Leonoticias

La Junta se plantea reducir un 20% el consumo energético en sus sedes y que el 25% vehículos que incorpore a su flota sea eléctrico o híbrido

  • El Gobierno Autonómico refuerza las estrategias regionales de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático

Con el objetivo de reforzar las estrategias regionales de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, la Junta de Castilla y León ha aprobado una batería de medidas que contempla, entre otros objetivos, que uno de cada cuatro vehículos nuevo que incorpore a su flota sea eléctrico o híbrido, o lograr en 2020 un ahorro del 20 por ciento en el consumo de energía en los edificios.

Entre la batería de medidas, que afectan a todos los ámbitos, desde la formación a la comunicación, pasando por el reciclaje, así como la elaboración de planes de movilidad sostenible para los empleados públicos, también se plantea establecer una línea de ayudas para al desarrollo de la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos en la Comunidad, destinada tanto a entidades locales como a empresas y particulares.

Este conjunto de iniciativas, recién aprobado, también recoge implantar sistemas comunitarios europeos de gestión en, al menos, cuarenta edificios de la Junta, elaborar un plan autonómico de 'compra verde' que establezca criterios para adquirir todo tipo de suministros y desarrollar pliegos de contratación con criterios ambientales

Además, de cara ahorrar recursos y fomentar el reciclado, se implantarán sistemas de monitorización y control de copias realizadas en fotocopiadoras e impresoras y del consumo de papel en la totalidad de los edificios administrativos. Además, se reducirá el número de impresoras individuales a menos del diez por ciento del total de equipos de impresión existentes, se configurarán el cien por cien de los equipos de impresión en modo ahorro energético y opción blanco y negro y se garantizará la recogida para el reciclado de la totalidad de los residuos generados en el ámbito de la actividad administrativa.

En el apartado de formación se plantea incluir en, al menos, el 25 por ciento de acciones formativas de la Escuela de Administración Pública de Castilla y León (Eclap), un módulo sobre cambio climático y desarrollo sostenible, adaptado a temática de cada curso. Además, se promover acciones específicas para facilitar la participación de sus empleados de la Junta en acciones de voluntariado ambiental en espacios naturales consiguiendo la participación anual de cien trabajadores.

En materia de comunicación, entre otras acciones, se acordó incluir un faldón informativo sobre desarrollo sostenible y cambio climático en las notas de prensa y acciones de comunicación de la Junta, así como elaborar anualmente por cada consejería, al menos, cinco fichas de medidas significativas de desarrollo sostenible y cambio climático y divulgarlas en la web y a través de medios de comunicación.

Políticas

Además de medidas que afectan directamente al funcionamiento de la administración, también se establecen otras para integrar la sostenibilidad en las políticas públicas, por lo que las memorias de los proyectos de decreto, así como de los anteproyectos de ley incorporarán un análisis de su contribución a la sostenibilidad y a la lucha contra el cambio climático.

A su vez, se apoya la implantación, en las empresas y organismos públicos, de sistemas de monitorización energética que contribuya a implantar políticas de ahorro y eficiencia energética, se establecerán líneas de ayuda a las empresas, así como un programa de inversiones públicas para la implantación de medidas de eficiencia energética y energías renovables, que contribuyan a crear una economía regional baja en carbono. Así, como medidas más concretas se fomentará la instalación de energía solar térmica y biomasa en setenta albergues o establecimientos hosteleros del Camino de Santiago y se desarrollar redes de calefacción en un entorno urbano destinado al suministro de viviendas o dotaciones públicas alimentadas mediante biomasa.

Al mismo tiempo, se pondrán en marcha medidas de discriminación positiva para los municipios, entidades y personas ubicadas en Espacios Naturales o Red Natura 2000 de la Comunidad y se reforzará la actividad investigadora en el ámbito de la adaptación al cambio climático.