Leonoticias

UCCL critica que la orden de la quema de rastrojos creo falsas esperanzas a los agricultores

  • Considera que Medio Ambiente y Agricultura ha «tomado el pelo» a los agricultores ya que, no solo se publicó tarde cuando ya ha comenzado la sementera, sino que incluye unas restricciones mucho más estrictas que el borrador conocido, que impide la quema de muchas parcelas de cereales que en un principio se podían quemar

La Unión de Campesinos de Castilla y León considera que la orden que autoriza la quema de rastrojos como medida fitosanitaria ha pillado con el «pie cambiado» a la mayoría de los agricultores y que, «lo que en un principio parecía que iba a ser una orden que solucionaría parte de los problemas fitosanitarios que tenía nuestra comunidad, se ha convertido en una orden que carece de efectividad».

UCCL considera que La Consejería de Medio Ambiente y Agricultura nos ha «tomado el pelo» ya que, muchos agricultores han dejado parcelas con la paja para quemar, pero finalmente no las van a poder quemar, por las mayores restricciones incluidas en la orden aprobada.

Además, el sistema para el registro de las solicitudes «está mal», ya que «alguna parcela que si te da permiso, luego realmente no la puedes quemar porque normativamente te lo están impidiendo». Estos casos se están dando en parcelas que se encuentran pegando a las carreteras.

UCCL se muestra a favor de que se permita la quema de parte de la parcela, siempre y cuando cumplan los márgenes de seguridad establecidos normativamente y hagan los correspondientes cortafuegos.

Por otro lado, esta organización agraria no entiende como Medio Ambiente impide la quema de rastrojos en zonas ZEPA, algunas enclavadas en estepas cerealistas, cuando en otras comunidades autónomas que también permiten está práctica, no incluyen esta restricción, sino todo lo contrario.

UCCL tampoco comparte que se prohíba la quema de rastrojos en ciertas comarcas agrarias de nuestra comunidad autónoma, entendemos que ya existen demasiadas restricciones en cuanto a recintos próximos a ciertas zonas como para que además se prohíba la quema de rastrojos en comarcas enteras, como son los casos de Cervera, Guardo y Aguilar en la provincia de Palencia o de Paramos en Burgos.