Las agresiones a profesionales sanitarios repuntan más de un 20% desde 2012 en Castilla y León

Las agresiones a profesionales sanitarios repuntan más de un 20% desde 2012 en Castilla y León

El sindicato de enfermería advierte de que la subida está provocada por la peor calidad asistencial que reciben los pacientes debido a los recortes presupuestarios

ICAL

Las agresiones a profesionales sanitarios se han incrementado en Castilla y León más de un 20 por ciento desde el 2012, al pasar de las 389 contabilizadas ese año a las 525 registradas en 2016, cifra que se previsiblemente se superará en 2017 ya que en los tres primeros trimestres se habían contabilizaron 463, según denunció hoy el sindicato de enfermeria Satse Castilla y León.

Este incremento, según apuntó la secretaria general de Satse en Castilla y León, Mercedes Gago, es consecuencia directa de la criss y de los recortes presupuestarios, que han provocado un deterioro de la calidad asistencial.

En este sentido argumentó que se ha producido, de forma generalizada, un incremento de los tiempos de espera por la falta de personal en hospitales y centros de salud, hasta el punto que se dan casos de que una sola enfermera debe atender a 20 pacientes, independientemente de la gravedad de los mismos.

Ante esta situación, que se repite en toda España, Satse ha puesto en marcha a nivel nacional una campaña de información y sensibilización para atajar una problema que sufren ocho de cada diez enfermeros, o lo que es lo mismo, 55 al día y más de 20.000 al año en el conjunto del país.

Uno de los objetivos de la campaña esta relacionado con los recortes, ya que desde Satse se quiere dejar claro que los problemas y carencias que pueden sufrir los pacientes no son responsabilidad de los profesionales y sí de la falta de medios materiales y humanos que ha provocado la crisis. Gago, además de reclamar que se repongan todas las plazas perdidas y se reviertan los recortes, argumentó que las “premura de muchas altas por la falta de personal está provocando muchos casos en los que los pacientes regresan a los hospitales a los pocos días por las puertas de Urgencias”.

La campaña, que además de carteles y folletos en centros sanitarios se desarrollará en redes sociales, medios 'on line' y radio, también pondrá el acento en la necesidad de que los profesionales denunciar para conocer con precisión toda la realidad del problema, ya que se estima que sólo el 11 por ciento de las agresiones salen a la luz.

Aunque Gago reconoció que la situación en esta materia en Castilla y León es mejor que en el conjunto nacional al contar con un observatorio de las agresiones, si reclamó que sean los propios gerentes de los hospitales los que denuncien de oficio, ya que así se evitará el miedo de los profesionales a posibles represalias.

A su vez, reclamó que exista una normativa que regule a nivel nacional todas las actuaciones necesarias para proteger a los profesionales, así como un incremento de la formación para afrontar situaciones conflictivas y el desarrollo de protocolos ante las agresiones.

“Profesionales, administraciones y ciudadanos debemos poner de nuestra parte para cambiar la actual realidad y no permitir que sucedan desafortunadas situaciones que acaban de forma abrupta con el ambiente de cordialidad y respeto mutuo que debe caracterizar siempre la relación entre el profesional y su paciente”, aseveró Gago.

Contenido Patrocinado

Fotos