Leonoticias

El portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Juan José Sanz Vitorio.
El portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Juan José Sanz Vitorio. / Eduardo Margareto

Sanz Vitorio: «Se cumple en regeneración por encima de los compromisos adquiridos»

  • El portavoz del PP defiende que se retome la reforma del Estatuto en este periodo y ve más sólidos a los anteriores dirigentes del PSCyL, aunque espera que resuelvan sus problemas

Defiende el portavoz del Grupo Popular en las Cortes que cumplen en regeneración democrática por encima de los compromisos adquiridos con Ciudadanos, cuyo pacto no ve peligrar porque la Junta tiene palabra. Juan José Sanz Vitorio espera que en este periodo, si se despeja la investidura, se retome la reforma del Estatuto de Autonomía y sobre la revisión del Reglamento pide que se diga qué se quiere modificar. Considera el popular que los anteriores dirigentes socialistas eran más sólidos y tenían un mayor sentido de la responsabilidad y del interés de la Comunidad que los actuales, aunque espera que resuelvan sus problemas internos y sea un partido socialista fuerte y comprometido con Castilla y León. “Creo que uno de los mayores méritos que tiene este Gobierno, es ser un buen Gobierno, a pesar de la oposición que tiene”, asevera.

-Esta es la fecha por ley en la que el presupuesto entra en las Cortes, pero este año no es así, ¿el retraso en su aprobación y la probable prórroga es la consecuencia más grave para la Comunidad de la falta de Gobierno?

-Es una de las consecuencias. La falta de Gobierno provoca que cuestiones que son absolutamente imprescindibles en este momento no puedan estar ni discutiéndose ni negociándose. Por ejemplo, el modelo de financiación autonómica que se ha convertido en un lastre para la Comunidad, con un déficit de 500 millones en las tres principales consejerías, y es una de las graves consecuencias de la falta de Gobierno. Pero, la consecuencia más palpable de la no existencia de Gobierno o de un Gobierno en funciones es la imposibilidad de elaborar un presupuesto. En este momento, tendría que tener entrada antes del día 15 de octubre, y no será así.

-Sin presupuesto, que era el protagonista de este periodo en las Cortes, pero con un calendario previsto para su aprobación, ¿cuál será el escenario?

-Quiero recordar que es imposible realizar en este momento el presupuesto a pesar de las cosas que se han dicho. Con una información sobre entregas a cuenta que es provisional y objeto de modificación y un objetivo de déficit sin ser aprobado, sólamente un irresponsable podría presentar antes del día 15 de octubre unos presupuestos. El calendario previsto tiene el 8 de noviembre para un debate de totalidad y lo normal es que automáticamente pase a ser un pleno ordinario. Todo apunta a que no estaremos en condiciones de aprobar los presupuestos en el pleno de diciembre. Una de las alternativas es convertir en pleno ordinario el pleno de presupuestos, no está decidido, pero fue una cuestión que se plasmó a nivel de comentario en una de las últimas reuniones de la Junta de Portavoces. Vamos a ver la propuesta de la Mesa, pero nos parecería lo más lógico para cerrar una serie de cuestiones.

-¿Qué objetivos tiene el Grupo Popular para estos últimos meses del año?

-Creo que vamos a estar en condiciones de aprobar el proyecto de ley de garantía de los informantes, si no hay nada raro, en el pleno ordinario de este mes de octubre. Previsiblemente, si no hay nada extraño, estaremos en condiciones también en el siguiente pleno de aprobar, si se convierte en pleno ordinario el 8 de noviembre, el proyecto de ley de Estatuto de los Altos Cargos. Me gustaría destacar que ambos son dos proyectos de ley tremendamente innovadores, avanzados, que no hay precedentes en España y sitúan a Castilla y León en la vanguardia de lo que el presidente de la Junta en su discurso de investidura llamó la mejora de la calidad democrática en política en Castilla y León. También se va a dotar con rango de ley antes de que termine el año un proyecto de ley para que mejore la atención a las familias como consecuencia de la crisis.

-Entonces la ausencia de un nuevo Gobierno, además del presupuesto, ¿no cree que esté afectando a la actividad en la Junta y en las Cortes?

