Leonoticias

El tráfico crece un 6% en las autopistas de Astorga y Campomanes pero se mantienen a la cola de Castilla y León

Autopista León-Astorga.
Autopista León-Astorga. / Peio
  • El volumen medio en la AP-71 fue de 3.849 vehículos diarios y en la AP-66 de 7.937 | El conjunto de las carreteras de la provincia registró una subida del 5% en el primer semestre del año

El volumen de tráfico en el conjunto de las carreteras de León creció un 5,27% durante el primer semestre del año frente a la tímida subida interanual del 0,39% en el conjunto del 2015, según los ratios de movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) elaborados en base a la red de control del Centro de Gestión de Tráfico de Valladolid.

Un incremento que en el conjunto de la Comunidad fue del 3%, una cifra con la que se consolida el cambio de tendencia después de que este indicador hubiera acumulado caídas consecutivas de entre 1,5 y el 4,5 por ciento entre 2008 y 2013.

En ese sentido, las carreteras con un mayor incremento del tráfico en el primer semestre del año fueron las de Palencia (8,17 por ciento), León (5,27 por ciento) y Zamora (4,38 por ciento). En Burgos se registró un alza del cuatro por ciento, en Segovia del 2,87 por ciento y en Salamanca del 2,37 por ciento. Ávila, con un 0,76 por ciento, y Valladolid (1,85 por ciento) fueron las provincias con menores incrementos.

También el pasado año las que anotaron un mayor incremento de tráfico fueron las de Ávila (7,46 por ciento), Salamanca (5,76 por ciento) y Zamora (5,48 por ciento), mientras que en el lado opuesto se situaron las de León (0,39 por ciento) y Valladolid (0,49 por ciento). En Palencia la subida fue del 4,85 por ciento, en Burgos del 4,96 por ciento y en Segovia del 3,54 por ciento. La provincia de Soria quedó fuera de estos cálculos.

La DGT calcula estos ratios en función de los datos ofrecidos por las espiras de tráfico, unos dispositivos formados por sensores que se colocan en la propia vía y que además de controlar el número de vehículos y de diferenciar si se trata de un camión o de un turismo, también informa de la velocidad con que la circulan. La ubicación habitual de estas espiras, que varía de forma periódica, suelen ser las autovías, en especial en los nudos de enlace entre ellas, y en menor medida en carreteras nacionales y en otras autonómicas o provinciales que tienen un importante volumen de circulación.

Este incremento del tráfico también viene corroborado por la evolución en las autopistas. Así, según los datos del Ministerio de Fomento, las seis vías de peaje que transitan por Castilla y León presentaron el pasado año una intensidad media diaria de 11.268 vehículos, lo que supone un 6,1 por ciento más que la cifra alcanzada en 2014.

El comportamiento fue similar al del conjunto del país, donde el tráfico diario en vías de peaje se situó en 16.346 vehículos, con un crecimiento del 6,37 por ciento con relación al año anterior. En comparación con 2013, cuando la intensidad media fue de 66.207 vehículos, la subida fue de un 8,4 por ciento.

Mayores subidas

El mayor incremento en la intensidad media diaria se registró en la AP-51 (Ávila-Villacastin), con una subida del 9,5 por ciento, al pasar de 7.014 vehículos a 7.776, según datos del Ministerio de Fomento. En el caso de la AP-61 (Segovia-San Rafael), el crecimiento fue del 7,8 por ciento, hasta los 6.982 vehículos de media, mientras que en la AP-6 (Villalba-Adanero), la autopista de peaje que más tráfico registra de Castilla y León, la subida fue del 6,6 por ciento, hasta los 26.641 vehículos.

En el lado contrario se situó la AP-1 (Burgos-Arminón), la segunda autopista con mayor volumen de tráfico, donde el crecimiento sólo fue del 3,7 por ciento, hasta los 18.586 vehículos diarios. En la AP-66 (León-Campomanes) la intensidad media diaria se sitúo el pasado año en 7.937 vehículos (+5,7 por ciento), mientras que en la AP-71 (León-Astorga) se alcanzaron los 3.849 vehículos (+6,2 por ciento). En cualquier caso, todas ellas registraron un aumento de tráfico.

Autovías

Las principales autovías que vertebran la Comunidad también se registraron subidas generalizadas el pasado año. Así, según los datos registrados por la estaciones de control de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, en el caso de la A-62 los incrementos van del 1,7 por ciento en Villagonzalo (Burgos), con una intensidad de tráfico diario de 16.222 vehículos, al 9,9 por ciento en la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda, punto donde esta carretera alcanza su mayor volumen de tráfico con 39.848 vehículos diarios.

En la A-1 también se registraron incrementos. A la altura de Landa (Burgos), donde la intensidad media alcanzó los 39.406 vehículos, la subida fue del 3,7 por ciento, mientras que a su paso por el municipio segoviano de Hontoria de la Cuesta fue del 2,4 por ciento (16.160). Comportamiento similar se dio en la A-6, puesto que a la altura de Arévalo (Ávila) el tráfico subió el pasado año un 1,4%, hasta una intensidad diaria de 18.421 vehículos, mientras que a la altura de Rodrigatos de la Obispalía (León) el incremento fue del 2,8%(12.258).

En la A-52, a la altura de Rionegro del Puente (Zamora), el volumen de tráfico creció un 6,5 por ciento (8.452 vehículos diarios); en la A-11, en El Burgo de Osma (Soria) un 5,56 por ciento (3.131); en la N-403, a la altura de El Tiemblo (Ávila), un 4,5 por ciento (5.086), y en la A-66, a la altura de Calzada de Valduciel (Salamanca), un siete por ciento (8.084).