Leonoticias

Los concesionarios ven una bajada de visitas de clientes por el fin del plan Pive y la incertidumbre política

El delegado de Ganvam en Castilla y León, José San José Merinero.
El delegado de Ganvam en Castilla y León, José San José Merinero. / Rubén Cacho
  • El delegado autonómico de Ganvam muestra «ciertas cautelas» hasta finales de año pero asegura que «cuesta parar las sinergias» y que las marcas revisa sus estrategias cada mes para cerrar operaciones de venta

El sector del automóvil constata una bajada de visitas a los concesionarios de Castilla y León provocado tanto por la finalización del plan Pive 8 como por la incertidumbre política que vive el país. Una leve ralentización del público que acude a interesarse por un vehículo que, previsiblemente, provocará que las matriculaciones de turismos registren incrementos inferiores a las existentes hasta la fecha. No en vano, las ventas acumuladas entre enero y septiembre aumentaron un diez por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Unos crecimientos de doble dígito que, incluso, se dispararon el mes pasado en la Comunidad con 2.854 ventas, lo que supone un incremento del 16,2 por ciento, por encima de la media nacional (13,9 por ciento). Un buen comportamiento que algunos fabricantes de vehículos relacionan con el hecho de que entre agosto y septiembre se matricularan coches aún acogidos al Pive, que finalizó el 31 de julio.

El delegado de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) en Castilla y León, José San José, asegura a la Agencia Ical que la incertidumbre política también afecta, en general, al consumo. “Es prioritario tener un gobierno fuerte y estable para dar confianza al ciudadano”, sentencia.

San José reconoce que el sector constata un «buen comportamiento» del mercado por inercia del Pive. «Hay ciertas cautelas de aquí a finales de año pero, normalmente, cuesta parar las sinergias», confiesa, por lo que se muestra optimista en alcanzar las 1,2 millones de matriculaciones en España al concluir 2016. Una cifra que califica de positiva y con la que hay que estar satisfechos. “Son cifras de precrisis, a medio camino entre las 1,6 millones matriculaciones de 2007 o las 800.000 anteriores que era un desastre”, recuerda.

También demanda la formación de un Ejecutivo central para contar con un interlocutor y así abordar los numerosos asuntos que atañen al sector. San José cita el elevado envejecimiento del parque automovilístico de España, que supera los 12 años y es el más alto de la Unión Europa, solo superado por Grecia. Pero también la necesidad de adoptar medidas estructurales como mantener los incentivos en el tiempo, al recordar que el Estado recauda uno de cada tres euros y abordar una reforma de la fiscalidad que grava a los automóviles.

Continuidad de los incentivos

San José defiende un Pive caracterizado por la continuidad para evitar parones en las ventas innecesarios porque reitera que este tipo de planes «ayudan y no cuestan al Estado». No en vano, es un «plus» que incentiva la compra de turismos y, a la vez, contribuye a rejuvenecer la antigüedad del parque automovilístico.

En su opinión, el plan Pive ha permitido el «despegue» del sector y se ha traducido en efectos económicos destacables. Tanto que precisa que «es muy difícil encontrar una medida tan transversal y multiplicadora, con influencia en tantos sectores de la economía» (financieras y seguros) pero también destaca el «carácter estratégico» en el consumo interno. No en vano, las cifras positivas de ventas en lo que va de año se dan tanto en el canal de particulares como de empresas.

En un sentido similar se pronuncia el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automóviles de Burgos (Aconauto), Fernando Andrés, al declarar que el Pive es un «animador» de las ventas, que motiva a los clientes a comprar coches. A su juicio, la finalización de este plan de incentivos no será la «debacle» para el sector. Reconoce que las visitas a las exposiciones se han ralentizado en octubre pero no lo achaca al Pive sino a los condicionantes económicos y la falta de Gobierno. Además, recuerda que el Pive beneficia, sobre todo, a las marcas con vehículos más económicos y tiene menos influencia en las ‘premium’ o de un precio más elevado.

Andrés va más allá del ahorro económico porque destaca la importancia de rejuvenecer el parque automovilístico español con el ánimo de que las ciudades y las carreteras cuenten con vehículos más seguros eficientes y menos contaminantes.

Además, San José recuerda que Castilla y León es un «núcleo básico» de la producción ya que el 16 por ciento de los vehículos fabricados en España salen de las fábricas de la Comunidad, que se comercializan en 70 países. «Mientras la producción crece el 12 por ciento, en la región llega al 27 por ciento», precisa.

Tasación vehículo antiguo

Preguntado por el precio de los vehículos, el también vocal del comité ejecutivo de Ganvam afirma que las estrategias comerciales de cada marca se revisan mensualmente para «hacer lo que se pueda» y cerrar una venta. Una vez finalizado el Pive 8, precisa que la mayor parte de los concesionarios optan por aumentar la tasación del vehículo usado que entrega el cliente. «Todos estamos para vender y cuando hay incentivos son bienvenidos y si no, se aplican mayores descuentos», añade. Tampoco se olvida de las campañas financieras que facilitan la compra de coches.

José San José también se refiere a la práctica habitual de automatricular automóviles, que no es «lo ideal», y las operaciones con empresas de alquiler que ayudan a «maquillar» las cifras. Por otro lado, recuerda la ventaja de que ahora no hay que tributar por el incentivo estatal al realizar la declaración de la renta.