Realmente la actividad no legislativa en comisiones y plenos, no se ha visto mermada en absoluto. Ese no es un problema tanto para la Cámara, que le afecta en un proyecto tan concreto como los presupuestos, como para la propia Comunidad. La falta de Gobierno acarrea consecuencias muy graves para España y lógicamente a Castilla y León le afecta también.

-¿Considera que puede ser un año perdido?

Bueno, lo que dicen los datos es que se ha mantenido la dinámica de la recuperación económica y su consolidación. Yo no diría eso. Los datos no dicen que es un año perdido. Lo que sí es cierto que con un Gobierno que no estuviera en funciones no sólo hubiéramos tenido que tirar de la propia marcha de la economía, que al final como toda inercia se va produciendo un rozamiento y llega un momento en que se termina frenando, y es una lástima que se haya perdido esa oportunidad. Pero, en cualquiera de los casos, afortunadamente las bases de la recuperación económica eran lo suficientemente sólidas como para mantener esta inercia. Confio en que a la mayor brevedad posible se dé una solución a esta situación.

-El actual escenario, con una gestora en el PSOE, ¿hace para ustedes más fácil que se produzca la investidura de Rajoy y alejen unas posibles elecciones de diciembre?

-Es posible que en diciembre haya elecciones, lo que espero es que no sea probable. Sería una absoluta barbaridad, una locura. Me parece tan irresponsable, tan carente de sentido algunas afirmaciones que oígo a algún dirigente político. Espero que del sentido común, de la sensatez, del buen hacer de la Gestora, de lo que significa un partido que ha sido esencial en la construcción de la España que hoy conocemos, que es corresponsable de los logros que hoy hemos alcanzado, se permita la formación de un Gobierno. Cuando escucho a algunos dirigentes, incluso en esta Comunidad, me quedo perplejo de que prefieran unas elecciones en el convencimiento de que eso será malo para España y para su partido. No puedo por menos que llegar a la conclusión de que lo que prefieren no son unas terceras elecciones, sino seguir manteniendo su estatus personal.

-¿Como vive su partido el juicio por el caso Gürtel?

Con el absoluto respeto que debe merecer toda actuación judicial. Creo que ningún partido ha tomado tantas medidas en materia de prevención para que hechos vinculados a la corrupción política no vuelvan a suceder como el Partido Popular. Es probable que no se haya reaccionado en algún momento con la celeridad debida ante determinadas circunstancias y hechos. Creo que hay que pedir perdón cuantas veces sean necesarias por circunstancias no deseables, pero es de justicia reconocer las medidas adoptadas por el PP. En el momento en que nos encontramos, máximo respeto a las resoluciones judiciales, como no puede ser de otra forma.

-El exvicepresidente de la Junta Jesús Merino es uno de los nombres que aparece en el presunto cobro de comisiones y de dádivas, ¿les ha decepcionado?

-Hemos sido muy claros en que hay hechos que no son compatibles con lo que debe ser la actividad pública. Los hechos son los mismos, igual de censurables, sea quien sea. Por tanto, las valoraciones siempre las mismas. Pero también respeto a la presunción de inocencia y que se deriven las responsabilidades que se tengan que derivar, sean quien sean los afectados. Esperar a que concluya el procedimiento, respeto a las resoluciones judiciales y que se deriven las responsabilidades que tengan que derivarse independientemente de a quien afecten.

-Hasta el momento El Grupo Popular no ha perdido ninguna votación en los asuntos importantes como el techo de gasto o los presupuestos, ¿se debe a una buena negociación con C’s o a que cumplen lo pactado?

-Creo que ambas cosas. El Grupo Popular y la Junta de Castilla y León es un Gobierno fiable. Es un Gobierno de palabra. Es un Gobierno que cumple. Es un Gobierno que explica por qué hace las cosas que hace, y eso facilita enormemente la negociación. Por tanto, la negociación, más allá de ser buena o mala, es en defensa de los intereses de los castellanos y leoneses, y ahí siempre nos van a encontrar. Y es una negociación que da lugar a unos compromisos que se cumplen. Por lo tanto, se puede seguir en el convencimiento de que se mantendrán estos acuerdos, no sólo con Ciudadanos, sino que siempre buscamos también acuerdos con el resto de grupos.

