Leonoticias

El PP creará la Oficina del Cargo y dotará a su Grupo en las Cortes de un código ético de «obligado cumplimiento»

  • La Ponencia Política y de Reglamento aboga por un partido más transparente, más participativo, con más mecanismos de control y más implantación en el territorio

El Partido Popular de Castilla y León creará la Oficina del Cargo Popular, como un órgano con funciones en el ámbito de la ejemplaridad, transparencia e incompatibilidades, e implantará la figura del coordinador local para fortalecer su estructura en el territorio, a la vez que el Grupo Parlamentario en las Cortes deberá aprobar un código ético que será de “obligado cumplimiento” para los procuradores.

Estas son algunas de las novedades recogidas en la Ponencia Política y de Reglamento que se debatirá y aprobará en el 13 Congreso del partido previsto para el 1 de abril en Valladolid, en el que se ratificará a Alfonso Fernández Mañueco, vencedor en la primera vuelta, como presidente en sustitución de Juan Vicente Herrera.

Según sus redactores -Alfonso García Vicente, María Jesús Moro, María Ángeles Ortega y Magdalena Rodríguez-, esta ponencia sienta las bases de una nueva etapa en el Partido Popular de Castilla y León, que “toma y preserva el legado” de Juan Vicente Herrera al frente de la organización y “lo proyecta hacia el futuro” con un proyecto renovado y un modelo de partido a la “altura de los nuevos retos y exigencias de nuestra sociedad”.

Precisamente, su coordinador, Alfonso García Vicente -sustituyó a Antonio Silván cuando presentó su precandidatura-, explicó a Ical que entregaron la ponencia el 14 de marzo, tres días antes de la votación en primarias, y que el trabajo ha ido en paralelo porque conocieron la renuncia de Herrera y que abría dos aspirantes a la presidencia. Así, precisó que han dejado abierta la estructura orgánica -enumeran lo que existe- para que el candidato plantee su modelo.

Después de la polémica entre Junta, PP y oposición en la aprobación de la ley de los Altos Cargos por no incluirse vía enmienda un código ético para las Cortes, con limitación de mandatos para los miembros de la Mesa y cargos de portavoz y viceportavoz, como en el Ejecutivo, el PP recoge en su ponencia que el Grupo Popular se dotará de un código ético, que abordará como “contenido mínimo” las cuestiones reflejadas en la ley autonómica.

Se pretende actualizar su normativa interna y ampliar su papel dentro del partido más allá de su acción institucional, como elemento dinamizador del proyecto político del partido. El PP quiere que el grupo en las Cortes tenga un “protagonismo especial”, como explicó el coordinador de la ponencia, que precisó que luego será el grupo, en el marco de su autonomía, quien actualice su reglamento e incorpore la obligatoriedad del código ético.

Órgano de control

Otra de las novedades será la creación de la Oficina del Cargo Popular, definida como un órgano especializado para realizar un efectivo control interno y brindar el apoyo y ayuda a los cargos públicos y orgánicos. Tendrá autonomía en el ejercicio de sus funciones, en especial las referidas a idoneidad, ejemplaridad, transparencia e incompatibilidades, como refleja la ponencia.

Este nuevo órgano estará formado por cinco miembros que no desempeñen ningún cargo público u orgánico en cualquiera de los ámbitos del PP, que serán nombrados a propuesta del presidente autonómico y aprobados por el Comité Ejecutivo. Sus competencias serán sobre los miembros de la Junta Directiva Autonómica, que no lo sean de la nacional.

Uno de los “grandes objetivos” del nuevo reglamento es fortalecer la implantación territorial del Partido Popular, al considerar que el elevado número de municipios es una seña de identidad de Castilla y León. En ese marco, apuesta la ponencia por la descentralización de las estructuras orgánicas e introduce la figura del coordinador local en pueblos que no pueden constituir Junta Local propia.

Asimismo, refuerza el papel de los alcaldes y concejales de los 2.248 municipios de la Comunidad, recogiendo de manera expresa la obligación, en todos los ámbitos de representación institucional y acción política, de atender sus demandas y ser informados de cualquier iniciativa de interés local. “El PP de Castilla y León se define como un partido de alcaldes y concejales”, resumió.

Calidad democrática

Otra de las apuestas es mejorar y avanzar en la calidad democrática tanto en las instituciones como en todos los niveles de la organización. Así, se apuesta por la apertura del partido, con una mayor transparencia en la la información y en la participación tanto de los afiliados como del conjunto de la sociedad. Es por ello, que renueva su proyecto político para dar respuesta a la exigencia de mejora de la calidad democrática, a través de una mayor transparencia, participación y mecanismos de control.

Como partido abierto a la participación de afiliados y colectivos, la ponencia recoge en uno de sus artículos un responsable de participación, que será designado por el Comité Ejecutivo Autonómico con funciones de impulso de las políticas e instrumentos de participación, así como de incentivación de los afiliados.

En su introducción, define una comunidad en igualdad, una comunidad pujante y con oportunidades de futuro recoge como reto principal el desafío demográfico como una cuestión de estado y un asunto pendiente de la España constitucional-, un partido comprometido, una apuesta por la ejemplaridad y un reglamento innovador para un partido más abierto y participativo. Este apartado de 21 puntos, sería el “ideario” del legado de Herrera y los futuros retos, según su coordinador.

Precisamente, hoy se abre el plazo para la presentación de enmiendas a las ponencias, que se cerrará el próximo lunes, día 27. Todos los compromisarios que participarán en el congreso del 1 de abril podrán realizar sus propuestas.