PP y Cs aparcan la supresión del aforamiento de los procuradores ante la falta de acuerdo con PSOE y Podemos

Los portavoces de los grupos Popular, Raúl de la Hoz, y de Ciudadanos, Luis Fuentes. /Miriam Chacón
Los portavoces de los grupos Popular, Raúl de la Hoz, y de Ciudadanos, Luis Fuentes. / Miriam Chacón

La inclusión de los miembros de la Junta por socialistas y morados en la propuesta de mínimos para la reforma del Estatuto de Autonomía impide el consenso entre los grupos

Los grupos Popular y de Ciudadanos decidieron este miércoles renunciar a presentar su propuesta para limitar el aforamiento de los procuradores de las Cortes a través de una reforma de "mínimos" y “sencilla” del Estatuto de Autonomía ante la falta de consenso con PSOE y Podemos, quienes se mostraron a favor de eliminar ese privilegio pero no aceptaron que no se incluya al presidente y miembros de la Junta de Castilla y León.

La reunión celebrada esta mañana en las Cortes finalizó sin acuerdo y con un cruce de reproches entre los portavoces de los cuatro grupos parlamentarios, ya que el Mixto (IU) no acudió al encuentro. Raúl de la Hoz (PP) y Luis Fuentes (Ciudadanos) expresaron “la tristeza y la decepción” por no avanzar en un “paso tan sencillo”, mientras que José Francisco Martín (PSOE) y Pablo Fernández (Podemos) calificaron la propuesta de “paripé” y criticaron que a ambos grupos no les “importe” una reforma más amplía del Estatuto en relación a los derechos sociales.

“Sorprendido y decepcionado” compareció ante la prensa Luis Fuentes, cuyo grupo impulsó la propuesta en su acuerdo con el PP para facilitar la aprobación de los presupuestos de 2018, quien se preguntó para qué sirven los 25 procuradores del Grupo Socialista y dudar de la regeneración de la “nueva izquierda”, por Podemos, cuando han impedido “eliminar un privilegio de la clase política”.

Fuentes defendió que su grupo ha cumplido porque cuando planteó este asunto por primera vez ningún grupo estuvo a favor y ahora han conseguido “arrastrar” al PP, si bien reconoció que no ha querido avanzar más para eliminar todos los aforamientos. El portavoz naranja avanzó que en 2019 pedirá el voto de los “decepcionados” de PSOE y Podemos para poder aprobar lo no conseguido hoy.

Por su parte, Raúl de la Hoz lamentó que este miércoles no se haya podido firmar el texto planteado y calificó de “excusas” que PSOE y Podemos condicionen el acuerdo a que se incluya a los miembros del Ejecutivo, por lo que acusó a ambos de mantener un “lenguaje distinto” en función de sí están en el Gobierno, como en Extremadura, Aragón o Valencia, o en la oposición, como en Castilla y León.

De la Hoz se remontó al acuerdo de 22 de julio entre el presidente de la Junta y los portavoces parlamentarios en el que se recogió la reforma del Estatuto para limitar el aforamiento de los procuradores, no su eliminación, como recalcó, y estimar que consideraba ese punto como un consenso de mínimos para avanzar en esa materia.

El 'popular', que coincidió con PSOE y Podemos en que no es un asunto “sustancial” en la reforma del Estatuto, preguntó a ambos por qué no han propuesto antes la inclusión de los miembros de la Junta. “Son excusas de mal pagador”, calificó, después de recordar que el PSOE presentó una moción en el Senado en la que sólo planteó la supresión del aforamiento para los diputados y no aceptó vía enmienda su extensión al Gobierno.

Salvar la cara

El socialista José Francisco Martín y el morado Pablo Fernández coincidieron en que la eliminación de ese privilegio para los miembros de la Junta y su presidente es una condición indispensable para haber cerrado el acuerdo y en que no iban a “salvar la cara” con dicha propuesta limitada a quienes pueden pasar por las causas que investiga la justicia.

“Al PP y a Ciudadanos lo que menos les importa son los ciudadanos”, recriminó Martín, en referencia a que no están interesados en una reforma más amplía para blindar un suelo social y mejorar la calidad de vida de la gente y los recursos de las entidades locales. “¿Qué miedo tiene Herrera y su Gobierno?, se preguntó el socialista, para considerar que “tienen pánico al paseillo en los juzgados”.

Según el procurador, “sólo les importa mantener el privilegio del Gobierno”, por lo que estimó que es un “paripé” por parte del PP y de Ciudadanos, de quien criticó su “papelón” porque se les “promete el arreglo de dos calles”, en referencia a la denuncia que realizó en el pleno de presupuestos sobre las mejoras viarias en el pueblo (Caleruega) del procurador José Ignacio Delgado.

Martín aseguró que están de acuerdo en limitar los aforamientos pero añadió que tiene que ser para todos, mientras que De la Hoz estimó que se tiene que abrir un debate global en el Congreso en el que se aborde para todas las comunidades e incluso otros estamentos como el poder judicial. El socialista recogió el modelo de Murcia y se preguntó por qué Ciudadanos planteó allí la supresión para todos y aquí no. “Lo único que les importa es salvar la cara al presidente y a su Gobierno”, remachó. “Lo único que les obsesiona es el paseillo por los juzgados”, concluyó.

Tanto Martín como Pablo Fernández manifestaron que la regeneración es más amplía que suprimir el aforamiento de los procuradores, pues el primero subrayó que los presuntos casos de corrupción que están en los juzgados no afectan a los parlamentarios sino a miembros del Ejecutivo y el segundo se preguntó por qué se debe dar un trato distinto a unos y otros.

La limitación de los aforamientos de los procuradores con “ser importante, no es prioritario” esgrimió Pablo Fernández, quien se refirió a una reforma más amplía para recoger un suelo de gasto social y se mostró muy criticó con Ciudadano, al que calificó de “franquicia” en Castilla y León y de lanzar un “debate artificioso” ante “la escasez de propuestas”.

“Teledirigido por el PP quiere salvar la cara a Herrera. Para salvar la cara al presidente y su Gobierno, que no cuenten con nosotros”, sentenció, convencido de un “derroche” de dinero en las Cortes, que calificó de “más importante” para los ciudadanos, donde se refirió al “grotesco” pago de la dieta a los procuradores de PP y PSOE en la comisión de las cajas que “no quieren investigar”.

Pablo Fernández sacó su propuesta de reforma del Reglamento de las Cortes para que los procuradores tengan un sueldo y no estén sujetos a unas dietas por asistencia a las sesiones, algo que estimó que supondría un ahorro al erario público de la Cámara, mayor control y más transparencia. “Lo demás es un paripé, un sainete y un teatrillo”, zanjó.

Por último, señaló a Ciudadanos que si quiere avanzar en la regeneración no facilite la aprobación de las cuentas a un partido que “bloquea” las comisiones de investigación. “Es vergonzoso que haya permitido la aprobación de los presupuestos y venga aquí como adaliz de la regeneración”, concluyó.

La reforma del Estatuto de Autonomia requiere una mayoría cualificada de dos tercios de la Cámara (84 procuradores), que en este momento no suman los grupos del PP (42 parlamentarios) y Ciudadanos 5 escaños).

Contenido Patrocinado

Fotos