-Ciudadanos les pidió, en la última reunión de seguimiento del acuerdo de gobernabilidad, un plus en regeneración democrática para evitar “la desconfianza” que les ocasiona en ese punto la actitud del PP, ¿cree que han cumplido todas las medidas solicitadas?

-No sólo hemos cumplido lo que comprometimos, sino también cuestiones que no estaban en el programa electoral, como es la iniciativa de garantía para los empleados públicos que trasladen informaciones sobre actuaciones de la Administración constitutivas de posibles delitos. Fue una iniciativa de Ciudadanos, que después pactamos, que no estaba en los acuerdos con ellos y en el próximo pleno vamos a debatir. Estoy convencido de que van a votar a favor de este proyecto de ley, no se entendería, aunque me gustaría que votarán todos a favor. Cuestiones como el régimen de incompatibilidades o la limitación de mandatos, que estaban referenciadas a una reforma del Estatuto, para agilizarlo se ha hecho un proyecto de ley. Estoy seguro de que va a ser respaldado por el conjunto de los grupos, no se entendería que alguien no respaldara un proyecto de ley tan innovador, con un código ético, como no hay en ninguna otra parte. Creo que se está cumpliendo por encima de los compromisos adquiridos.

-Los grupos de la oposición, también C’s, les pide la limitación de mandatos de ocho años también para los consejeros, ¿están dispuestos a aceptarlo en la actual tramitación del proyecto de ley del Estatuto de los Altos Cargos de la Administración de Castilla y León?

-El acuerdo firmado con Ciudadanos dice lo que está recogido en el proyecto de ley: ocho años en el mismo departamento. Está firmado. Es bueno cumplir lo que se firma.

-Entiende entonces que no sería un escollo para que apoyen la ley

-Estoy absolutamente convencido de que no lo va a ser, porque se da cumplimiento literalmente a lo acordado. Creo que es un proyecto de ley muy exigente, no tiene parangón y en el que todos deberíamos tomar ejemplo en muchos aspectos. Hay que cumplir lo pactado y no va a ser un escollo en absoluto, las enmiendas que se han admitido y las van a admitir dejan despejado y hay una clara sintonía en lo que es el proyecto. No entendería que el resto de grupos no se incorporaran a la aprobación de este proyecto tan novedoso y diferente, que, además de valiente, va más allá de lo acordado. El proyecto lo único que no recoge son los aforamientos, porque no puede. No se puede tener más voluntad, más celeridad, más disposición y más valentía de hacerlo como se ha hecho.

-¿En qué diferencian o con que argumentos se apoya una limitación para el presidente de la Junta y no para los consejeros, que podrán seguir en otros departamentos tras ocho años?

-Es por el cargo en sí, hay una cierta correspondencia si se aplica sobre la responsabilidad concreta la limitación de ocho años. Quiero poner en valor que no deja de ser curioso, espero que será tenido en cuenta por los grupos, que esta autolimitación parta de un Gobierno que sistemáticamente gana. Esto no es baladí. Sobre el cargo de presidente y consejero de un área será de ocho años, es coherente, pero siendo circunstancias diferentes. Esto no lo hay en ninguna comunidad, ni a nivel nacional. Deberíamos poner más el acento en la vanguardia de una medida de este tipo, en lugar de perdernos en el detalle de sí aquí o allí.

-El grupo de reforma del Estatuto de Autonomía paró su trabajo por las elecciones del 26 de junio, ¿en este momento cuál es la posición de su grupo, debe avanzar o esperar a la formación de Gobierno y a posibles cambios constitucionales?

-Hay un compromiso del presidente de la Junta que plantea tres ámbitos de reforma: la regeneración democrática, el ámbito social y el territorial. Se pide a la Junta que presente documentos en los tres ámbitos, especialmente por el líder del Grupo Socialista. Y la Junta cumple. Cuando ha cumplido el mismo que había pedido que fuera la Junta, dice que se salga y quede en manos de los grupos. Las circunstancias parece que hacían razonable parar el grupo de trabajo. Opinión del Grupo Popular, en este momento, es que inmediatamente, con o sin formación de Gobierno, en que se despeje la investidura y la formación de Gobierno hay que retomar las actuaciones. Así lo hemos acordado con Ciudadanos, que se retome con el bloque de mejora de la calidad democrática. ¿Que ocurría si no se forma Gobierno y estamos abocados a unas elecciones? Que estaríamos en una situación de no idoneidad para abordar estos aspectos. Confío que no sea así. Por tanto, en este periodo de sesiones hay que retomar nuevamente y con celeridad no sólo el grupo de reforma del Estatuto, sino específicamente el bloque de regeneración democrática.

