Leonoticias

Los trabajadores de Campofrío verán reactivados sus contratos el próximo 16 de noviembre

Se cumplen dos años del incendió que destruyó la fábrica.
Se cumplen dos años del incendió que destruyó la fábrica. / Ricardo Ordóñez
  • La compañía y los empleados firman el acuerdo para la puesta en marcha de la nueva fábrica tras el incendio que asoló la anterior instalación hace ahora justo dos años

Campofrío y los representantes de los trabajadores han firmado este lunes el acuerdo para la puesta en marcha de la nueva fábrica y facilitar el progresivo incremento de producción. De este modo, los empleados de La Nueva Bureba verán reactivados sus contratos el próximo 16 de noviembre, justos dos años después del día que se quemó la planta en la que todos trabajaban.

Según informaron fuentes de la compañía, este acuerdo firmado este lunes en Burgos por la dirección de la empresa y los representantes de los trabajadores de la planta, se pone en marcha desde el día de su firma.El objetivo del acuerdo «es garantizar las mejores condiciones laborales en un contexto de arranque de operación para todos los empleados y alcanzar un pacto satisfactorio para ambas partes».

El elemento más relevante de este acuerdo, y eje de los compromisos adquiridos por la compañía, es que a partir del próximo 16 de noviembre todos los trabajadores actualmente incluidos en el ERTE por el incendio de la anterior fábrica, verán activados sus contratos laborales y percibirán su nómina independientemente de su incorporación efectiva a la fábrica, ya que en un primer momento no todas las zonas de la instalación estarán plenamente operativas.

Arranque según la activación de las áreas

Adicionalmente, ambas partes han acordado adoptar una serie de medidas de flexibilidad para permitir el paulatino arranque de la Nueva Bureba hasta lograr que toda la producción se normalice. Las medidas acordadas hacen referencia a los días de reducción y ampliación de jornada, el ajuste horario, el descanso retribuido, las vacaciones asignadas y el compromiso de productividad, entre otros.

Justo al cumplirse dos años de la pérdida de la anterior fábrica, y en un plazo récord para el desarrollo de una infraestructura de estas características, los operarios se irán incorporando de forma paulatina a sus puestos de trabajo, según las condiciones fijadas en el pacto.

En los meses sucesivos, conforme las distintas áreas de la fábrica estén plenamente operativas, se producirá la progresiva incorporación de trabajadores al nuevo centro productivo.