Leonoticias

Sacyl se ve obligado a retener a un 30% de médicos más a punto de jubilarse para hacer frente a la falta de sustitutos

Sacyl, obligado a retener a un 30% de médicos más a punto de jubilarse para sustituciones
  • La medida forma parte del plan de choque para cubrir especialidades deficitarias que también podría incluir incentivos económicos y de desarrollo profesional

La Gerencia Regional de Salud se ha visto obligada a retener en los primeros nueve meses del año a un 30 por ciento más de médicos que estaban a punto de jubilarse en comparación con los datos de 2015. Se trata tanto de médicos de Familia como de especialistas y lo ha hecho para hacer frente a las necesidades asistenciales y de organización por falta de sustitutos y de personal capaz de realizar determinadas técnicas.

Desde que en 2012 viera la luz el Plan de Ordenación de Recursos Humanos en Sacyl, conocido por algunos el como el plan de jubilaciones forzosas y, por otros, como la vía para rejuvenecer las plantillas y dar salida a los MIR, la norma es que los médicos se jubilen a los 65 años. Si bien, las cifras indican que Sacyl está tirando cada vez más de la prolongación del servicio activo que era la excepción. No en vano, si el año pasado dio luz verde a 33 prolongaciones, entre enero y septiembre de este 2016 ya suman 43.

La medida forma parte del plan de choque de Sacyl para afrontar falta de profesionales para cubrir especialidades en algunos centros y encajar, también, el hecho de que en los próximos cinco años hasta 600 médicos de familia colgarán la bata. Estas dos realidades han obligado a la Consejería de Sanidad a situar el problema en los primeros puestos de su escala de prioridades. Para ello, técnicos de las direcciones generales de Profesionales y Asistencia Sanitaria continúan trabajando en un diagnóstico y en el estudio de medidas e incentivos que permitan hacer más atractivas algunas plazas para las que no encuentran sustitutos.

Incentivos

En un principio, el grupo de trabajo se ha centrado en la problemática de la Atención Primaria, nivel para el que confía en tener un diagnóstico y una hoja de ruta en el plazo de dos meses. De momento, ya ha detectado unos 60 puestos de difícil cobertura en zonas periféricas y alejadas de los grandes núcleos de población que se reparten en centros y consultorios del norte de Burgos, León, Salamanca, así como en pueblos de la Alta Sanabria. “El problema no es tanto la cobertura, como la sustitución. Es habitual que las plazas se cubran cuando el titular se jubila o pide una excedencia, pero la situación se complica cuando se trata de cubrir bajas o vacaciones”. “Estamos estudiando si tiene sentido incentivar el puesto o es mejor un procedimiento para incentivar a los que lo ocupen como sustitutos” a través de un “posible” complemento económico, y con medidas vinculadas a la valoración del servicio prestado en bolsas de empleo, acceso a formación, incluso en promoción a través de la carrera profesional, explicó a Ical el consejero del ramo, Antonio María Sáez Aguado.

No obstante, el responsable de la Consejería de Sanidad es optimista y confía en las próximas ofertas de empleo público y en los concursos de traslados para “ir resolviendo el problema”. De hecho, avanzó que la voluntad de su departamento es agotar el próximo año la tasa de reposición y cubrir todas vacantes. La oferta de este año se cerró con 600 plazas de 21 especialidades médicas, de las que 300 se corresponden con licenciados especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria.

Sáez Aguado también confía en el programa de reconocimiento e incentivación de los profesionales que finalizan su residencia en los centros e instituciones sanitarias de Castilla y León que, por segundo año consecutivo, ha permitido incorporar durante tres años a 14 médicos y enfermeros.

Concurso de traslados

De forma paralela, la Consejería ha comenzado ya a atajar el problema con otras medidas como el reciente concurso de traslados para especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria y Enfermería, así como con el refuerzo de la oferta de médicos residentes que acaba de ser aprobada y donde las plazas para médicos de familia se han aumentado en un ocho por ciento respecto a la oferta MIR 2015/2016 y casi un 17 por ciento sobre la de 2014/2015. Respecto al concurso de traslados, el proceso ofertó 2.412 plazas de médicos de familia, de las que 590 se han cubierto, 26 de ellas con profesionales procedentes de otros centros de salud.

Por otro lado, la Consejería prevé convocar en enero el concurso abierto y permanente para los demás licenciados especialistas, y de forma progresiva para el resto de categorías. Las bases ya han sido negociadas con los sindicatos en mesa sectorial, y en estos momentos se trabaja en la herramienta informática para su puesta en marcha. La idea es que el concurso, una de las reivindicaciones históricas de los sindicatos, tenga periodicidad anual, con una resolución cada mes de diciembre.