Bayón destaca que Protos lleva 90 años reinvirtiendo en calidad como herramienta de crecimiento

Edmundo Bayón, durante su intervención. /Gabriel Villamil
Edmundo Bayón, durante su intervención. / Gabriel Villamil

El presidente ha subrayado que la bodega desde 1927 no ha hecho otra cosa que «reinvertir en calidad como herramienta de crecimiento y el compromiso con nuestra gente»

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

«Nos dejaron trazados los caminos a recorrer», ha señalado Edmundo Bayón, presidente del Consejo de Administración de Bodegas Protos, en referencia a los once primeros socios que crearon Bodegas Protos en 1927 en Peñafiel. «Aquellos visionarios proyectaron sus sueños, sus ganas de éxito y de romper con lo establecido para elaborar vinos diferentes a los que se producían en la época», apuntó. De hecho, según ha recordado Bayón, en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 los vinos de la marca Ribera del Duero de las dos primeras añadas de Protos (1927 y 1928) recibieron sendas medallas de oro..

Duranto el acto de conmemoración de los 90 años de la bodega, Bayón ha detallado algunos de hitos de la evolución de Protos en este tiempo, como los dos kilómetros de galerías subterráneas horadados bajo el cerro del castillo de Peñafiel en 1970; autorizar la marca como nombre para Ribera del Duero, una decisión que benefició a todas las bodegas y puso los cimientos de una Denominación de Origen con gran prestigio en la actualidad; y una gestión moderna, eficaz y eficiente en los años 90.

Nueva bodega vanguardista

Otro de los hitos fundamentales para Protos fue la construcción entre los años 2004 y 2008 de la nueva bodega vanguardista por el arquitecto británico Richard Rogers, que por cierto no ha podido acudir hoy por motivos de salud, aunque ha dirigido unas palabras a todos a través de un vídeo.

Más información

Unas instalaciones que están conectadas con la antigua bodega subterránea y que han recibido ya a 250.000 enoturistas desde 2008.

Después de 1927, llegaron los tiempos de consolidación y avances tecnológicos, hasta llegar hoy a contar con una bodega subterránea de dos kilómetros de galerías bajo el cerro en el que está enclavado el Castillo de Peñafiel, según ha detallado Edmundo Bayón.

Contenido Patrocinado

Fotos