Leonoticias

El 95% de las personas con Síndrome de Down sufre desempleo pese a que pueden aportar «eficacia y reputación social»

Encuentro con personas con Síndrome de Down.
Encuentro con personas con Síndrome de Down. / Leticia Pérez
  • Fernández Carriedo, consejero de Empleo de la Junta, pide a los empresarios que «abran sus puertas» y contraten con normalidad a estas personas porque «su compromiso es mucho mayor»

Las personas con Síndrome de Down sufren una tasa de desempleo del 95 por ciento, muy por encima de la media del 85 por ciento para los discapacitados intelectuales y del 74 por ciento para los que sufren una discapacidad en general. Una situación que se produce pese a que son capaces de desarrollar un trabajo «con eficacia» y a que aportan reputación social y rentabilidad económica a la empresa, porque «su compromiso es mucho mayor».

El consejero de Empleo de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, clausuró hoy en Valladolid, el desayuno de trabajo 'Buenas prácticas de Responsabilidad Social Empresarial' (RSE) organizado por la Asociación Síndrome de Down, en el hotel Vincci Frontaura. Representantes de empresas como Cascajares, Aciturri Aeronáutica y la Fundación Vodafone expusieron líneas de trabajo en materia de RSE, así como las experiencias de apoyo a trabajadores con síndrome de Down del programa 'Yo me prep@ro'.

Fernández Carriedo apeló a que «debe ser normal la integración de estas personas en la empresa ordinaria» y defendió que su contratación «no supone un coste sino una oportunidad». El consejero reclamó a las empresas de la Comunidad que abran sus puertas a estas personas, ante el alto compromiso que asumen cuando logran un empleo y su eficacia porque «saben la responsabildiad que adquieren».

Carlos Fernández Carriedo también expuso que las empresas cada vez se van dando «más cuenta» de las ventajas que tiene vincularse cada vez más a la sociedad, el prestigio y la reputación que adquieren a través de sus programas de responsabilidad social corporativa, en debe incluir la empleabilidad de estos colectivos. Aseveró que estos trabajadores «aportan en positivo» y «hacen nuestra sociedad mejor» y trasladó que en el tejido productivo a las patas de empresa y cliente es preciso sumar la social.

En este contexto, una mujer con Síndrome de Down, Silvia Parada, que participó en el desayuno, explicó a los medios que trabaja en una panadería de una cadena de supermercados, donde acomete todas la albores que se les exige como el resto de compañeros. «Trabajo como una más», resaltó.

El presidente de la Asociación Down Valladolid, Manuel Velázquez, destacó que es preciso que Administración, asociaciones y empresa privada trabajen de la mano, de forma coordinada, para revertir la situación de desempleo que sufre el colectivo. «Es importante que se cumplan sus derechos y lograr su inclusión laboral en entornos normalizados», dijo.

Velázquez destacó que durante la jornada se puso de manifiesto que la contratación de estas personas «es rentable desde el punto de vista empresarial» y abogó por lograr el pleno empleo para reconocer que el camino que les queda «es largo». «Muy pocos están trabajando», lamentó. Sin embargo, reconoció que en Castilla y León pueden estar «satisfechos» por el apoyo que presta la Junta y multinacionales y empresas familiares «con valoresØ.

La responsable de Proyectos Social de la Fundación Vodafone, Pilar Sánchez, destacó que 'Yo me prep@ro' es el «programa más ambicioso en España» para la formación en neuvas tecnologías del colectivo, por el que ya han pasado en el conjunto nacional 720 personas, y 140 se integraron en una empresa. «El programa es un éxito», dijo, para precisar que Down Valladolid se ha unido en esta su tercera convocatoria.

Empleo con apoyo

Fernández Carriedo también recordó como novedad que la Consejería está estudiando la convocatoria, para el año 2017, de una medida que puede favorecer la inserción de personas con discapacidad con especiales dificultades en el mercado de trabajo ordinario, apoyando a trabajadores-preapradores en las empresas que ayuden a su inserción.

En este sentido, a través de esta línea se subvencionarían los 'preparadores laborales' que ayudarían a su integración laboral a personas con discapacidad con dificultades especiales. Así, se financiarían los costes laborales y de Seguridad Social que se generen durante el período de desarrollo del proyecto de 'Empleo con Apoyo', derivados de la contratación de estos preparadores de apoyo a los trabajadores que presentan una discapacidad severa para su integración laboral.

La ayuda en cada acción de empleo con apoyo se establece en función del número de trabajadores, el tipo y grado de discapacidad: aquellos con parálisis cerebral, con enfermedad mental o con discapacidad intelectual, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 65 por ciento, recibirían un máximo de 6.600 euros anuales; por cada trabajador con parálisis cerebral, con enfermedad mental o con discapacidad intelectual, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33 por ciento e inferior al 65 por ciento, un máximo de 4.000 euros anuales; y por cada trabajador con discapacidad física o sensorial, con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 65 por ciento, o personas sordas y con discapacidad auditiva reconocida igual o superior al 33 por ciento, un máximo de 2.500 euros anuales.

Contratación indefinida

Fernández Carriedo destacó también que la Consejería de Empleo realiza un especial esfuerzo presupuestario para financiar la contratación indefinida, la transformación en indefinidos de contratos temporales de trabajadores con discapacidad, así como la adaptación de sus respectivos puestos de trabajo, la dotación de medios de protección personal y el tránsito del empleo protegido en enclaves laborales específicos para trabajadores con discapacidad al mercado ordinario de trabajo.

La línea inicialmente convocada en 2016 estaba dotada con 300.000 euros, sin embargo, la importante cantidad de solicitudes presentadas implicó el incremento de la financiación en 141.636 euros hasta llegar a una dotación total para esta línea de subvención de 441.636 euros, lo que permitirá atender a 114 trabajadores con distintos niveles de discapacidad a tiempo completo. Cada contrato realizado se subvenciona con una ayuda de 3.907 euros a jornada completa, si bien en los casos de jornadas de duración parcial esta ayuda se reduce de forma proporcional.

Por otra parte, se subvenciona también con 901 euros la adaptación del puesto de trabajo o dotación de medios de protección personal de estos trabajadores con el límite de la inversión realizada. Y de la misma forma se apoya también el tránsito del empleo protegido en los enclaves laborales al mercado de trabajo ordinario con 7.814 euros por cada contratación indefinida de personas con discapacidad que presenten especiales dificultades para el acceso al mercado ordinario celebrado a jornada completa. Si el contrato fuera a tiempo parcial, la subvención se reducirá proporcionalmente según la jornada de trabajo pactada.

Los beneficiarios de estas ayudas son entidades sin ánimo de lucro, empresas que contraten indefinidamente o transformen a indefinidos los contratos a trabajadores con discapacidad, las 'empresas colaboradoras' que incorporen a trabajadores procedentes de los enclaves laborales y las Cooperativas de Trabajo Asociado que incorporen a trabajadores con discapacidad como socios.