Leonoticias

Hacienda expedienta a un alto cargo en Castilla y León acusado de usar datos contra rivales

Hacienda expedienta a un alto cargo en Castilla y León acusado de usar datos contra rivales
  • La Delegación Especial de la Agencia Tributaria en la comunidad investiga si el jefe de los servicios informáticos promovió inspecciones contra personas relacionadas con sus actividades mercantiles

La Delegación Especial de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria de Castilla y León ha iniciado un expediente diciplinario contra su jefe de los servicios informáticos, el funcionario Alfredo Pulgar, al haber recibido una denuncia que le acusa de haber podido utilizar en varias ocasiones el acceso a datos oficiales para promover inspecciones tributarias de manera interesada contra varias personas vinculadas a «sus actividades mercantiles», como recoge el escrito de denuncia presentado.

La apertura del expediente disciplinario, firmado el pasado 14 de octubre por la delegada de la agencia, Georgina de la Lastra, tiene su origen en la denuncia presentada el 3 de octubre por el empresario Fernando Redondo, socio propietario al 50% de la compañía mercantil Hormigones El Eruelo, ubicada en el polígono industrial de Torquemada (Palencia), junto a Raquel García, esposa del funcionario denunciado, a quien además Fernando Redondo considera el verdadero gestor y administrador de la empresa, algo que igualmente estima que resulta incompatible con su puesto de funcionario.

El empresario Fernando Redondo ya presentó en septiembre del pasado año una primera denuncia contra el alto funcionario al considerar que podría haber promovido un proceso de inspección contra él a partir del acceso a datos de la agencia tributaria por su cargo, después de que formulara una denuncia penal contra el funcionario y su esposa, que aún tramita el Juzgado de Intrucción Número 3 de Palencia, por un posible delito de estafa en la gestión de la empresa compartida, una denuncia que sustenta, entre otras acusaciones, en que han realizado varias operaciones de venta de áridos y otros activos sin que se le hayan comunicado.

Aquella primera denuncia fue presentada por Fernando Redondo de una forma genérica ante la Agencia Estatal de la Administración Tributaria de Castilla y León, sin que recibiera ninguna contestación, por lo que decidió el pasado 3 de octubre presentar una segunda dirigida de una manera específica a la delegada de la agencia. En este segundo escrito, el empresario recuerda que no ha recibido ninguna información a la primera denuncia y señala que Alfredo Pulgar, con acceso a datos de la agencia por su cargo, le ha denunciado y que, como consecuencia, se ve ahora sometido a una inspección. Asimismo, agrega que le consta que ha procedido de la misma manera con otros perjudicados en sus «actividades mercantiles». Y como indicio cita un informe emitido en julio del pasado 2015 por la Unidad de Patrimonio de la Guardia Civil, por encargo de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Palencia, tras una denuncia que recibió del Servicio Territorial de Industria de la Junta de Castilla y León, para que se investigue si el alto funcionario de la Administración Estatal de la Agencia Tributaria y su esposa han podido incurrir en otros dos supuestos delitos de estafa por sus actividades mercantiles desde Hormigones El Eruelo.

Traslado a la Fiscalía

El informe remitido desde la Guardia Civil a la Fiscalía de Palencia y que posteriormente ha ido a parar al Juzgado de Instrucción Número 3 de la capital palentina señala que «en febrero de 2011, dicho individuo (en referencia a Alfredo Pulgar) ocupaba el cargo de jefe adjunto de la Dependencia Regional de Informática Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de Castilla y León, y actualmente pudiera continuar trabajando en dicha Agencia Tributaria en Valladolid y tener acceso a información sensible y/o reservada, sobre lo cual se desconoce si ha sido utilizada para la comisión de los ilícitos investigados, donde los representantes de las empresas Loyal Prom S.L., Áridos Poncio S. L. y Tenesiver S. L., le han señalado como la persona con la que negociaron las ventas».

El segundo escrito de Fernando Redondo ante la delegada de la agencia tributaria añade también que a su vez ha formulado una denuncia ante la Fiscalía de Valladolid «por los posibles delitos de descubrimiento y revelación de secretos que Alfredo Pulgar haya cometido, y además contra quienes hayan participado y/o colaborado de alguna manera con su actuación». Redondo ha decidido trasladar ahora esta denuncia a un juzgado de instrucción como órgano competente.

Como consecuencia de las nuevas acusaciones de Fernando Redondo ante la Agencia Tributaria, en las que insiste en que el alto funcionario «hubiera podido incurrir en algún incumplimiento de la normativa sobre incompatibilidades, así como en algún incumplimiento de la normativa de acceso y uso de los datos, informes o antecedentes obrantes en la Administración a los que ha accedido por razón de su cargo», la Delegación Especial de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de Castilla y León ha decidido incoar el expediente disciplinario correspondiente contra Alfredo Pulgar, que como consecuencia ha dejado de desempeñar por ahora el cargo que ostentaba, y para lo que se nombrará el correspondiente instructor.