Leonoticias

Castilla y León recibe más de 1,6 millones de kilos de alimentos para 63.800 personas

Productos no perecederos.
Productos no perecederos.
  • Los castellanos y leoneses más desfavorecidos recibirán en total 4,69 millones de kilos de alimentos, valorados en unos 4,4 millones de euros

El Gobierno asigna a Castilla y León 1,6 millones de kilos de alimentos, valorados en 1,57 millones de euros, en la segunda fase del Programa 2016 de ayuda a las personas más desfavorecidas, que atenderá a casi 63.800 personas. Cuando finalicen la tercera, los más desfavorecidos de la Comunidad habrán recibido 4,69 millones de kilos de alimentos, valorados en unos 4,4 millones de euros, según informó hoy en un comunicado la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

Asimismo, el programa se articula en tres fases. La primera, ejecutada en junio, que supone un 25 por ciento del total; la segunda, que supone un 40 por ciento y se desarrolla actualmente; y la tercera, que tendrá lugar en febrero de 2017, con el fin de dar continuidad a los planes de cada año. El Programa 2016, que, en el conjunto de España, distribuye gratuitamente 98.777.221 kilos de alimentos por valor de 100 millones de euros entrega a Castilla y León el 4,75 por ciento.

Se suministran alimentos de calidad, de primera necesidad, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento, como son: arroz, lentejas, leche UHT, aceite de oliva, conservas de atún, pasta, tomate frito en conserva, crema de verduras deshidratada, galletas, judías verdes, fruta en conserva sin azúcar añadido y alimentos infantiles (leche de continuación en polvo, cereales y tarritos).

En las provincias de Castilla y León, el Gobierno distribuye estos días a los almacenes de Cruz Roja Española y la Federación Española de Banco de Alimentos como Organizaciones Asociadas de Distribución (OAD) a los más desfavorecidos a través de 479 Organizaciones Asociadas de Reparto (OAR).

Programa

El Programa de ayuda alimentaria a las personas más desfavorecidas de la Unión Europea (UE) tuvo su origen a finales de los años 80 como consecuencia de las olas de frío que azotaron Europa en 1986 y 1987, afectando principalmente a la población más desfavorecida y con menos recursos. Por ello, la Comisión Europea decidió hacer uso de los productos almacenados, consecuencia de las medidas de intervención de la Política Agraria Común, en los organismos de intervención de los Estados miembros, para transformarlos en alimentos destinados a las capas más desfavorecidas de la sociedad.

En España, el Ministerio de Agricultura, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha venido implementando los planes de ayuda alimentaria desde el año 1987 de forma ininterrumpida. Estos programas de ayuda alimentaria han estado hasta 2013 financiados en un 100 por 100 con fondos procedentes de la Política Agraria Común de la Unión Europea.

El Programa de ayuda Alimentaria 2016 se entronca en el nuevo marco financiero de la UE 2014–2020, por lo que se financia dentro de la política social y de cohesión de la Unión Europea, con cargo a un nuevo instrumento financiero como es el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD), que financia el 85 por ciento del presupuesto. Este fondo contempla, como novedad, actuaciones para contribuir a la inclusión socio laboral de las personas desfavorecidas que reciben alimentos, de cuya implementación se encarga el Ministerio de Sanidad, Seguridad Social e Igualdad.