Leonoticias

Villarrubia (I) y Tudanca (D), en Boñar.
Villarrubia (I) y Tudanca (D), en Boñar. / Campillo

La dimisión de la mayoría de miembros de la ejecutiva del PSCyL tumbó en 2014 a Villarrubia como secretario general

  • Se formó una gestora que convocó el congreso y de las primarias salió elegido Luis Tudanca

El anterior secretario general del PSCyL-PSOE, Julio Villarrubia, se vio apeado del cargo, en mayo de 2014, después de que la mitad de los miembros de la Comisión Ejecutiva Autonómica presentara la dimisión, por diferencias con la gestión del entonces líder de la formación. A partir de ese momento, se nombró una gestora, presidida por Jesús Quijano, que convocó el congreso del que salió elegido en primarias, Luis Tudanca.

Las firmas de los 27 de los 48 dirigentes socialistas de la ejecutiva autonómica fueron presentadas por las entonces vicesecretarias generales Ana Redondo y Ángela Marqués al finalizar la reunión de la Comisión Ejecutiva Autonómica en la sede del partido en Valladolid, un encuentro que se prolongó por espacio de más de tres horas, en el que el secretario general anunció la convocatoria de un comité autonómico, el máximo órgano entre congresos, que debía reunirse en 15 o 20 días.

Las dimisiones pretendían “dar la voz a los militantes” ante la decisión del secretario autonómico, Julio Villarrubia, de celebrar una reunión “más del aparato” según argumentaron las fuentes consultadas de ese grupo, en el que se encontraba el entonces secretario de Organización y portavoz en las Cortes, Óscar López. La propuesta de estos dirigentes era celebrar un congreso extraordinario el 19 y 20 de julio, en línea con la propuesta de Alfredo Pérez Rubalcaba y Patxi López.

Sin embargo, Villarrubia consideró que no era posible celebrar este congreso, en el que defendían la aplicación de la fórmula 'un militante, un voto', y planteó una reunión del comité autonómico para decidir los pasos a dar por el PSOE en Castilla y León, tras los malos resultados de las elecciones europeas. Ante esta decisión, acordaron presentar su renuncia por desacuerdo con el rumbo adoptado por la Ejecutiva, que consideran pretende mantenerse en el poder y controlar el proceso de renovación.

Además, en Castilla y León las diferencias entre López y Villarrubia se habían hecho patentes en casos como la moción de censura de Ponferrada (León) o los pactos con la Junta en materias vinculadas con la ordenación territorial.

En aquel momento, presentaron su renuncia José Luis Vázquez, Óscar Soto, José Fernández Blanco, José Luis Aceves, Ana Isabel San José, Teresa López, Miguel Nozal, José Ignacio Martín Benito, Ana Redondo, Ana Sánchez, Mercedes Martín, Ángela Marqués, Elena Diego, Ana María Muñoz de la Peña, Pedro Muñoz, Yolanda Vázquez, Ibán García del Blanco, Santiago Dorado, Ander Gil, Marta Martinuchi, Santiago Blanco, José María Jiménez, Catalina Díaz, María del Carmen Trabajo, Emilio Álvarez e Iratxe García.