Leonoticias

Las claves para afrontar la menopausia

fotogalería

El doctor José María Fernández Moya charló, en las Aulas de Salud de El Norte de Castilla, sobre las consecuencias de la menopausia en la calidad de vida de la mujer. / Henar Sastre

  • El ginecólogo José María Fernández Moya participó en las Aulas de Salud de El Norte de Castilla, donde explicó las principales consecuencias del final de la vida reproductiva de la mujer

«A las mujeres, la biología les ha jugado una faena muy gorda». Así, sin paños calientes. El doctor José María Fernández Moya, coordinador jefe de Ginecología y Obstetricia de las Unidades de Salud de la Mujer de Recoletas Red Hospitalaria, fue ayer claro y franco: «La población envejece; la vida media está hoy en día en los 87 años, y tenemos que estar preparados para ello». Y en este vivir más, «pero también, y sobre todo, vivir mejor», las mujeres cuentan con el hándicap de la menopausia. «A partir de los 50 años, la mujer deja de producir hormonas; pero claro, vive hasta los 87, así que tenemos un problema porque pueden empezar a aparecer fenómenos adversos que van a repercutir de forma muy importante en su calidad de vida», explicó el doctor Fernández Moya, que enumeró en las Aulas de Salud de El Norte de Castilla las principales consecuencias de la menopausia. Aunque eso sí, y lo apuntó en varios momentos de su conferencia, «cada uno de ustedes es un ser individual, y va a vivir esta etapa de la vida de forma individual. Por ello es importante conocer el síndrome climatérico de la mano de su ginecólogo, y dejar de lado los consejos de las vecinas de cabecera. No vale el café para todos».

Fotos

  • El doctor José María Fernández Moya participa en las Aulas de Salud de El Norte

En su recorrido por los principales síntomas citó los sofocos –«uno de los fundamentales y que hacen que la mujer pierda su control biológico»– y tal vez el más comentado entre las mujeres que inician esta etapa. En el otro lado, la sensación de atrofia o sequedad vaginal es «el que más se callan», pero que puede ir asociado a multitud de patologías que necesitan de una adecuada higiene. En este punto, el doctor Fernández Moya reivindicó el concepto de salud vaginal, «al igual que hablamos de salud de los dientes o de los ojos».

Otra de las consecuencias de la menopausia es la osteoporosis. Una de cada tres mujeres mayores de 50 años la va a padecer. «Es necesario prevenir», añadió el ginecólogo, que apuntó que se registran en España más de 25.000 fracturas al año.

Y en este suma y sigue de contraindicaciones de género, Fernández Moya señaló que la ausencia de hormonas en la mujer multiplica por diez el riesgo cardiovascular y aumenta las posibilidades de sufrir cáncer. El más frecuente, el de mama –«que hoy en día se ha logrado controlar de forma muy importante»–, aunque también citó el cáncer de ovario.

Prevención

Sofocos, osteoporosis, riesgo cardiovascular, posibilidad de sufrir cáncer... Y una solo palabra para enfrentarlas: prevención, pero desde la juventud. Aquí, José María Fernández Moya introdujo otra interesante e innovadora reivindicación: educar desde el colegio en la salud de la mujer y la menopausia.

«No consiste solo en añadir años a la vida, sino vida a los años, que intentemos prolongarla», aseveró el coordinador jefe de Ginecología y Obstetricia de las Unidades de Salud de la Mujer de Recoletas Red Hospitalaria. En este punto, adoptar hábitos de vida saludable es crucial para mitigar estos síntomas: un paseo diario, no fumar y que no falte calcio y vitamina D.

Fernández Moya rompió también una lanza a favor de los tratamientos hormonales, denostados durante años tras un estudio de la doctora Manso de 2002 y que ella misma terminó rechazando. «El año pasado esta doctora se retractó en una carta; pero ya hemos perdido una oportunidad de tratar la menopausia para aquellas personas que así lo necesiten», comentó durante el turno de preguntas de estas Aulas de Salud, patrocinadas por la Junta de Castilla y León, Recoletas Red Hospitalaria y Gullón.«Todo el mundo quiere llegar a viejo, pero nadie quiere serlo. Podemos modificar nuestro envejecimiento con hábitos de vida saludable, y esa será la fórmula para vivir más y mejor», finalizó.