Leonoticias

Los incendios disminuyen un 31% en Castilla y León

Efectivos del cuerpo de bomberos trabajaban en las labores de extinción de un incendio declarado en el Centro de Tratamiento y Valorización de Residuos de Grijota (Palencia)
Efectivos del cuerpo de bomberos trabajaban en las labores de extinción de un incendio declarado en el Centro de Tratamiento y Valorización de Residuos de Grijota (Palencia) / Bragimo
  • El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha informado que también ha descendido un 56% el número de hectáreas de superficie arbolada quemada

El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha informado hoy de que durante la campaña de incendios de la temporada 2016 se ha producido un descenso del 31 por ciento en el número de incendios, 1.139, y del 56 por ciento en el número de hectáreas de superficie arbolada quemadas, 1.766, según EFE.

En una comisión de Medio Ambiente donde el consejero ha comparecido por iniciativa propia, Suárez-Quiñones también ha subrayado que la superficie forestal quemada ha descendido un 38 por ciento, hasta afectar a 9.772 hectáreas, unos datos que «sin ser positivos», sí que reflejan un «descenso considerable» de la media del «último decenio».

Según ha explicado el consejero, la campaña continuará hasta el 31 de diciembre, pero la temporada de «alto riesgo de incendios» finalizó el pasado 30 de septiembre, una temporada caracterizada por «condiciones extremas», que han obligado a la consejería a incrementar el número de operativos en 106 efectivos, hasta alcanzar los 4.235 profesionales.

El consejero ha destacado la «eficacia y rapidez» de los efectivos de lucha contra incendios, que han conseguido que el 70 por ciento de los fuegos se quedaran en «conatos», es decir, focos extinguidos antes de superar una hectárea de superficie afectada, cuando la media de los últimos diez años era del 60 por ciento.

En referencia al origen de los incendios, Suárez-Quiñones ha clamado que un «alarmante número han sido intencionados», un total de 53 por ciento, mientras que el 24 por ciento fueron a causa de «accidentes» y tan solo el 7 por ciento a causa de rayos, por lo tanto, de esto se deduce que el 93 por ciento de los incendios «podrían haberse evitado», pues fueron causados por el hombre.