Aclaraciones de la familia Villanueva

El exconsejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva. / Gabriel Villamil

Los hijos y coherederos del exconsejero de Economía de la Junta tachan de falsa la «supuesta denuncia» de Vicente Merino, promotor de la biorrefinería de Barcial, contra su padre

EL NORTEValladolid

«Los hijos y coherederos de Tomás Villanueva rectificamos esa información, firmando, ahora en su memoria, la rectificación, literal, que él tenía preparada para su remisión en la mañana del día 7 de septiembre, frustrada por su fallecimiento esa madrugada.

La información publicada el día 6 de septiembre de 2017, bajo el título de 'El promotor de la biorrefinería de Barcial denuncia peticiones del 20% de la empresa en nombre de Villanueva', es inexacta.

Si existe la denuncia a que se refiere, esa denuncia es falsa.

Tomás Villanueva no ha pedido, directa ni indirectamente, a Vicente Merino, ni a nadie, una participación en la empresa a que se refiere la noticia, ni en ninguna otra.

Tomás Villanueva no ha denunciado ni amenazado a Vicente Merino, ni ha realizado, ni pedido hacer, «informes falsos para dañar su imagen y la de la empresa».

Tomás Villanueva falleció habiendo tomado lo decisión de ejercer acciones judiciales contra quien, presuntamente, le ha denunciado en falso (Vicente Merino), y contra quienes, en su caso, hayan dicho hablar en su nombre o por su encargo, faltando deliberadamente o la verdad.

La Ley impone que los diligencias de Investigación de la Fiscalía son «reservadas», y no son públicas, al igual que las diligencias judiciales en fase de instrucción.

La noticia que rectificamos tiene su origen, cabe presumir, en una filtración interesada, que busca dañar el honor de Tomás Villanueva.

Esa noticia, que rectificamos, ha sido difundida sin previamente haber sido intentada contrastar con el aludido, Tomás Villanueva.

La difusión de ese artículo, sin contrastar la veracidad de la denuncia (a lo sumo su existencia), provoca daños y perjuicios, morales, con proyección personal, familiar, social y profesional, gravísimos e irreparables.

En esta situación, pedimos una reflexión sobre el daño que sufren la presunción de inocencia, y la honorabilidad del supuesto «denunciado», causando un daño actual irreparable, cuando la prensa difunde noticias cuya obtención parte de la premisa de que alguien, obligado por deber legal de discreción y reserva, lo ha infringido con impunidad».

Jaime e Ignacio Villanueva Redondo, hijos y coherederos de Tomás Villanueva Rodríguez.

Fotos