-Podemos acusa al PP de no remitir sus propuestas para revisar el Reglamento de las Cortes, ¿creen que se debe abrir ese trabajo o no es necesario?

-Sí el trabajo se tiene que abrir, creo que se necesita una reforma. Sería bueno que fuéramos capaces de acordar una reforma del Reglamento, que es diferente de que no se pueda funcionar con éste. Este Reglamento funciona razonablemente bien. Si ponemos el acento exclusivamente en aquello que entendemos que nos perjudica va a ser complicado. Con este Reglamento, por ejemplo, Podemos puede preguntar todos los plenos al presidente, con el del Congreso no. Con este Reglamento se pueden crear dos comisiones de investigación. Lo que están diciendo, lamento tener que decirlo, es de un desconocimiento. Están diciendo algunas barbaridades.

-Se refiere a las comisiones de investigación, que es el apartado en el que más incide la oposición

-Hay dos comisiones de investigación en marcha porque, como ocurre en todos los parlamentos, el empate es no. Ellos dicen: como el empate es no, nos sentimos perjudicados. Pero no se vota su creación, sino la oposición a su creación, que debe ser algo que todavía no se han enterado. Si la oposición solicita una comisión y el PP se opone, lo que se vota es el escrito de oposición, se empataría y les permite crear la creación. Cuando escucho la modificación en este asunto, he llegado a la conclusión de que no le han leído, que no se han enterado de nada. Este Reglamento es susceptible de ser mejorado. Es bueno que lleguemos a un acuerdo, pero no es menos cierto que se puede funcionar con él. Primero tenemos que ponernos de acuerdo en qué se quiere reformar, porque ir sólo al empate es ridículo. ¿Es mejor el Reglamento del Congreso, donde sólo pregunta el grupo mayoritario y luego se van turnando? Es lo que pretenden. Es lo que tendrán que aclarar.

-La Junta se comprometió a enviar a las Cortes en este periodo el proyecto de los mapas rurales, ¿se cumplirá o se espera a forjar un acuerdo antes de su entrada en la Cámara?

-En relación a este asunto se había generado cierta incertidumbre. La Consejería de la Presidencia se comprometió a cierta flexibilidad y se garantizó que ningún municipio se vería mermado en servicios, y eso tranquilizó. En estos momentos lo que se está intentando es que cuando entre la norma en las Cortes tenga garantías suficientes de poder salir adelante porque necesita de las dos terceras partes.

-¿De no conseguirse esa garantía se retrasará?

-Esa es una decisión del Gobierno, que tendría que optar por hacerlo sin la certeza de que puede salir adelante o de que se pudiera acordar en el propio debate parlamentario. Además de la sensibilidad y la flexibilidad en que se ha trabajado desde la Consejería de la Presidencia, se ha hecho con mucha inteligencia. Estoy seguro que se va a seguir haciendo.

-Esperan que el anterior consenso con el PSOE que facilitó la ley de Ordenación, Servicios y Gobierno del Territorio se puede mantener para la aprobación de los mapas con los actuales dirigentes socialistas

-Si me pregunta: cree que se puede mantener, creo que sí; es igual que con los anteriores, evidentemente no. Era bastante más fácil, no porque fueran más fáciles, sino porque probablemente eran más sólidos en todos los sentidos y en mi opinión tenían un mayor sentido de la responsabilidad y del interés de la Comunidad que los actuales. La verdad es que en estos momentos es complicado.

