Leonoticias

El nuevo Plan de Cuidados Paliativos verá la luz a principios de 2017 y pondrá el acento en Atención Primaria

  • Saéz Aguado explica que el objetivo es potenciar la atención en el domicilio siempre que sea posible

El nuevo Plan de Cuidados Paliativos que está ultimando la Consejería de Sanidad pondrá el acento en la formación de los profesionales de Atención Primaria y en la mejor coordinación entre las distintas unidades de hospitalización y los equipos especializados de soporte domiciliario, con el objetivo de potenciar y mejorar atención en el domicilio, siempre que sea posible, según adelantó hoy el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

Durante la firma de un convenio con la ONG Paliativos sin Fronteras destinado a la formación de pediatras y profesionales de los equipos de paliativos a domicilio en la atención de menores, el consejero anunció que el plan podría entrar en vigor en el primer trimestre del próximo año para mejorar la atención de los 9.000 pacientes que de media precisan cuidados paliativos en Castilla y León al año.

Saéz Aguado, que explicó que el borrador del nuevo plan esta siendo presentado a los profesionales sanitarios de todos los centros de Sacyl para recoger sus aportaciones, y que luego será remitido a las sociedades científicas, afirmó que la situación de los cuidados paliativos en Castilla y León es «razonable, aunque también es mejorable».

Con relación al convenio firmado esta mañana con Paliativos sin Fronteras, el consejero explicó que el pasado 4 de noviembre comenzó un curso 'online' impartido por esta ONG sobre medicina paliativa en niños y adolescentes y en el que participan más de un centenar de pediatras, médicos de los equipos de cuidados paliativos y enfermeras.

Además, apuntó que aunque se trata casos con una incidencia es reducida -se estima que la prevalencia puede estar alrededor de los 140 casos anuales susceptibles de cuidados paliativos pediátricos en la Comunidad entre una población menor de 18 años de 406.449 habitantes- cada uno de estos casos necesitan un tratamiento adecuado, específico y de calidad, para lo cual resulta decisiva la formación de los profesionales implicados en su asistencia.

En este sentido, el jefe de Pediatría del Hospital Río Hortega, Fernando Centeno, aseguró que nadie está preparado para enfrentarse a la pérdida de un hijo y explicó que además del apoyo psicológico en este tipo de casos también se requiere ayuda asistencial, tanto en el propio domicilio como, cuando sea preciso, en el hospital.

Mientras tanto, la vicepresidenta de Paliativos Sin Frontera, Carmen de la Fuente, insistió en que el objetivo debe ser que la atención siempre se realice en casa para que los «niños puedan morir en sus propias sábanas. Nunca debemos perder de vista que tenemos que facilitar el mayor confort posible a los niños que ya no tienen y a sus familias, pero siempre respetando el derecho y las preferencias de los menores», sentenció.

A su vez, la doctora De la Fuente resaltó que gracias a este convenio Castilla y León es la primera Comunidad en formar a pediatras y personal de cuidados paliativos en la atención a niños y adolescentes.

Patologías

Las patologías más frecuentes en la atención paliativa de niños y adolescentes pueden dividirse en cuatro grupos: en primer lugar, situaciones que amenazan la vida cuyo tratamiento curativo puede ser viable pero también fracasar: cáncer, infecciones, fallo cardíaco, hepático o renal, y en segundo lugar, enfermedades que requieren largos periodos de tratamiento intensivo para mantener la vida pero en los que aún es posible la muerte prematura: fibrosis quística, sida, anomalías cardiovasculares…

En tercer lugar, enfermedades progresivas sin opciones curativas, cuyo tratamiento es paliativo desde el diagnóstico, como trastornos neuromusculares o neurodegenerativos o cáncer metastásico avanzado en el momento del diagnóstico; y, por último, situaciones irreversibles que conllevan una extrema vulnerabilidad de padecer complicaciones: parálisis cerebral grave, trastornos genéticos, malformaciones congénitas, recién nacidos de muy bajo peso, lesiones cerebrales o de la médula espinal.