Leonoticias

85 medidas y 603 millones para estimular el emprendimiento innovador en Castilla y León hasta 2020

Juan Vicente Herrera, momentos antes de la presentación de la Estrategia de Emprendimiento.
Juan Vicente Herrera, momentos antes de la presentación de la Estrategia de Emprendimiento.
  • El presidente de la Junta presenta en Burgos la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos de Castilla y León 2016-2020

La Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos de Castilla y León 2016-2020 contempla 85 medidas dotadas con un presupuesto de 603,7 millones de euros, de los que 374,4 serán presupuesto público aportado por la Junta, si bien la meta es que la inversión privada inducida se sitúe en torno a los 931 millones de euros.

Se trata de un nuevo instrumento de coordinación de cerca de un centenar de entidades públicas y privadas, que trabajarán unidas para «estimular el espíritu empresarial» en la Comunidad, así como para que «los nuevos proyectos surjan vinculados a la mejora continua de los productos, procesos y servicios», según señaló hoy en Burgos el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

El Museo de la Evolución Humana (MEH) fue el escenario elegido para la presentación de la nueva Estrategia, a la que Herrera definió como «una herramienta de planificación y actuación ligada fundamentalmente al gran objetivo de consolidar un nuevo tiempo de economía productiva y de crecimiento que genere riqueza, como el empleo de calidad».

Todo ello, resaltó, con el objetivo marcado al final de la legislatura de conseguir que Castilla y León «vuelva a superar esa cifra mágica del millón de personas ocupadas». Y eso es algo, según puso de manifiesto, que «no solo podrá producirse con la varita mágica de las administraciones sino gracias a las empresas y a los proyectos emprendedores».

En este sentido, también recordó que el objetivo también pasa por aumentar el número de empresas de la Comunidad en 8.000, de las cuales 1.000 sean de base tecnológica e innovadora, con ayuda de un presupuesto público para I+D+i que deberá suponer al menos el 3 por ciento del gasto no financiero de las consejerías al finalizar la legislatura.

En este sentido, resaltó que la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos aborda por primera vez las políticas de emprendimiento e innovación «como un todo» en lugar de hacerlo por separado porque, según subrayó, se pretende que «todo el empleo que se genere en Castilla y León a través de políticas de emprendimiento este dotado de cultura innovadora».

Para ello, dijo, es «imprescindible» crear «un entorno favorable que haga posible que cualquer idea empresarial viable salga adelante». Con este reto, indicó, el Gobierno autonómico pone en marcha la Red de Emprendimiento e Innovación, formada por instituciones, empresas, universidades, clústeres, centros tecnológicos, sector financiero y agentes económicos y sociales, que será la encargada de ejecutar las 85 medidas que recoge el documento, así como de potenciar las herramientas ya existentes.

Dividida en cuatro grupos

Las 85 iniciativas que recoge la estrategia para el periodo 2016-2020 están distribuidas en cuatro grupos, que son emprendimiento y autónomos; innovación y transferencia tecnológica; especialización sectorial, y competitividad rural. El primer bloque se dirige tanto a los emprendedores por necesidad, como a los promotores de ‘start-ups’, los dueños de negocios rurales basados en los recursos endógenos y los llamados empresarios ‘sociales’, aquellos que están más orientados a atender a las personas desfavorecidas que a lograr una alta rentabilidad económica.

Pensando en todos ellos, expuso, se han diseñado 23 medidas entre las que resaltó la Lanzadera de Ideas Innovadoras, que durante cuatro meses y de forma gratuita prestará apoyo y tutorización gratuita a los autores de proyectos viables para dotarles de estructura empresarial.

Por otro lado, cuatro nuevos tipos de Aceleradora que se sumarán a la ya existente ADE 2020, que son Corporativa, Social, Agrotecnológica y de Ciberseguridad. Y además, un programa específico de formación para autónomos que les ayudará a hacer un plan de negocio básico como requisito para obtener financiación.

El segundo apartado del plan de trabajo afecta a la innovación y la transferencia tecnológica. En este caso se incluyen 31 medidas encaminadas a lograr la transformación digital de las empresas, mejorar la formación de su capital humano, aumentar la dimensión internacional de su I+D+i, para que puedan competir con otras compañías de la UE por los fondos europeos, y crear espacios idóneos para la innovación.

Entre las 15 iniciativas del tercer bloque, dedicado a la especialización sectorial, realizó una mención especial a la apuesta por la industria 4.0. De este modo, resaltó que se impulsará mediante la aprobación de planes sectoriales desarrollados para incorporar a los procesos productivos tecnologías digitales como el ‘big data’, la ciberseguridad, la inteligencia artificial, la robótica avanzada, el ‘cloud computing’, la fabricación aditiva, la realidad aumentada o el Internet de las cosas. Como complemento de esto, indicó, se articularán ayudas para la adaptación de las pymes, un servicio de vigilancia tecnológica para difundir los avances más importantes y formación para directivos y técnicos.

El cuarto y último bloque consta de 16 medidas y se centra en incrementar la competitividad rural mediante planes de acción específicos para cada zona, un servicio de información y asesoramiento, formación gerencial, apoyo en materia de gestión y comercialización digital y actuaciones sectoriales en agroalimentación; turismo, cultura y patrimonio; hábitat y edificación sostenible, y energía y medio ambiente.

En este punto encaja el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros, que para alcanzar el objetivo de reactivar las cuencas productoras de carbón contempla entre otros aspectos la apertura de oficinas de la ADE encargadas de acompañar y tutorizar a los emprendedores, realizar acciones de capacitación y poner en marcha un Plan de Digitalización de Zonas Mineras.

«Contexto económico esperanzador»

En este marco, el presidente de la Junta se refirió a que la presentación de esta nueva herramienta se produce en un «contexto económico esperanzador» en cuanto a que «tras el incremento registrado en 2014, que vino a confirmar 2015 con tasas del entorno del 3 por ciento, superado en los dos primeros trimestres de 2016, donde ya se habla de un incremento por encima del 3 por ciento».

Unos datos regionales «mejores» que los de la media nacional, entre los que también citó el volúmen de las exportaciones, que se incrementó un 15 por ciento de enero a junio del presente ejercicio frente, dijo, al 0,5 por ciento de la media del país. Por ello, subrayó que en este contexto, las políticas de apoyo empresarial del Gobierno regional vienen insistiendo en la necesidad de «seguir apoyando» los cuatro factores de competividad, que son la financiación a empresas, internacionalización, emprendimiento e innovación.