-Y lo ven con preocupación, que no se puedan aprobar los mapas rurales para cerrar el modelo territorial

-Lo vemos con la lógica preocupación. También en Castilla y León el PSOE ha sido un partido trascendental. Es imposible comprender algunos de los logros alcanzados sin la cooperación sensata y con altura de miras del Partido Socialista de Castilla y León. Pero es verdad que yo reconozco mal a este PSOE de Castilla y León, con el que he conocido. Uno de los elementos que hacen un buen Gobierno, sin duda es una buena oposición. Creo que uno de los mayores méritos que tiene este Gobierno, es ser un buen Gobierno, a pesar de la oposición que tiene. Espero que solucionen sus problemas cuanto antes, que aclaren su situación lo antes posible y que se olviden de sus batallas internas y vuelvan a lo que se necesita, que es un partido socialista sólido, fuerte y comprometido con Castilla y León.

-Para aprobar esta ley necesitan el apoyo del PSOE, no tanto de Ciudadanos que tienen cinco procuradores, pero este partido tampoco está de acuerdo con el modelo planteado por la Junta y por ello decidieron crear un grupo bilateral. ¿Han empezado a trabajar en ese grupo? ¿Ve que C’s puede aceptar algunos de sus planteamientos?

-Se está hablando. La ley de Ordenación se ha explicado veces y uno tiene la sensación por quien está en la política que no se ha entendido. No escatimaremos ningún esfuerzo de explicación. La ley tiene dos objetivos: uno ordenar los servicios que tiene encomendados la Junta y otro garantizar que las entidades locales puedan prestar aquellas encomiendas que tienen encomendadas por ley. Eso es lo que hace y para eso utiliza una herramienta conocida que son las mancomunidades. Creo que explicando esos tres conceptos, se entiende. Con Ciudadanos hay voluntad de entender y de que nos entiendan.

-La oposición les pide que si el PP no tiene nada que ocultar que convoque la comisión de investigación de las eólicas, ¿qué les impide que se inicien las comparecencias?

-Quien bloqueo las eólicas fueron los grupos de oposición en un arrebato extraño de irresponsabilidad e incluso de autorecriminación. La comisión fijó un calendario, un método de trabajo y una relación de comparecientes que fue aprobado. Y en una rabieta poco justificada, se decide de repente solicitar la comparecencia del presidente de la Junta. ¿Por qué no lo solicitaron antes? Al final es tan evidente que a buena parte de los miembros de la comisión les tiene sin cuidado la propia comisión más allá de la repercusión mediática, pues se hace complicado. Se ofrece la posibilidad de reconducir ese asunto, no se hace. Hay una responsabilidad de los grupos de la oposición de haber bloqueado la comisión. No oculto que la oportunidad es importante, y hay que recordar que la Agencia Tributaria y la Fiscalía se negaron a facilitar documentación para evitar resultados no deseables. El momento y la oportunidad política deben ser tenidas en cuenta y el sentido y la responsabilidad deben tener en cuenta esos condicionantes, porque el objetivo es que se depuren responsabilidades, no escenificar actos más o menos mediáticos por parte de algunos.

-Con esos antecedentes políticos y jurídicos, ¿entonces la dan por cerrada?

-No, no se da por cerrada. Pero parece sensato que los criterios de no entorpecer la propia actuación judicial sean tenidos en cuenta. Y conviene recordar quien fue quién bloqueó la comisión de investigación.

-Las Cortes aprueban iniciativas que instan a la Junta que luego no cumplen, ¿es efectivo eso para que los ciudadanos vean y crean que el trabajo en el Parlamento tiene una utilidad?

-Niego la mayor. Es bueno recordar que una iniciativa legislativa es de obligado cumplimiento y la que no es hay que saber que es un posicionamiento político, que no obliga su cumplimiento a la Junta. A partir de ahí, niego que la Junta no las cumpla. No se puede reivindicar la separación de poderes cuando es del Ejecutivo al legislativo y no hacerlo cuando es al revés en materias que no son de obligado cumplimiento. Otra cosa es el tiempo en que se cumple.

-¿Cómo valora el trabajo de la oposición con dos grupos más en esta legislatura?

-Desde el máximo respeto, desde la discrepancia, pero también desde la coincidencia. Hay diálogo, acuerdo y entendimiento. Valoramos el trabajo de la oposición, siempre que podemos, llegamos a acuerdos. Es verdad que ese trabajo es desigual, pero por un elemental principio de respeto no voy a manifestar sobre quien puso más. Pero es evidente que no los que tienen más, más ponen.