Beneficio millonario para Acor

Carlos Rico, durante la Asamblea General de la cooperativa del año pasado. /F. Jiménez
Carlos Rico, durante la Asamblea General de la cooperativa del año pasado. / F. Jiménez

Cuadruplica su beneficio en un año y recupera la senda del millón de euros

Sonia Andrino
SONIA ANDRINO

Era la última campaña bajo el sistema europeo de cuotas ya la cooperativa azucarera Acor no se le ha dado nada mal. La sociedad vallisoletana cerró el ejercicio económico de 2016-2017 (las cuentas se sellan en julio) casi cuadruplicando el beneficio del año pasado al colocar esta cifra en 1.230.908 euros, muy alejados de los 354.916 que obtuvieron en el ejercicio inmediatamente anterior. En aquella ocasión, la sociedad ponía freno al desangrado de un año que le hizo cerrar con pérdidas en la campaña del 2014-2015 pero, la gestión de la cooperativa ha conseguido que en dos años, el barco ha vuelto a navegar a toda vela.

El precio del azúcar ha contribuido en alguna medida a este incremento del beneficio a pesar de que, según la información remitida a los socios, su recuperación ha sido «leve y lenta» y se sitúa solo en el 20% después de que hubiera caído más del 42% en las campañas anteriores. Junto a ello, ha sido importante también el aumento de la cantidad comercializada y la cooperativa valora el hecho de haber incrementado el beneficio obtenido con respecto a la campaña 2015-2016 «pese al incremento de los costes fijos derivados de la baja molturación» en la planta de Olmedo. Y es que, la que se ha cerrado, ha sido una campaña en la zona norte, corta en superficie y en producción, a nivel global, y ha estado «plagada de dificultades, aunque terminó mejor de lo que empezó», asegura la sociedad cooperativa que habla de siembras tardías, irregulares y que no se realizaron en óptimas condiciones debido a una meteorología desfavorable.

Retorno de 1,5 euros

A pesar de ello, el órgano gestor exhibe la capacidad que ha tenido la cooperativa para entregar un retorno de 1,5 euros por tonelada a los socios con participación. De esta forma se aseguraba el precio mínimo por tonelada acordado en la Asamblea General y que se mantendrá hasta 2020. No obstante, explican desde la azucarera, a esa cantidad hay que sumar las dos ayudas oficiales que existen para este cultivo (y que el presidente propone que se sigan manteniendo) y que ascienden a 8,74 euros, con lo cual, el socio ha percibido un precio equivalente de 43,5 euros por tonelada de remolacha tipo.

El presidente de la cooperativa, Carlos Rico, huye de cualquier tipo de manifestación heroica en la carta que anualmente envía a los socios acompañando la memoria económica y reconoce que, aún así, los rendimientos han sido «ligeramente inferiores» a los registrados en los años precedentes y explica los efectos negativos que ha provocado la alteración del nuevo difusor que motivó la detención del proceso de molturación durante la campaña y con ello «consecuencias negativas sobre los costes productivos».

Temas

Acor

Fotos