Leonoticias

Sáez Aguado anuncia «mejoras» en la vacunación frente al neumococo que se desestacionaliza

  • El consejero de Sanidad presentará los detalles sobre esta prestación en breve, coincidiendo con el Día de la Neumonía, que se celebra el 12 de noviembre

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, anunció este miércoles «mejoras» en la vacunación frente al neumococo, que por primera vez se desestacionalizará en Castilla y León. Esta vacuna se suministraba en los últimos años aprovechando la campaña de inmunización frente al virus de la gripe, que arranca en la Comunidad el próximo 7 de noviembre y finalizará el 23 de diciembre, debido, entre otros motivos, a la benévola climatología de este otoño.

Asimismo, Sáez Aguado avanzó que la Consejería de Sanidad ha elaborado un estudio sobre la vacunación contra el neumococo, que presentará en unas semanas. Los resultados han llevado a la administración sanitaria autonómica a introducir cambios que mejorarán, según dijo, esta prestación. Todo ello se conocerá en unos días, coincidiendo con la celebración el próximo 12 de noviembre del Día de la Neumonía.

Hasta ahora, Sanidad recomendaba vacunarse contra el neumococo (vacuna tipo polisacárida-23 valente) a los mayores de 60 años y a los nuevos ingresos en instituciones cerradas y centros geriátricos que no la hayan recibido previamente.

También, está indicada en adultos y niños (mayores de dos años) que presentan patologías de riesgo como la enfermedad cardiovascular crónica; la pulmonar crónica, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el enfisema y el asma en adultos mayores de 19 años; la Diabetes mellitus; el alcoholismo y enfermedad hepática crónica (incluida la cirrosis); la insuficiencia renal crónica o síndrome nefrótico, pacientes en hemodiálisis; las enfermedades que producen pérdida de líquido cefalorraquídeo; la asplenia anatómica o funcional, incluidas las drepanocitosis y la esplenectomía; las neoplasias hematológicas o generalizadas; las inmunodeficiencias congénitas o adquiridas; los afectados por VIH, sintomáticos o no; los tratamiento inmunosupresor, incluido corticoesteroides sistémicos; los transplantados de órgano sólido o médula ósea; las personas con implantes cocleares y los que tengan antecedente de padecimiento de enfermedad invasora por neumococo.