Leonoticias

Fomento inicia en Valladolid su plan de escombreras que prevé eliminar unas 2.000 en Castilla y León

  • La Consejería y la Diputación vallisoletana trabajan en un plan para extender la depuración a todos los municipios de la provincia

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente iniciará el próximo mes de noviembre con la Diputación de Valladolid el plan de eliminación de escombreras, que prevé clausurar unas 2.000 existentes en Castilla y León. El departamento que dirige Juan Carlos Suárez-Quiñones y el resto de instituciones provinciales de la Comunidad están trabajando en la identificación de estos vertidos para posteriormente firmar un convenio que añada a la inversión de la Junta un servicio completo de recogida y gestión de los residuos.

El titular de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, hizo este anuncio en la comparecencia conjunta con el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, después de mantener una reunión de trabajo en el Palacio de Pimentel, sede de la institución provincial, tras meses de contactos entre sus equipos. Ambos destacaron la actuación sobre las escombreras, que contará con una inversión del Gobierno autonómico de 1,37 millones para la retirada de los residuos y la rehabilitación del suelo.

El consejero explicó que el programa de sellado de vertederos ya está concluido en la provincia de Valladolid, donde explicó se han clausurado 26 puntos de vertidos «incontrolados» e «ilegales», lo que supuso un desembolso de 9,13 millones para la Junta, que tendrá trabaja para cerrar los existentes en otras provincias el próximo año, lo que situará la inversión total en los 200 millones. Ahora, Suárez-Quiñones se marca como objetivo actuar sobre las escombreras, que aseguró «afean el paisaje».

El objetivo de su departamento -explicó- es cambiar la sanción que hasta ahora se ponían a los ayuntamientos por la gestión de estas escombreras, ya que reconoció que en algunos casos los municipios desconocían quienes eran los autores. Para ello, firmará con la Diputación de Valladolid un convenio, previsiblemente en noviembre, que prevé actuar sobre 146 puntos de vertido, pertenecientes a 86 municipios.

Carnero remarcó que a la inversión de la Junta se suma la puesta en marcha de un servicio completo de recogida de residuos como material de construcción, poda y enseres por parte de la institución provincial para todas las poblaciones, lo que supondrá un desembolso de 1,3 millones.

También, Suárez-Quiñones explicó que este plan se está negociando con otras diputaciones de la Comunidad, donde se estima que existen unas 2.000 escombreras, pero señaló que en este momento se están identificando. Además, la Diputación vallisoletana y la Junta programarán actividades para la educación ambiental sobre la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, «una de las señas de identidad» de la Comunidad, según recordó el consejero.

Depuración, urbanismo y transporte

Por otra parte, el titular de Fomento avanzó que la Junta y la Diputación trabajan en un plan para lograr la depuración «universal» de todos los municipios de la provincia de Valladolid, lo que reconoció tendrá que ajustarte a las posibilidades económicas de las dos instituciones. Además, Suárez-Quiñones explicó que en esta legislatura se invertirán casi 27 millones en sistema de depuración de aguas residuales en municipios de más de 2.000 habitantes en Valladolid, de los que 6,5 millones corresponden a este ejercicio en once municipios.

También, acordaron que la Junta y la Diputación mantengan el convenio de abastecimiento de agua, con la aportación de 100.000 euros por cada parte, para atender las «urgencias», con el fin de que ningún municipio se quede sin este recurso. Además, pactaron la colaboración entre la Dirección General de Vivienda y Urbanismo, con la institución provincial, para renovar las normas urbanísticas territoriales. Suárez-Quiñones avanzó que la institución provincial dedicará este año 100.000 euros a esta iniciativa, enmarcada en la Estrategia de Educación Ambiental, y la Junta, en 2018, la misma cantidad.

En materia de transporte, la Junta puso en valor el convenio firmado con la Diputación de Valladolid, el único existente en la Comunidad para mejorar los servicios del mapa concesional, que sostiene el Gobierno autonómico. Suárez-Quiñones y Carnero destacaron que la cuarta fase permite dotar a los municipios de 36 rutas. En total, unas 33.000 personas, de una población potencial de 80.000, han utilizado los medios dispuestos por el Plan Provincial de Transporte.

Finalmente, el presidente de la Diputación vallisoletana remarcó que es necesario seguir trabajando en la mejora de las infraestructuras telemáticas de la provincia a pesar de que Valladolid se encuentra en el «ranking» de los territorios con mejores sistemas desplegados.