aglutinan casi cuatro de cada diez contratos que se firman en la Comunidad

Camareros y peones industriales, profesiones que aglutinan casi cuatro de cada diez contratos que se firman en la ComunidadGráfico

Los sindicatos denuncian que la temporalidad de estos sectores supone una de las lacras del mercado laboral de Castilla y León

ICAL

Las profesiones de camarero y de peón industrial aglutinan casi cuatro de cada diez contratos que se firman en Castilla y León, mientras que la tercera profesión más demanda es la de limpiador, que representa el 7,40 por ciento, por delante de los vendedores en tiendas (5,67 por ciento), según datos relativos al cuarto trimestre del informe 'Las ocupaciones en el mercado de trabajo' que elabora el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL).

Estas profesiones se vienen repitiendo en los últimos años, aunque con un menor peso específico. Así, en el mismo periodo de 2010 los peones industriales representaban el 15,4 por ciento y los camareros casi la mitad con poco más del 10 por ciento. La tercera plaza era para los contratos de limpieza 9,3 por ciento por delante de peones agrarios (8,7 por ciento).

En los últimos tres meses del pasado año se realizaron 35.644 contratos de camareros (19,1 por ciento), 34.671 de peones de industriales manofactureras (18,5 por ciento), 13.812 de limpiadores y 10.577 de vendedores. Después, y entre las cincuenta profesiones más contratadas, aparecen la de peones agrícolas, con 6.060 (3,2 por ciento); monitores de actividades recreativas, con 5.144 (2,7 por ciento); ayudantes de cocina, con 4.904 (2,63 por ciento); cocineros, con 3.434 (1,84 por ciento), peones agrícolas en huertas, con 3.324 (1,78 por ciento) y conductores de camiones, con 3.253 (1,74 por ciento).

Tanto para el secretario de Empleo y Formación de CCOO Castilla y León, Nino Fernández, como para el secretario de Acción de Política Sindical de UGT, Raúl Santa Eufemia, coinciden en señalar que estos datos ponen a las claras que la temporalidad es una de las lacras del mercado laboral de Castilla y León.

Temporalidad

El dirigente de CCOO argumenta que aunque España pueda tener una tasa de temporalidad mayor que el conjunto de la Unión Europea por el peso del sector turístico, pero asegura que no es de recibo que la temporalidad de España duplique a la europea al superar el 25 por ciento. «Aplicando la normativa y luchando contra el fraude empresarial se lograría, al menos, un descenso de entre ocho y diez puntos en la tasa de temporalidad», sentencia.

En este sentido, Fernández denunció que en Castilla y León hay más de 80.000 trabajadores que encadenan contratos en la misma empresa y de ellos unos 35.000 con una antigüedad de más de años, por lo que legalmente deberían pasar a tener un contrato indefinido.

No obstante, Nino Fernández reconoce en la lucha contra el fraude el trabajador es la parte más débil, ya que una denuncia ante los tribunales por encadenamiento de contratos supone, en la mayoría de los casos, «el despido automático». En este sentido reclamó la derogación de la Reforma Laboral del PP y también de la normativa anterior a la misma, y recalcó la importancia que tiene la negociación colectiva en las empresas para luchar contra la temporalidad. «Sin el freno que la negociación colectiva supone en la mayoría de los casos, la temporalidad sería mucho mayor», apuntó

A su vez, el secretario de Empleo de CCOO, que propone establecer a los contratos temporales penalizaciones en forma de un incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social, también explica que el mayor peso que las profesiones de camareros y peones industriales tienen en la contratación se debe a los efectos de la Reforma Laboral y a la mayor creación de empleo. «Estamos ante sectores que históricamente generan mucha mano de obra y que sufren una temporalidad muy alta, que en el caso de la hostelería alcanza el 40 por ciento», apuntó.

Devaluación de derechos

Por su parte, Raúl Santa Eufemia denuncia que estos sectores son el exponente de la devaluación que están sufriendo los derechos de los trabajadores y sus salarios, así como del peso que están ganando las contrataciones externalizadas en las empresas. Además, también criticó la «falta de respeto» a la cualificación profesional de los que se incorporan al mercado de trabajo, factor que está provocando la marcha de muchos jóvenes de Castilla y León.

A su vez, Santa Eufemia advirtió que se están empezando a cometer los mismos errores que antes de la crisis «ya que se está apostando por la construcción y la hostelería, que son los sectores que más empleo precario generan.

Al mismo tiempo planteó que es necesario incrementar la vigilancia de la Inspección de Trabajo para combatir la economía sumergida que rodea a la construcción o el cooperativismo al que recurren algunas empresas para no tener contratos directos. En este sentido, apuntó que el pasado año, un ejercicio histórico para el sector turístico, una campaña especial de vigilancia promovida desde UGT y realizada por la Inspección de Trabajo puso de manifiesto los abusos generalizados que sufren los trabajadores de este sector, incluidos los de las grandes cadenas.

Por último, Santa Eufemia propone una mesa de diálogo sobre el empleo en la que estén representandos sindicatos, administraciones y empresarios para abordar reformas, empezando por la normativa laboral y continuando con la fiscalidad. «El objetivo primordial debe ser evitar la marcha de nuestros jóvenes. Por desgracia, a Castilla y León sólo regresan los jubilados», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos