Leonoticias

Herrera, en un pleno junto a Rosa Valdeón.
Herrera, en un pleno junto a Rosa Valdeón. / De Miguel

Herrera ha contado con 24 consejeros para sus gobiernos de los últimos 15 años

  • El Ejecutivo de 2015 mantuvo las nueve consejerías de 2011 y recuperó la Vicepresidencia, que pasa de Valdeón a De Santiago-Juárez

Juan Vicente Herrera ha confiado en 24 consejeros en los gobiernos que ha formado entre marzo de 2001, cuando llegó a la Presidencia de la Junta en sustitución de Juan José Lucas, y 2016, el último equipo que ha renovado, tras el cese de Rosa Valdeón, que se vio involucrada en un incidente de tráfico el pasado viernes. Este retoque, que se suma a la única crisis de gobierno, que hizo en 2004, convierte en vicepresidente a José Antonio de Santiago-Juárez y en portavoz a Milagros Marcos, consejeros de Presidencia y Agricultura y Ganadería, y que recupera a Carlos Fernández Carriedo, como consejero de Empleo.

La trayectoria de Herrera refleja su perfil conservador en la elección de sus colaboradores, con una media de cuatro cambios, que en la práctica se reduce porque en 2003 pasó de ocho a diez consejerías y en 2007 volvió a aumentar en dos los departamentos hasta 12. En la actualidad gobierna con nueve consejeros, después de que la crisis impusiera políticas de austeridad, que se tradujeron en gabinetes más reducidos.

Del Gobierno que heredó en 2001, Herrera mantuvo a Tomás Villanueva, que lideró entre 1995 y 2015 la lista del PP a las Cortes por Valladolid, como consejero de Educación y Cultura y le nombró vicepresidente. Convirtió en una las dos vicepresidencias del último Gabinete de Lucas y designó a José Manuel Fernández Santiago consejero de Fomento, hasta entonces vicepresidente primero, consejero de Medio Ambiente y portavoz. Villanueva repitió en 2003 como titular de la nueva Consejería de Economía y Empleo y, desde la crisis de gobierno de octubre de 2004, se mantuvo como vicepresidente segundo hasta 2011 y con la misma cartera, hasta 2015.

El salmantino Alfonso Fernández Mañueco fue una de las caras nuevas del Gobierno que formó en 2001, como consejero de Presidencia, después pasó a Presidencia y Administración Territorial y, por último, a Interior y Justicia. Fernández Mañueco ha acompañado en estos diez años a Herrera y sólo cesó en el cargo unos días antes de la campaña electoral para dedicarse a la candidatura a la Alcaldía de Salamanca. El ya hoy alcalde salmantino mantiene el acta de procurador en las Cortes y la secretaría general del PP autonómico.

Herrera elevó a la segoviana Silvia Clemente de directora general de Calidad Ambiental a consejera de Medio Ambiente, departamento del que salió Fernández Santiago. En su segundo Gobierno, el primero que salió de unas elecciones, la nombró consejera de Cultura y Turismo y, en el tercero y cuarto, consejera de Agricultura y Ganadería. Clemente, también procuradora por Segovia, dejó este departamento hace un año para encargarse de la Presidencia de las Cortes.

De ese segundo Gabinete, salieron dos personas: José Juan Pérez-Tabernero, que ocupaba la Consejería de Industria, y María José Salgueiro, en Presidencia. Isabel Carrasco siguió en Economía y Hacienda; José Valín en Agricultura y Ganadería y Carlos Fernández Carriedo en Sanidad, pero sumó la portavocía. El fichaje estrella de Lucas, el eurofuncionario José Luis González Vallvé dejó Fomento a Fernández Santiago y pasó a Industria.

Sin vicepresidencias

En 2003, entran en el Ejecutivo seis caras nuevas, pero se desdoblan las consejerías de Economía y Hacienda, en Economía y Empleo y Hacienda. Educación también se divide en otra de Cultura y Turismo y Servicios Sociales, hasta entonces en Sanidad, se convierte en Consejería de Familia, una de las señas de los gobiernos de Herrera. En esa estructura, se incorporan Pilar del Olmo en Hacienda; Antonio Silván en Fomento y portavoz; María Jesús Ruiz en Medio Ambiente; César Antón en Sanidad; Rosa Valdeón en Familia y Francisco Javier Álvarez Guisasola en Educación. José Valín y Alfonso Fernández Mañueco se mantienen en Agricultura y Ganadería y en Presidencia, que incorpora Administración Territorial. Villanueva llega a la nueva macro consejería de Economía y Empleo y Clemente salta de Medio Ambiente a Cultura y Turismo. Dejan el Gobierno, Carlos Fernández Carriedo (Sanidad), Isabel Carrasco (Economía y Hacienda), José Luis González Vallvé (Industria) y José Manuel Fernández Santiago, que llega a la Presidencia de las Cortes.

Un Gobierno sin vicepresidencias. Herrera se dio cuenta pronto e incluso en una comparecencia ante la prensa habló de falta de coordinación en su Gobierno, para sorpresa de quienes le escuchaban. Eligió un puente, el del Pilar de 2004, para su primera y única crisis en el Gabinete. Siguió el modelo de Rodríguez Zapatero, que en marzo había ganado las elecciones generales, al nombrar dos vicepresidentes: María Jesús Ruiz, vicepresidenta primera y portavoz, como Teresa Fernández de la Vega en Madrid, y Tomás Villanueva, vicepresidente económico, como Pedro Solbes. Para cubrir Medio Ambiente llamó a Carlos Fernández Carriedo.

El palentino Fernández Carriedo es un caso especial en los gobiernos de Herrera. Salió en 2003 del Ejecutivo, pero trabajó junto al presidente en la sede de la Junta, en un área de coordinación europea. Volvió como consejero de Medio Ambiente en 2004, hasta el final de la legislatura. En junio de 2007, saltó del Gobierno a las Cortes, como portavoz del Grupo Popular, cargo que Herrera ocupó antes de asumir la Presidencia de la Junta. Para la legislatura entrante, el presidente vuelve a confiar a Carriedo la portavocía de un grupo de 53 procuradores.

Doce más uno

La legislatura 2007-2011 es la del “doce más uno”. La Consejería de Presidencia se reparte en tres áreas: De la Presidencia, para José Antonio de Santiago-Juárez, que dejó la portavocía del grupo en las Cortes para entrar en el Gobierno, también como su cara y voz; Interior y Justicia, para Alfonso Fernández Mañueco, y Administración Autonómica, para Isabel Alonso, nueva en el Ejecutivo. Además, Herrera rescata a María José Salgueiro, que era presidenta del Consejo Consultivo, para Cultura y Turismo, e incorporó a Juan José Mateos en Educación. Salieron del Gabinete, José Valín y Rosa Valdeón, al ser candidata a la Alcaldía de Zamora.

Es un Gobierno que conservó la estructura: María Jesús Ruiz como vicepresidenta primera, con la cartera de Medio Ambiente, y Tomás Villanueva como vicepresidente segundo y titular de Economía y Empleo. Pilar del Olmo y Antonio Silván se mantuvieron en Hacienda y Fomento, mientras que César Antón llegó a Familia de Sanidad; Silvia Clemente a Agricultura y Ganadería de Cultura y Turismo y Francisco Javier Álvarez Guisasola a Sanidad desde Educación.

Gobiernos de nueve

La estructura de nueve consejeros, por las estrecheces de la crisis económica, marcan los dos últimos gabinetes de Herrera. Entre 2011 y 2015 prescindió de las vicepresidencias y mantuvo a Clemente en Agricultura y Ganadería, De Santiago-Juárez en Presidencia, Villanueva en Economía y Empleo; Del Olmo en Hacienda; Silván en Fomento, si bien sumó el área de Medio Ambiente. Las caras nuevas fueron las de Milagros Marcos, hasta entonces gerente de Servicios Sociales, en Familia e Igualdad de Oportunidades; Alicía García en Cultura y Turismo; Antonio María Sáez Aguado en Sanidad.

Silván dejó su departamento al ser designado candidato a la Alcaldía de León, si bien se mantuvo como procurador por su provincia. En julio de 2016 inicia su andadura un nuevo gobierno en el que Herrera nombró a Valdeón vicepresidenta, portavoz y consejera de Empleo. También se incorporaron a la Junta Fernando Rey (Educación), Josefa García Cirac -expresidenta de las Cortes- (Cultura y Turismo) y Juan Carlos Suárez-Quiñones (Fomento y Medio Ambiente). Repitieron Alicia García, pero en Familia; Milagros Marcos, pero en Agricultura y Ganadería; Del Olmo, que añadió a Hacienda, las competencias de Economía; y Sáez Aguado en Sanidad.

El cese de Valdeón da paso a un nuevo gabinete en el que Herrera solo incorpora a un nuevo consejero, Fernández Carriedo, habitual en sus gobiernos de la primera etapa, y mantiene al resto de miembros del Consejo de Gobierno.