Leonoticias

Francisco Correa: «Personalmente nunca hice nada en Castilla y León»

Francisco Correa, a la derecha.
Francisco Correa, a la derecha.
  • La fiscal insiste en la actuación del acusado en la empresa Teconsa, por la construcción de una variante en Ollero de Alba, pero Correa explica que la conoce pero no ha intervenido nunca en ella

El cabecilla de la 'trama Gürtel', Francisco Correa, aseguró hoy ante el tribunal que le juzga, que en Castilla y León nunca hizo nada «personalmente». Sin embargo señaló que el eurodiputado del PP Gerardo Galeote, que no está procesado en la causa, le indicó en una carpeta que en la Comunidad se iba a hacer una autopista que podría acometer la empresa Hispánica (una de las favorecidas por al entramado), aunque finalmente no participó en el proceso. «Nunca hicimos nada en Castilla y León», sentenció.

El acusado reconoció en su intervención los delitos que se le imputan: el pago de comisiones, las mordidas o la elaboración de facturas falsas. «Voy a reconocer los hechos, pero voy a intentar esclarecer algunos que están en el escrito (de acusación) que no corresponden a la realidad», dijo a preguntas de fiscal Concepción Sabadell.

La fiscal insistió a Correa sobre su actuación en la Comunidad y le cuestionó directamente por la empresa Tecnología de la Construcción SA. (Teconsa) -presuntamente implicada en el posible pago de una comisión vinculada a la adjudicación a de la ejecución del proyecto de construcción de la variante de Olleros de Alba (León), efectuado en fechas comprendidas entre diciembre de 2002 y enero de 2003-. En este sentido, el cabecilla se limitó a asumir que conoce esa empresa. Concepción Sabadell insistió y Correa remachó que le estaba reconociendo todas las acusaciones pero en ese caso, sentenció, no intervino.

La representante del ministerio público preguntó al acusado si alguna de las personas que figuran en el escrito de acusación no recibió regalos. «Alguno», dijo Correa, «una persona no recibió dádivas: Ricardo Galeote». Con todo, Correa identificó las siglas L.B. como las que designaban a Luis Bárcenas en su contabilidad `B´ y tras relatar que el extesorero fue su principal contacto en el partido y el que le introdujo, confirmó que se quedaba una parte de las mordidas.

Asimismo, señaló a varios exdirigentes populares como receptores de regalos y dinero, entre ellos el ex vicepresidente de la Junta y ex consejero de Fomento Jesús Merino, el exconsejero de Deportes de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo, y el exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda. En relación a Merino, destacó su relación en la sede del PP de Génova, que consideraba como su “casa” porque pasaba muchas horas allí.

Francisco Correa comentó que la colaboración de sus empresas con el PP se terminó alrededor de 2005, cuando José María Aznar dejó de ser el líder del partido y Mariano Rajoy se hizo cargo de la Presidencia. Con la nueva dirección, confirmó, «no había química».

Antes de eso, relató, la relación laboral era muy intensa, «yo me pasaba el día en Génova, estaba más tiempo allí que en mi despacho, era mi casa, vamos». Dijo que las personas con las que trató en el PP para las contrataciones fueron los secretarios generales Francisco Álvarez Cascos y Javier Arenas, así como con Ana Mato y los dirigentes Jesús Sepúlveda y Pio García Escudero.

Preguntado por cuando cesó la relación con el PP, el acusado dijo: «Creo que en 2004 o 2005. Nosotros trabajábamos con todo el equipo de José María Aznar, luego nombran presidente del partido a Mariano Rajoy; Pablo Crespo (exsecretario general del PP gallego y socio de Correa) no tenía buena relación con Rajoy en Galicia y no había química».

A raíz de ese distanciamiento, el conglomerado de empresas de Correa inicia una actividad empresarial en Valencia «de Álvaro Pérez con Paco Camps». Por esas época, dijo,«mi relación con Bárcenas se enfrió por cuestiones que no vienen a cuento. La forma de hacer las cosas no me parecían correctas; cuando tienes relación de 12 años hay formas de decir que tu etapa ha acabado, el estilo no fue muy correcto», sentenció.

El extesorero del PP Luis Bárcenas negó haber recibido dinero del cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, quien declaró que de las mordidas que cobraba por la intermediación con empresarios para la adjudicación de contratos una parte iba destinada a él.

«En ningún momento he recibido dinero de ese señor», dijo Bárcenas a un grupo de periodistas a la salida de la sala de vistas en el receso del mediodía de esta quinta jornada del juicio por la primera etapa de la trama Gürtel, entre los años 1999 y 2005.

El interrogatorio se prolongará, previsiblemente, durante varios días en los que Correa quiere explicitar su deseo de colaborar con la justicia, pero evitando cargar contra sus antiguos colaboradores en el PP. Al ser llamado se levantó con un voluminoso archivador repleto de documentos y se instaló en la mesa destionada al declarante con una botella de agua y un bolígrafo.