Leonoticias

Más rendimiento de quirófanos para bajar las listas de espera

Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad, en su despacho.
Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad, en su despacho. / Ramón Gómez
  • El consejero de Sanidad defiende que los resultados del plan de listas de espera se verán en 2019

Poco tiempo para encontrar resultados y un proyecto a largo plazo y como estrategia de funcionamiento y no como un plan de choque. Así explica el consejero de Sanidad, AntonioMaría Sáez Aguado, el balance trimestral cerrado en septiembre que, aunque muestra algún indicio de mejora respecto al periodo anterior de marzo a junio en cuanto al número global de pacientes, empeora, reconoce el responsable sanitario, en una comparativa con el mismo periodo de 2015.

«Desde que se ha puesto en marcha, el pasado es de marzo, el número de pacientes en lista de espera ha bajado en 171; aunque la demora media efectivamente ha crecido durante el verano. Ello se debe –explica– a las prioridades clínicas. Al operar los casos más graves y urgentes dejas más tiempo los más leves y ello hace aumentar la demora. El operar un cáncer de colon antes de 30 días hace retrasar un juanete igual un año».

Durante el reciente verano, explica Sáez Aguado, «bajó la actividad programada y ahora repunta». No obstante, el consejero de Sanidad reconoce que una comparativa anual revela datos más negativos pero también defiende que «este es un plan para años, hasta 2019, y de momento tiene un corto recorrido y las medidas que vamos a adoptar, en las que ya trabajamos necesitan su tiempo porque son estructurales, el Perycles busca mejorar la eficiencia». Y para ello, en primer lugar «vamos a mejorar el rendimiento de los quirófanos que actualmente está en el 74%. Podemos mejorar el tiempo de ocupación y, con ello, reducir la lista de espera claro».

Además, destaca el consejero, «me preocupa mucho las entradas, la actividad. Si se aumenta, crece la demora. Hemos detectado mucha variabilidad en las indicaciones de los distintos hospitales, unos operan más o antes problemas que otros abordan de otra manera. Por ejemplo, unas cataratas, algún centro indicaba operar los dos ojos desde el principio y, claro, son dos intervenciones. Vamos a estudiar esa variabilidad y a consensuar las indicaciones».

Otro aspecto importante, insiste Sáez Aguado, es «la depuración de las listas de espera. Figuran pacientes pendientes de cirugías para los cuales ya no hay indicación clínica de operación; incluso aparecen algunos que ya han fallecido. En ocasiones, hemos llamado la atención a algún hospital porque tiene pacientes de prioridad 1 con más de 30 días y nos han explicado que es por razones clínicas; pero figuran en la lista», añade el responsable sanitario.

También trabajamos en estudiar de la lista de espera estructural algunas prioridades, algunos pacientes parecen caer en el olvido y sumar doscientos días debe de ser ya una prioridad. Esperamos que con el plan Perycles mejoren todos en 2019 pero ya hay cuatro en los que ha bajado la demora y el número de pacientes; otros, como El Bierzo o Salamanca, arrastran muchos días de demora; pero en otros, en cambio, están en tan pocos días de media que se puede hablar de excelencia, hay unos seis con tiempos muy buenos y para los que ya no es fácil bajar porque si estás en 33 días... no queremos recursos ociosos. El plan contempla una media de 65 días», concluye.