Leonoticias

El Consejo Escolar asegura que los deberes son un «pilar» del proceso educativo y propone que sean individualizados según las capacidades

El presidente del Consejo Escolar de Castilla y León, Marino Arranz, presenta el documento 'Oportunidad de los Deberes Escolares. Sugerencias y Orientaciones'.
El presidente del Consejo Escolar de Castilla y León, Marino Arranz, presenta el documento 'Oportunidad de los Deberes Escolares. Sugerencias y Orientaciones'. / Rubén Cacho
  • El órgano de representación de la comunidad educativa aconseja utilizar las TIC para hacer «más atractivo» el trabajo en casa y alcanzar un consenso entre el profesorado, las familias y el alumnado

Un documento consensuado por el Consejo Escolar de Castilla y León, asumido ya por la Consejería de Educación, considera que los deberes escolares deben adaptarse a las etapas académicas y a la capacidad de cada alumno, ser racionales en su planteamiento y dejar tiempo libre.

«No hay que considerarlos como un castigo sino como un aprendizaje», ha resumido en su esencia el presidente del Consejo Escolar de Castilla y León, Marino Arranz, quien este miércoles ha presentado en Valladolid el informe titulado 'Oportunidad de los deberes escolares. Sugerencias y orientaciones'.

Ha sido elaborado y consensuado durante los últimos meses entre representantes de los alumnos, del profesorado y de los padres y madres de los estudiantes, en todos los casos tanto de los centros públicos como privados, y un borrador del mismo fue enviado hace varias semanas a la Consejería de Educación «que lo ha respaldado».

La intención es la de «concienciar a los padres y profesorados durante este curso» con la confianza en que al final del mismo fructifique y varíe el modelo establecido en Castilla y León, ha manifestado Arranz.

Los deberes «pueden servir como el lugar adecuado para percibir las carencias en el aprendizaje y aplicar las soluciones inmediatas», ha manifestado Javier Ampudia, representante del profesorado de enseñanza pública, quien se ha mostrado partidario de una coordinación para evitar «la innecesaria acumulación» de tareas.

Para María del Carmen Gómez, portavoz del profesorado de enseñanza privada, los progenitores no deben inmiscuirse nunca en las labores académicas de sus hijos en casa, que en su opinión deben ser individualizadas en función de las características de cada estudiante, y convendría estimular el uso de las nuevas tecnologías.

Considera que los deberes tienen que primar la memorización y el esfuerzo, y que han de marcar retos para implicar al alumno, pero «siempre respetando y confiando en el criterio de los docentes», ha puntualizado.

Un tiempo diario

Otro de los autores del informe, Marina Álvarez (CONFAPACAL), cree necesario dedicar un tiempo diario en casa al estudio, en coordinación con los profesores y progenitores, y que éstos pueden ayudar a sus hijos a preparar su plan de trabajo «pero nunca suplir al docente».

En representación de los alumnos, Fernando Ruiz (FADAE), ha resaltado la importancia del ocio y tiempo libre en las etapas educativas de Infantil y Primaria, «enseñarles en ese momento a estudiar para que cuando lleguen a la ESO sepan organizarse de un modo más autónomo».

Charlas de formación para enseñar a trabajar en casa y tareas racionales han demandado el portavoz de FADAE.