Leonoticias

Por una vida autónoma

Actividades de fisioterapia en las instalaciones del programa Ictia en Simancas.
Actividades de fisioterapia en las instalaciones del programa Ictia en Simancas. / A.P.
  • Aspaym cuenta en la comunidad con más de 2.000 socios y 190 profesionales en sus cinco delegaciones

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Aspaym Castilla y León es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde hace 24 años para mejorar las condiciones de vida del colectivo de personas con discapacidad en general y lesión medular en particular. Cuenta con más de 2.000 socios en la comunidad y 190 trabajadores en las cinco delegaciones de Valladolid, León, Ávila, Burgos y Palencia.

La entidad nació en 1992 en Valladolid. Lo hizo con vocación autonómica y con el objetivo de dar respuesta a las inquietudes de pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos originarios de Castilla y León y que no tenían un servicio que atendiera sus necesidades. El surgimiento está ligado a la Federación Nacional Aspaym, que nació en 1979 al auspicio del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Preparada para celebrar el próximo año su 25 aniversario, Aspaym Castilla y León ha crecido en estos años, según explican desde la entidad, tanto en los lugares en los que está presente a través de sus delegaciones como con el desplazamiento de sus medios. «Es una asociación cuya misión es promover la autonomía, la igualdad de oportunidades y derechos y el aumento de la calidad de vida de las personas con discapacidad física que les permita una plena integración social y laboral», apuntan desde la entidad, cuyos «lentos» comienzos fueron dando paso a nuevos programas y proyectos.

En estos momentos, desarrolla programas en las áreas de rehabilitación e investigación, autonomía e inclusión social, atención residencial e iniciativas empresariales. El objetivo es trabajar con proyectos «nuevos y diferenciadores» para conseguir la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad y que puedan realizar cualquier tipo de actividad sin limitaciones.

Fue en el año 1996 cuando se inauguraron las primeras instalaciones propias en Simancas (Valladolid), donde actualmente se ubica el programa Ictia, dirigido al tratamiento del daño cerebral adquirido. Un año más tarde, se puso en marcha la delegación de Ávila y en 1998, la de León. Es esta última la segunda provincia con mayor número de personas con discapacidad y volumen de socios. En ella, en el municipio de Camponaraya, se abrió en 2004 un punto de información en el que se gestionan programas de voluntariado e inserción laboral de personas con discapacidad.

La creación de nuevos espacios continuó en 2008 con la apertura de la Residencia y Centro de Día de Valladolid, instalaciones a las que se trasladó desde Simancas el Centro de Fisioterapia de la provincia. «Todo ello con un claro objetivo: mejorar la atención individualizada al usuario y ampliar tratamientos y servicios». Cuenta también Aspaym en Valladolid con el Centro de Investigación en Discapacidad Física (Cidif), mientras las delegaciones también han crecido en demanda y servicios.

En este sentido, hay que destacar que desde 2013 funciona un nuevo centro en León y que desde 2015 la entidad está presente en Burgos. Fue este mismo año cuando se creó la Unidad de Prevención de la Discapacidad y Dependencia (Upredd) con el objetivo de atender a todas las personas con patologías músculo-esqueléticas y dolencias crónicas.

Fisioterapia en los pueblos

La solidaridad, la eficiencia, la representatividad, la democracia, la transparencia, la participación, la justicia y el sentido de pertenencia son los valores que apunta como propios la entidad, inmersa este año en el proyecto de expansión Fisiomer, un programa que busca acercar la fisioterapia al medio rural.

De momento, con el objetivo de que todas las personas que viven en el ámbito rural puedan tener una buena calidad de vida y un envejecimiento activo, el proyecto se ha puesto en marcha en Paredes de Nava, localidad de Palencia, y en Sahagún, de León. Ahora la entidad pretende llevar la iniciativa a tres municipios de cada provincia de la comunidad en los próximos diez años.