La biomasa en Castilla y León evita la emisión de 859.156 toneladas de CO2, la contaminación de 572.769 vehículos en un año

Planta de biomasa en Castilla y León./
Planta de biomasa en Castilla y León.

Valladolid registra el mayor aumento de las nueve provincias en número de equipos, pero León concentra el 17% del total autonómico

ICAL

La utilización de biomasa como fuente de energía térmica en Castilla y León ha evitado la emisión de 859.156 toneladas de CO2, equivalente al dióxido de carbono que generan 572.769 vehículos durante un año, mientras que en la provincia de Valladolid fueron 121.955 toneladas las que contribuyeron a la reducción de gases de efecto invernadero en España, según informó hoy Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, AVEBIOM, durante su visita a la exposición itinerante ‘Biomasa en tu casa’ situada esta semana en el recinto de la Feria de Muestras de Valladolid.

Javier Díaz aseguró que estos datos, que ofrece el Observatorio de Biomasa gestionado por AVEBIOM, reflejan una reducción de las emisiones de CO2 en la provincia de Valladolid equivalente a la contaminación que producen 81.303 vehículos durante un año.

Según esos datos, Castilla y León contaba a finales de 2016 con 31.138 instalaciones de biomasa, 5.769 más que el año anterior (+22,8 por ciento), con una potencia instalada de casi 1,4 millones de KW.

Por provincias, León es la que más instalaciones de biomasa operativas concentra (5.322, el 17 por ciento de todas las de Castilla y León). En términos absolutos es también la provincia en la que más aumentó el número de instalaciones en 2016 (con 944 nuevas) con respecto al año anterior.

En toda España operaban a finales del año pasado 198.887 equipos de biomasa de alto rendimiento, 38.851 más que en 2016 (+24 por ciento), con una potencia instalada total de 8.297,6MW, según el Observatorio de Biomasa.

El presidente de AVEBIOM valoró “muy positivamente las cifras del sector de la biomasa en 2016, ya que “se han superado los objetivos que nos habíamos marcado para el ejercicio”, pese a que en ese año se registraron algunas circunstancias que pudieron aminorar de alguna manera el ritmo de crecimiento del número de instalaciones.

Entre ellas, se refirió, por ejemplo, a unas temperaturas más suaves de lo habitual en invierno, unos precios más bajos del gasóleo durante una buena parte del ejercicio y la propia inestabilidad política, que provocó una ligera contracción del consumo en general”.

A finales de 2016 había 3.837 equipos de biomasa de alto rendimiento en otros tantos hogares o edificios de la provincia de Valladolid, el 12,3 por ciento del total en Castilla y León. Esta cifra refleja un incremento de 743 equipos sobre el año anterior, el mayor aumento registrado en las nueve provincias de Castilla y León (+24 por ciento), con una potencia instalada total de 212.023 kW (+11,5 por ciento), el 15 por ciento del total de Castilla y León, según el Observatorio de Biomasa.

La mayor parte de los equipos instalados durante el año 2016 fueron estufas de pellet (674), cuya tendencia de comercialización ha derivado hacia los grandes almacenes de bricolaje y continúa al alza con equipos cada vez de menor potencia, pero más tecnificados. La potencia media de las estufas comercializadas en 2016 ha sido de 11,3kW.

Tanto las primeras autoridades de Valladolid como de la Junta, que presidieron el acto de inauguración de la Feria de Muestras, coincidieron en calificar a Valladolid como “capital de la bioenergía”, tanto de España como del sur de Europa, debido a la concentración de actividades del sector y al importante desarrollo de instalaciones de biomasa en esta ciudad, con nuevas redes de calor y un importante incremento de estufas y calderas en hogares y centros de trabajo o de ocio.

Contenido Patrocinado

Fotos