Leonoticias

Detenido un exhibicionista en Medina del Campo por intento de agresión sexual

  • El sospechoso está acusado de tratar de forzar a una mujer en su coche durante las fiestas

Un exhibicionista reincidente afincado en Medina del Campo sumó a mediados de la semana pasada, en plena celebración de las fiestas de San Antolín, otra detención por un presunto intento de agresión sexual sobre una mujer, que se produjo apenas doce meses después de cumplir una condena de tres años por hacer exactamente lo mismo sobre dos trabajadoras del Hospital Comarcal. Los hechos, según explicó la víctima en su denuncia, tuvieron lugar en la madrugada del día 7 en el turismo del sospechoso cuando ambos se dirigían al recinto ferial. El conductor se desvió hacia un pinar y allí intentó supuestamente abusar sexualmente de ella.

La víctima, siempre según su relato ante los agentes, logró zafarse del agresor y pidió ayuda. Así que la Policía Nacional detuvo horas después al sospechoso, J. M. V. G., un varón de 44 años, acusado de un delito de tentativa de agresión sexual. El juez de guardia acordó al día siguiente dejarle en libertad con cargos a la espera de juicio, según confirmaron ayer fuentes policiales.

El sospechoso y la denunciante, que se conocían con anterioridad, coincidieron a las 0:30 horas del miércoles de la semana pasada en el centro de la localidad y el primero invitó a la segunda a llevarla en su coche al recinto ferial. Ella accedió. Pero el conductor se desvió del trayecto y acabó deteniéndose en un pinar alejado del casco urbano. Allí, siempre según la denunciante, «se bajó los pantalones, agarró a la víctima y la intentó obligar a masturbarle dentro del turismo». Ella se negó, le propinó un codazo y consiguió abrir la puerta del vehículo antes de huir a la carrera para pedir ayuda. Los agentes localizaron y detuvieron esa misma noche al sospechoso.

Confesión y pena mínima

El ahora investigado por esta presunta tentativa de agresión sexual ya fue detenido por un episodio casi idéntico, aunque más violento aún, ocurrido el 10 de diciembre de 2010 en el área de Maternidad del Hospital Comarcal de Medina del Campo. Allí, según reconocería él mismo dos años después –su confesión le evitó sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial–, abordó a una matrona y a una enfermera con un cuchillo de grandes dimensiones, las obligó a cerrar las puertas de la estancia y a bajarle los pantalones antes de amenazarlas con el arma para que le masturbaran. Ellas se negaron, consiguieron zafarse y lograron salir al pasillo a pedir ayuda. Esta llegó de la mano del familiar de un paciente que se encontraba en las inmediaciones y que logró reducir al agresor, entonces de 38 años, hasta la llegada de la Policía Nacional.

El fiscal llegó a solicitar por aquellos hechos penas que sumaban nueve años de prisión para el autor, pero su confesión le evitó sentarse en el banquillo el 26 de enero de 2012 y logró una notable reducción de la condena, que se limitó a tres años de prisión, a razón de un año y tres meses por cada uno de los delitos de tentativa de agresión sexual y seis meses más por las amenazas. El tribunal, además, dictó una orden de alejamiento de las víctimas, aún vigente, por la que no podía acercarse a menos de quinientos metros de ellas por un periodo de cinco años. Hace una semana volvió a ser detenido.